Divulgación de video sexual pone en tela de juicio al periodismo

Divulgación de video sexual pone en tela de juicio al periodismo
Una polémica se genera sobre los límites del periodismo al publicar intimidades de funcionarios públicos, como fue la divulgación de un video que ha provocado distintas opiniones.
SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
El presidente Juan Manuel Santos cuestionó el accionar periodístico.
Foto: SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
18 Feb 2016 - 5:01am

El presidente de la República, Juan Manuel Santos, reprochó la divulgación del video donde el exviceministro Carlos Ferro sale hablando de su vida sexual, tema que ha generado un debate no solo en periodistas, representantes de la libertad de prensa y el Gobierno, sino que en todas las esferas sociales como en líderes de la comunidad Lgtbi.

Santos durante el foro ‘Colombia hacia un país de altos ingresos con movilidad social’, expresó: “Usted es periodista (le dijo a Patricia Janiot, moderadora del panel), ¿A usted le parece divulgar ese video, buen periodismo?, Los periodistas deberían hacer un cuestionamiento ellos mismos, de que aquí se está saliendo de madre este tipo de ataques y de información. Eso no es periodismo, se lo digo como periodista, no como presidente”.

La controversia se ha planteado en que tan necesaria era la publicación del video que según el medio radial que lo expuso, pretendía demostrar la existencia de una supuesta red de prostitución en la Policía, la cual se habría puesto a servicio de congresistas, motivación que también ha sido cuestionada con relación al contenido fílmico, lo cierto es que algunos descalificaron el tema por considerarlo morboso y de doble moral, y otros los aprobaron por libertad de expresión y supuestos abusos de autoridad.

Los Congresistas

El representante a la Cámara, Ángel María Gaitán, reconoció que la supuesta ‘comunidad del anillo’ es un tema de pasillo en el Congreso, “los comentarios vienen desde hace muchos años, lo que no conocemos son evidencias, ahora se presenta un video que a mi juicio obedece al comportamiento íntimo de una persona, en este caso el exviceministro Ferro y un funcionario de la Policía, pero sin saber si está ligado a la ‘comunidad del anillo’ la cual se conoce desde hace mucho rato, por eso se debe investigar, ya que enlodan la imagen de las instituciones, el Gobierno, y la dirigencia política”.

Por su parte el congresista Pierre García dijo: “Las denuncias son gravísimas, si bien todos los colombianos tenemos derecho a la intimidad, también pueden haber abusos de autoridad, mala destinación de recursos públicos y temas de tráfico de influencias, acoso y abuso sexual, que deben ser investigados y castigados. La orientación sexual es algo personal, pero cuando se trata de un funcionario público hay que ser rigurosos en revisar que las conductas disciplinarias y fiscales estén conformes a la ley, sin ningún tipo de abusos y menos de poder”.

El también Representante a la Cámara, Carlos Edward Osorio, precisó, “las renuncias no pueden ser interpretadas como una confesión, sino como una actuación libre para hacerle frente a las investigaciones, si los hechos llegaran a estar rayando con el Código Penal y Disciplinario, que se investigue, pero sin llevarse por delante los temas íntimos sin necesidad, porque aquí se le está causando una afectación y daño a la familia, todos los ciudadanos tenemos derecho a que se respete nuestra intimidad”.

Los límites

La discusión de hasta donde puede llegar un periodista, o medio de comunicación en la vida íntima de un funcionario público para revelar una posible irregularidad o ilegalidad, se ha convertido en el tema más comentado, el cual empezó hace unas semanas con la publicación de unas fotografías íntimas del exdefensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora, ante supuesto acoso laboral, lo que lo llevó a renunciar. Algo similar es lo ocurrido recientemente con el exviceministro del Interior, Carlos Ferro y el exgeneral de la Policía, Rodolfo Palomino.

Emmanuel Vargas, asesor de la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip) expresó: “Legalmente no habría problema con la publicación del video al estar dentro del marco de lo que protege la libertad de expresión, y más si está dentro de un contexto que le da valor a una denuncia; por eso si es algo que puede dar indicios a la posible red de prostitución y a la supuesta relación de congresistas con ese caso, no se puede desconocer”.

Y adicionó, “otro tema sería el de la ética periodística, la cual no está entre el margen de la legalidad, porque la ley no define lo que es ético y lo que no, por ende no se puede castigar, eso es algo de la formación de cada periodista y su rol que asume en la sociedad, además de la autorregulación en un medio de comunicación, en qué punto dentro de la moral-social colombiana se interponen los límites”.

El morbo

Brigitte Baptiste, bióloga transgénero, directora del Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt, catalogó el caso como un hecho de “una cultura morbosa”, ya que habría generado su impacto por tratarse de un tema sexual y que según ella es un acto abusivo.

Baptiste afirmó, “lo que siempre ha afectado cualquier institución es la mentira, y no son las preferencias sexuales de una persona o sus decisiones de expresión de personalidad; en este caso hay elementos de mala intención tras el video, de irresponsabilidad, intentos de inculpar a personas mediáticamente sin tener acervo probatorio que se incurriera en un delito, creo que cuando eso sucede se está violando la libertad de expresión en el sentido ético de la palabra”.

Y complementó, “no soy experta jurídica, pero es un acto abusivo, a mi modo de ver reprobable, lo único que se hizo fue un grave daño a personas, y se está buscando vincular unos hechos que hasta el momento no los tienen, poniendo en tela de juicio el derecho a constituir su relaciones personales y familiares como deseen”.

¿Intereses?

Los entes de control tendrán que asumir la responsabilidad de analizar las presuntas pruebas que han ‘descabezado’ a los altos mandos tras los escándalos sexuales, lo que algunos consideran como un conflicto de intereses, Ángel María Gaitán se refirió al tema diciendo que “no puede estar la posición o interés de un alto mando por encima de una institucionalidad”, ya que quedaría cuestionada una de las entidades que más respeto genera en los colombianos.

Por su parte, Pierre García, el debate generado, “lo que está tratando es desviar el problema, echándole la culpa a un medio de comunicación, en Colombia hace falta más transparencia y ojalá se denunciaran más los casos de abusos de poder, que no solo vimos hace unas semanas con el Defensor del Pueblo, sino que lo hemos visto en varias ocasiones en gobernaciones y alcaldías”.

Aunque para Carlos Edward Osorio el tema es de principios, “reprocho categóricamente las actuaciones que violenten la intimidad de los ciudadanos, es triste que se estén perdiendo en la sociedad los valores en los seres humanos, tenemos una intimidad que debe ser respetada y salvaguardada, el derecho a la información debe ser sopesado con otro derecho que es la intimidad, y los periodistas deben encontrar el justo equilibrio”.

Suspicacias

La senadora Claudia López, realizó duros cuestionamientos ante la posición asumida por el presidente de la República, Juan Manuel Santos, frente al los escándalos sobre la supuesta red de prostitución en especial durante los últimos días con las renuncias del viceministro del Interior y el director de la Policía Nacional.

Ante la plenaria del Senado, López consideró que el poco pronunciamiento de Santos sobre el tema de la llamada ‘comunidad del anillo’ sería sospechosa, e incluso se preguntó si habría existido algún interés para que el tema no fuera difundido o se conociera.

Frente a la salida del general Palomino, la senadora consideró que se demoró en tomar la decisión y advirtió que al interior de esa institución hay mucha corrupción, e insistió en que se debe responder desde el Gobierno para dar una solución, y no mediante una comisión para que hagan recomendaciones sobre la situación.

Así como ella, otros senadores también se han referido al tema para considerar si fue correcto o no la manera en que se expuso el hecho y sus repercusiones; los congresistas que fueron abordados por EL NUEVO DÍA, negaron tener algún conocimiento de ‘la comunidad del anillo’ diferente al que se ha hecho público o se rumora. 

Publicada por
HERYK FARFÁN