Más detalles de la liberación del patrullero involucrado en el caso Santiago Murillo

Óscar Leonardo Devia Pérez estaba detenido en la cárcel de la Policía en Facatativa (Cundinamarca).
Crédito: Fotos: Suministradas / EL NUEVO DÍA.Óscar Leonardo Devia Pérez estaba detenido en la cárcel de la Policía en Facatativa (Cundinamarca).
Contenido Exclusivo
La Fiscalía 11 Seccional de la Unidad de Vida fue la que solicitó la libertad del patrullero, pues señaló en la diligencia judicial que el Mayor Jorge Mario Molano Bedoya ya fue acusado por este caso y Devia Pérez no tiene nada que ver con este caso.
PUBLICIDAD

El Juzgado Segundo de Control de Garantías de Ibagué ordenó la libertad del patrullero Óscar Leonardo Devia Pérez, quien estaba privado de su libertad por cuenta de la Justicia Penal Militar, que lo señalaba de asesinar el 1 de mayo de este año, en medio del paro nacional a Santiago Andrés Murillo Meneses. 

Por lo anterior se levantó la suspensión de funciones y atribuciones que le fuera impuesta al uniformado por parte del Juzgado 188 de Instrucción Penal Militar en decisión del pasado 9 de junio.

 

La competencia

 

Es de recordar que la Corte Constitucional en agosto pasado puso fin al conflicto por competencias y señaló que la investigación por la muerte del joven Murillo Meneses, era tarea exclusiva de la Fiscalía General de la Nación, puesto que no se encontró evidencia de que Molano hubiese usado su arma de dotación para proteger la vida o integridad del joven o de las personas que estaban a su alrededor.

 

SUMINISTRADAS – EL NUEVO DÍA

 

Posible corrupción

 

En junio pasado, cuando la Fiscalía imputó de cargos al Mayor Jorge Mario Molano Bedoya, por el homicidio agravado del joven Murillo Meneses, en el momento de decretar la medida de aseguramiento, la Juez de Garantías ordenó compulsar copias a la Fiscalía para que investigue cómo fue involucrado el patrullero Óscar Leonardo Devia Pérez en el caso, a quien presuntamente buscan responsabilizar del homicidio del joven. Declaraciones de familiares y del propio patrullero Devia Pérez, sirvieron para conocer esta situación. 

Además, hay una posible compra de testigos y cambio de testimonios de algunos uniformados que estaban de turno la noche del 1 de mayo, al parecer presionados por el Mayor. 

Asimismo, existen supuestas presiones del Juzgado 188 de Instrucción Penal Militar hacia el patrullero Devia Pérez, a quien instaron para que tomara la “decisión acertada”, pues le habrían dicho que había suficientes elementos de prueba y no le quedaba otro camino que aceptar que fue quien disparó el arma que le provocó la muerte al joven de 19 años de edad.

 

El homicidio

 

Santiago Andrés Murillo Meneses falleció el 1 de mayo luego de recibir un disparo en la región supramamaria izquierda, la cual se alojó en el hombro derecho. Según las grabaciones recopiladas en las cámaras de seguridad se evidencia el momento cuando el joven bajaba  por la carrera Quinta desprevenido y con las manos en los bolsillos y no existía ningún peligro para el oficial y demás uniformados, cuando el Mayor Jorge Maio Molano Bedoya disparó contra el joven desde una distancia cercana a los 30 metros. 

Según el ente acusador el Mayor actuó desconociendo los protocolos para el manejo de la protesta pública, quebrantó el decálogo de manejo de armas, los Derechos Humanos y los enmarcados dentro del Derecho Internacional Humanitario. 

El mayor Molano Bedoya huyó en una motocicleta de la policía y puso en su lugar a una persona con características físicas similares, el intendente Óscar Leonardo Devia Pérez.

 

Redacción Judicial El Nuevo Día

Comentarios