Luto en la policía de Ibagué

Edinson Yair Londoño Peñuela. Q.E.P.D.
Crédito: Suministrada / EL NUEVO DÍA.Edinson Yair Londoño Peñuela. Q.E.P.D.
Contenido Exclusivo
La vida del subintendente de la Policía Metib Edinson Yair Londoño Peñuela, se apagó luego de permanecer cerca de seis días hospitalizado en la Clínica Nuestra luego de sufrir un accidente de tránsito.
PUBLICIDAD

El uniformado fue hallado inconsciente por el carril bajando por la carrera Quinta con calle 75 del barrio Cutucumay, antes de la glorieta del Éxito la madrugada del sábado, el accidente ocurrió cuando conducía una motocicleta Suzuki institucional de placa NGU-51C y se estrelló contra un vehículo Renault con registro FEC 330. El hombre fue trasladado hasta la Clínica en el barrio Varsovia.

Edinson Yair permaneció bajo pronóstico reservado pues sufrió un trauma craneoencefálico severo, heridas abiertas en mentón, cara, brazo derecho, pierna derecha, fractura de Tibia, peroné y pie. Incluso se solicitaron unidades de sangre A positivo.

 

De admirar 

 

La trayectoria del uniformado de 33 años de edad era de destacar dentro de la Policía Metropolitana de Ibagué, donde estaba adscrito a la  Seccional de Investigación Criminal, grupo automotores e Interpol. Además de su carrera como policía era técnico en automotores.

Su operatividad en ese grupo era reconocida dentro de la Metib y su trabajo lo llevó a recibir múltiples condecoraciones, y felicitaciones por su labor. 

 

Amigable

 

Sus compañeros y allegados recuerdan a Edinson Yair como muy amigable, sociable, buena persona, trabajador, respetuoso, y muy familiar. Siempre tenía disposición para colaborar en su trabajo y ofrecer sus conocimientos. 

El joven policía era casado y deja dos hijos de 9 y 11 años de edad. Estudió en el Colegio Bienestar Social de la Policía (actual Nuestra Señora de Fátima), de la promoción 2004.

Su progenitor también fue policía y era conocido como ‘El Mono’, quien murió cuando también tenía 33 años de edad durante una toma guerrillera y también dejó a sus hijos de 9 y 11 años. 

 

Redacción Judicial El Nuevo Día

Comentarios