¿El padre Fredy podrá recobrar su libertad?

Crédito: Suministrada/Archivo/El Nuevo Día
Contenido Exclusivo
El sacerdote José Fredy Martínez Cruz, reconocido por sus misas de sanación en el corregimiento de Villa Restrepo, fue capturado el pasado 2 de julio por ser el presunto responsable de abusar sexualmente de tres mujeres en Ibagué.
PUBLICIDAD

El caso

El sábado tres de julio, la unidad CAIVAS de la Fiscalía imputó al religioso los delitos de acto sexual violento, acto sexual violento con persona puesta en incapacidad de resistir, y acceso carnal con persona puesta en incapacidad de resistir, pero, Martínez Cruz no aceptó.

Sin embargo, el juez de control de garantías le dictó al sacerdote medida de aseguramiento en centro carcelario y fue trasladado al Coiba Picaleña, donde ha permanecido desde entonces.

Este lunes 6 de septiembre, el Juzgado 8° Penal del Circuito de Ibagué, confirmó la medida inicial al considerar que podría haber continuidad de la actividad delictiva al tratarse de un concurso de conductas sexuales en el que hay varias víctimas implicadas.

Esto quiere decir que el padre Fredy deberá permanecer detenido mientras esté vigente la medida de aseguramiento en su contra.

Cabe resaltar, que el proceso judicial contra el sacerdote es solo por el presunto abuso sexual de tres mujeres entre los 19 y 22 años, hechos ocurridos entre 2007 y 2013. Aunque la fiscalía presume que son alrededor de 10 víctimas.

Según las investigaciones del ente acusador, el religioso, quien lideraba un grupo de oración, las habría violentado durante los momentos denominados de unción.

¿Qué le espera al Padre Fredy?

Tras conocer la decisión del juez de conocimiento, quien confirmó la medida de aseguramiento intramuros contra el sacerdote José Fredy Martínez Cruz, de 49 años, El Nuevo Día indagó sobre el futuro del proceso y qué le podrá pasar al religioso.

Jurídicamente hay dos caminos que se pueden presentar.

Tal y como lo confirmó la Fiscalía, el hoy sindicado está a la espera de la audiencia de acusación.

En esta diligencia el órgano fiscal hará ante un juez de conocimiento una acusación formal de los delitos del sacerdote, donde se expondrán los presuntos crímenes por los que es investigado.

(Lea acá: Giro inesperado en el caso del padre Fredy)

Panorama 1. El preacuerdo

La defensa del religioso, si desea negociar con el ente acusador antes o tras la audiencia de acusación, lo podría hacer, de allí podría surgir un preacuerdo.

Esto significaría que Fredy Martínez podría aceptar ser responsable parcialmente por algunos de los delitos que se le han imputado.

Una vez, se haya hecho la negociación la fiscalía presentaría ante el juez de conocimiento el escrito de acusación, donde iría consignado el acuerdo entre las partes.

De allí el juzgado podría admitir o no el preacuerdo, en caso que aceptarlo, dictará una sentencia anticipada con una reducción en la pena, porcentaje que habrá dispuesto la fiscal y la defensa con anterioridad.

De darse este escenario el religioso no iría a juicio.

Panorama 2. El Juicio y una posible libertad por vencimiento de términos.

Una vez realizada la audiencia de acusación y sin existir un preacuerdo o el principio de oportunidad, el padre Fredy iría a juicio.

Pero para llegar a este, el cual puede tardar varios años, primero el hoy detenido será presentado a otra diligencia conocida como audiencia preparatoria de juicio, donde la fiscalía y la defensa descubren ante el juez las pruebas que tienen en contra o a favor del religioso.

Esto con el objetivo que ambas partes conozcan los medios probatorios (testigos, material producto de la investigación y demás elementos) que saldrán a relucir en el juicio.

Es en este escenario que cabría la posibilidad que Martínez Cruz recobre su libertad por vencimiento de términos, ya que, si se dilata el proceso y no se llega a una sentencia en un cierto tiempo, el hombre saldría de la cárcel una vez venza la medida de aseguramiento que hoy lo cobija.

A pesar de ello, la investigación continuaría, pero el sacerdote no estaría en la cárcel.

Cabe aclarar, que antes de iniciar el juicio, también puede acceder a la figura del preacuerdo y aceptar cargos, lo que lo llevaría a una sentencia anticipada. 

Es importante resaltar que, si el juicio llega a su etapa final y se comprueba la culpabilidad del religioso, la condena sería por el delito más grave, ya que acá en Colombia no existe la suma de penas.

Sin embargo, si las demás presuntas víctimas del sacerdote se animan a denunciar, se podría iniciar un nuevo proceso en contra de él.

DATO

Los años de condena a los que se podría enfrentar el sacerdote son inciertos en el momento pues depende de las determinaciones que tome el juez, ya sea por el preacuerdo o por el juicio.  

Redacción Web

Comentarios