“En octubre vamos a tener unos resultados bastante regulares”: Viviane Morales

COLPRENSA - EL NUEVO DÍA
Advierte que los resultados en octubre no podrán ser iguales a los de hace cuatro años y que tal vez caerán, como resultado de que los electores se cansan de ver que el liberalismo sigue anclado en el pasado y poco se actualiza.

La senadora Viviane Morales abrió paso a un debate que en esta época electoral a los políticos poco les gusta dar, al afirmar que los avales del partido Liberal para los candidatos a las elecciones de octubre se otorgan sin mucha democracia y más ‘dedocracia’ de los parlamentarios.

Pero sus comentarios no sólo se quedaron en su colectividad, en el que milita y tiene una curul en el Senado, sino que también cree que es un mal que carcome a todos los partidos políticos del país.

De la suerte de su colectividad, Morales advierte que los resultados en octubre no podrán ser iguales a los de hace cuatro años y que tal vez caerán, como resultado de que los electores se cansan de ver que el liberalismo sigue anclado en el pasado y poco se actualiza.

De estos y otros temas electorales habló la senadora Viviane Morales con Colprensa.

- ¿Le preocupa la forma como los partidos están entregando los avales y en especial en el liberalismo?

Sí, pienso que no sólo el tema puntual de algunos avales del liberalismo sino en todos los partidos que debe ser motivo de reflexión porque se ha vuelto un problema y una nueva fuente de cerrar los canales democráticos, y en ocasiones de corrupción.

Los partidos tienen la gran responsabilidad de ser los intermediarios entre el Estado y la ciudadanía, y los partidos deben tener un criterio muy claro y ético cuando se entregan esos avales, pero no es fácil en los partidos.

Venimos con unos partidos que no tienen muchos mecanismos de democracia interna, que en el caso del liberalismo vemos mucha parlamentarización, lo que quiere decir que los congresistas, que si bien son importantes, no deben ser los únicos que determinen la entrega de los avales en el liberalismo.

- ¿Cree que los partidos están cerrando esa democratización pese a que reformas constitucionales así lo promueven?

Claro, porque cuando se le da tanta preponderancia a los parlamentarios cada uno quiere extender su participación asfixiando otros sectores políticos dentro de los mismos partidos, y eso, la verdad, no va a sumar sino que va a restar posibilidades en las elecciones y eso es un punto de vista miope, porque únicamente se quiere trabajar dentro de su grupo con el privilegio que da el entregar el aval, pero excluye a otros sectores que no están con él, pero que son sectores del partido.

Quienes estamos en el Senado representamos 1.1 millones de votos, pero el Partido Liberal tuvo 1.7 millones de votos por todos los candidatos al Senado. Es absurdo no tener en cuenta esos 600 mil votos que están por fuera de su representación. Esos votos también deben estar dentro de los avales.

- ¿Las Comisiones de Ética o las Veedurías, como es el caso del liberalismo, son ‘combinados de piedra’?

No son decorativas, son filtros pero formales, porque los problemas no sólo con personas que tienen condenas penales o disciplinarias, el partido tiene que tener otros criterios éticos o sanciones sociales.

- ¿No está permitido el disenso en el liberalismo?

No es el Partido Liberal, es la reglamentación a los partidos que se hizo en los años 2003 y 2009 que les establece a las colectividades solamente dar un aval por corporación o cargo, cuando antes podía entregar otro número de avales.

Unido a eso está la disciplina, y eso acaba la posibilidad de democracia en su partido, si no hay posibilidad de un disenso todo lo demás queda excluido de debate y así se cierra esa posibilidad de disenso.

Mecanismos miopes 

- ¿La presencia de nuevas figuras está impidiendo brillar a jefes tradicionales como Horacio Serpa?

Yo critico más que a las personas a los procedimientos, este tipo de mecanismos me parecen miopes, porque se niega la posibilidad de un futuro amplio al Partido Liberal. En octubre vamos a tener resultados bastante regulares por no hacer caso de abrirse y tener sólo privilegiada la voz de los parlamentarios.

- ¿Y por qué cree que van a ceder terreno electoralmente?

Lo que ha pasado en las últimas décadas es que el Partido ha venido elección tras elección perdiendo presencia electoral, eso se debe a muchos errores que se han cometido: primero, haber dejado un pocos sus banderas ideológicas, socialdemócratas, y segundo, porque eso de parlamenterizar un partido hace que muchos ciudadanos no encuentren espacios para manifestarse y se van para otras colectividades. Eso es lo que me hace temer que dando avales a candidatos cuestionados el Partido va seguir en esa decreciente en octubre.

- ¿Las coaliciones que se concretarán este mes con quiénes sí y no las debe hacer el liberalismo?

Eso también deberían decantarse con criterios que hasta el momento no se han estudiado en la Dirección Liberal. Supongo que se jugará en coalición con los partidos de la Unidad Nacional, pero mi concepto era haber escogido candidatos muy fuertes del Partido Liberal y volver a recuperar el poder político.

- ¿El discurso fuerte de derecha que ha impuesto Álvaro Uribe le ayudará en los resultados de las elecciones?

Dada la situación del proceso de paz, obviamente la voz de Uribe adquiere una mayor resonancia en el país si la circunstancia fuera como la que está enfrentando el proceso. Pero hay un problema para Uribe, la gente vota por Uribe pero su movimiento como tal no lo veo tampoco muy fuerte en las regiones porque se está construyendo.

- ¿El voto de opinión lo podrá recoger el uribismo?

Estas elecciones regionales están más marcadas por la discusión de lo local, entonces hay problemas muy particulares en cada región y departamento y eso marcará. Hay zonas en donde pesa más el conflicto y el proceso de paz, en donde eso tendrá una mayor incidencia; pero en otras regiones donde la gente está alejada del conflicto seguramente tendrá otro tipo de comportamiento.

EL NUEVO DÍA

Comentarios