18 de Noviembre del 2017
Publicidad
Política
Habla el supuesto “testaferro” de Mauricio Jaramillo según ‘El Chatarrero’
El empresario Arturo Giraldo López afirma que lo facturado al contratista de la calle 42 por movimientos de tierra no superaría los 100 millones de pesos y que trabajó para Almodena, que pertenecía a Jorge Pérez y Gerardo Benavides.
ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
(Foto: ARCHIVO - EL NUEVO DÍA)
14 Nov 2017 - 3:01am

EL NUEVO DÍA: Usted fue salpicado por Jorge Pérez, alias ‘El Chatarrero’, en las supuestas irregularidades del manejo de los escombros y movimientos de tierra de las obras de la calle 42 y del que se vio beneficiado el exsenador Mauricio Jaramillo. Se le sindica de haber servido de puente para que Luis H. Rodríguez, Orlando Arciniegas y el político liberal se beneficiaran del contrato. ¿Cuál es su percepción?

ARTURO GIRALDO LÓPEZ: Yo quiero resumir tres cosas: nunca tuve una relación con el Consorcio Unidad Deportiva, sino con Almodena, que era un subcontratista del consorcio.

Segundo, nosotros sí contratamos parte de la excavación y el movimiento de tierras de la Unidad Deportiva. En la búsqueda que se hizo para encontrar un botadero, se pudo acordar un precio razonable con el doctor Jaramillo, porque yo sabía que él estaba haciendo un lleno con autorización de Cortolima, y por eso se pudo llegar a un acuerdo, que no eran los mejores que se estaban pagando en ese trabajo, imagino, porque Almodena también tenía que ganar, porque el subcontrato lo tenía la empresa. Los señores del Consorcio subcontrataron con Almodena y esta, a su vez, subcontrató conmigo.

E.N.D.: ¿Qué es lo que usted ejecutó en la Unidad Deportiva de la calle 42?

A.G.L.: Había dos cosas que se tenían que hacer: una era el escombro y el otro el movimiento de tierra. Como él (Pérez) indica, lo que es cierto, ellos compraban las valeras y Almodena me las entregaba para (verter en) la escombrera. Mucho de lo que se sacó allí, obedeció a las placas, las canchas de basquet, todo lo sólido y los escombros de las graderías. Ellos nos entregaban la valera, compraban a Ibagué Limpia y nos las descontaban de las facturas de cobro que nosotros pasábamos.

Y es cierto, una parte menor de lo que se extrajo de las piscinas fue llevado al botadero, la finca El Encanto, del doctor Jaramillo, pero para que nosotros pudiéramos trabajar en ese botadero, Almodena nos exigió que teníamos que tener el permiso de Cortolima, y ese permiso sí se entregó, así como las facturas y todos los documentos a la Fiscalía. Ese permiso reposa en la Fiscalía, entonces, no es cierto que el doctor Jaramillo estuviera cometiendo un delito ambiental.

E.N.D.: ¿Los permisos de Cortolima los pidió directamente el exsenador o los tramitó usted?

A.G.L.: A mí me los entregaron de la oficina del doctor Mauricio Jaramillo.

E.N.D.: ¿Cuánto le facturó usted a Almodena?

A.G.L.: Yo no estoy en Ibagué y no tengo las cifras, pero a ellos se les movió escombros, a ellos se les hizo un lleno en recebo y eso se le compró a dos empresas: una en Alvarado y otra en El Totumo, no recuerdo los nombres de las empresas. Pero insisto: uno, mucho se generó por escombros; dos, se generó por un lleno que se hizo en recebo que se les compró a unos terceros y yo se los facturaba a ellos; tres, por un movimiento de árboles y que también me lo aprobó la (autoridad) ambiental; cuatro, por un movimiento de maquinaria, y quinto, por un movimiento de tierra que fue lo que se llevó al predio del doctor Jaramillo. Yo no quiero entrar en cifras, pero estoy seguro de que no fue más de 100 millones de pesos lo que fue el movimiento de tierras.

E.N.D.: Pero según lo expuesto por ‘El Chatarrero’, se facturó $1.500 millones...

A.G.L.: Toda esa plata que dice que él pagó, no es cierto, porque mucho se fue a escombros; no tengo el valor exacto, pero nosotros nunca facturamos eso a Almodena, sin que yo sepa cuánto le facturó Almodena al Consorcio, yo sé cuánto facturé a Almodena, pero no al Consorcio.

Entonces eso no fue que ‘botaron allá y luego cobraron no sé cuánto’. Lo que se botó se cobró, aunque todavía nos deben una parte, pero no nos van a pagar, porque esa empresa (Almodena) es como de fachada. Entonces, no son mil 500 millones, no sé cuánto le cobraría Almodena al Consorcio, pueden ser esos mil 500 millones que el señor está diciendo, pero nosotros le facturamos fue a Almodena.

E.N.D.: ¿Cómo usted entró en contacto con Almodena?

A.G.L.: Yo tenía unas volquetas y conocía de los proyectos de Ibagué, me presenté y tuve la ventaja de que al tener el más bajo costo con el botadero que tenía con el doctor Jaramillo, podía ofrecer un poquito a más bajo precio, porque lo que estaban pagando era irrisorio y de hecho, aparte de que era barato, no lo pagaron, entonces fue por eso. No es que se hubieran inflado los precios para uno ganarse plata, ni para volverse uno loco.

E.N.D.: En el testimonio de Jorge Pérez se dice que a usted, presuntamente, Luis H., le dijo que debía darle a él y Arciniegas el 10% de lo que se extrajera por el movimiento de tierras y escombros...

A.G.L. : Desconozco esa parte, no tengo ni idea.

E.N.D.: ¿Cómo arregló con Jaramillo para depositar la tierra en El Encanto?

A.G.L.: Eso se cobra por volqueta. Si usted va a Ibagué Limpia y pregunta cuánto vale mandar una volqueta de 15 metros, le dirán que cuesta 50 mil pesos; si usted va a otros botaderos, unos cobran $40 mil, otros 30 mil pesos; en el caso del doctor Jaramillo, y reitero que me preocupa dar cifras, estoy hablando de 25 mil pesos, o sea más barato que todo el mundo.

E.N.D.: ¿El cobro que usted le hizo a Almodena también era por volqueta?

A.G.L.: No, a Almodena sí le cobraba por metro cúbico, pero ahí estaban incluidos la excavación, el transporte y lo que cobraba el botadero, más los gastos administrativos.

E.N.D.: Tenemos entendido que usted también manejó los escombros y la tierra del Parque Deportivo y que fueron a parar también en el predio del exsenador. ¿Es verídica esta información?

A.G.L.: Es cierto y están (los registros de) las cantidades de tierra manejadas y una ventaja es que (el predio) quedaba cerca y el doctor Jaramillo tenía las licencias, y por eso se botaba allá, pero también lo que fuera escombros se botaba en la escombrera.

E.N.D.: En el Parque Deportivo, ¿usted hizo el mismo arreglo con el exsenador que en el contrato de la calle 42?

A.G.L.: Sí, igual, porque él cobraba por volquetada de 15 metros.

E.N.D.: ¿A través de qué empresa se contrató los residuos de la obra del Parque Deportivo? ¿Fue similar a lo de la 42?

A.G.L.: Yo empecé en las piscinas y por esa razón, y por tener el botadero económico, me presenté en el Parque.

E.N.D.: Pero cuando usted se presentó en el Parque, lo hizo ¿por recomendación o convocatoria?

A.G.L.: Uno iba y se presentaba. A mí me dijeron: ‘Si usted lo hace en esta plata, porque hay otros que lo hacen por esta otra, lo hace’. Entonces fui y busqué, bajé costos con el botadero del doctor Jaramillo, incluso el doctor no quería, porque le estaban ofreciendo la tierra del Aeropuerto y él me dijo: ‘Si lo hago, lo hago en esta plata o, si no, no’, y lo hice porque era más económico que en la escombrera u otros botaderos que hay. Usted puede averiguar si va a botar tierra o sea escombros, vale $50 mil la volqueta de 15 metros. En el caso del doctor Jaramillo, estábamos hablando de la mitad del precio, eso nos permitía acceder.

Pero con el precio que nos dio el doctor Jaramillo no se hace rico nadie, y con el precio en que yo le hice (el trabajo) a Almodena tampoco se hace rico a nadie.

E.N.D.: ¿Cree que Pérez tiene alguna razón para vincular al exsenador?

A.G.L.: No sé las razones que tendrá el señor, pero pienso que el Alcalde ha hecho muy buena gestión en el cobro de todo esto, creo que les ha cobrado multas y creo que le ha cobrado todo, y para mí sería una retaliación que (Pérez) está tomando con la familia Jaramillo, estoy hablando un tema personal y pienso que encontró una forma de tratar de buscar relación con eso.

 

“Almodena: no tiene nada”

 E.N.D.: En la grabación se menciona que usted era muy amigo de Luis H. Rodríguez y Orlando Arciniegas y que incluso iban a jugar golf en el Club Campestre...

A.G.L.: Será tan no cierto lo que dice el señor (Pérez), que yo que sepa Orlando Arciniegas ni fue socio del club ni jugó golf, no sé de de dónde saca el señor Pérez que jugábamos golf. Al Alcalde sí lo conozco desde hace muchos años, yo era socio del Club Campestre, pero en esta crisis que nos dejó este negocio tuvimos que entregar la acción: ya no soy socio. Y sí, jugué golf con el doctor Luis H., al igual que he jugado con mucha gente en el club.

E.N.D.: Pero conocía a Orlando Arciniegas. ¿Tenía con él una relación de amistad?

A.G.L.: Sí lo conozco desde hace tiempo y es muy subjetivo hablar de amistad, porque uno no sabe quiénes son amigos y quiénes no lo son, pero la verdad nosotros, al final, quedamos en buenos términos, pero no puedo decir nada sobre lo que pasó o no pasó. Ese no es mi tema.

E.N.D.: ¿Y desde hace cuánto conoce o es amigo de Mauricio Jaramillo?

A.G.L.: No era ni mi amigo, ni soy amigo de él, hoy en día. Sabía que tenía ese botadero porque en otro trabajo que tuve me enviaron a botar tierra a donde él, me acordé del doctor Jaramillo e hice un acuerdo con él, un acuerdo entre dos empresas privadas y un acuerdo privado. Lo que yo le facturaba a Almodena ellos me lo facturaban a mí.

E.N.D.: ¿Las cuentas con Mauricio Jaramillo quedaron saldadas?

A.G.L.: No, todavía no le he terminado de pagar, porque no me han pagado todo.

E.N.D.: ¿Eso acabó las relaciones entre ustedes? A.G.L.: Pienso que el inconveniente, cuando a uno no le pagan, es que eso molesta, pero si veo al doctor Jaramillo habló con él y lo saludo, pero es un negocio y si no se puede pagar, pues se mira cómo más adelante se le paga.

Yo seguí adelante y creí que me iban a pagar, pero después me di cuenta de que Almodena era una empresa de papel y que no me iban a pagar.

E.N.D.: ¿Con esto quiere decir que Almodena le quedó debiendo?

A.G.L.: Sí. Alrededor de los 120 o 140 millones de pesos.

E.N.D.: En cuanto al Parque Deportivo, ¿también hubo inconvenientes en el pago?

A.G.L.: El problema tanto en las Piscinas como en el Parque (Deportivo) es que uno empezaba los trabajos y esperaba a que le pagaran, luego se convirtieron en un complique los pagos y abajo también nos deben una plata.

E.N.D.: En la audiencia de legalización de captura de Pérez Torres se conoció que Almodena era una de sus empresas y que su socio era Gerardo Benavides. ¿Usted tuvo conocimiento anteriormente de esa situación?

A.G.L.: Pero después de estar trabajando y estarles cobrando cuando no me pagaban. Yo les trabajé a ellos como hasta octubre en 2015, e inicié como en mayo.

E.N.D.: ¿Usted ha interpuesto alguna demanda contra Almodena?

A.G.L.: Yo les he cobrado, no terminé el contrato y la verdad no he demandado, porque ellos no existen. Yo sí tengo una demanda contra el Parque, pero arriba no, porque una demanda es costosa y eso es perdido. Y en eso de las Piscinas, después me di cuenta de que eso era ‘yo con yo’, y que no tenían un peso.

¿Qué voy a demandar? En el caso de las Piscinas, usted podría demandar (si hubiera contratado con el Consorcio) y como los socios son los españoles, usted va y embarga, pero en el caso de Almodena: no tiene nada.

E.N.D.: A raíz del no pago de Almodena, ¿usted puso en conocimiento esta situación a Luis H. Rodríguez?

A.G.L.: Siempre, porque nosotros parábamos la obra y él iba a las reuniones, él pasaba por las obras y le decíamos: ‘Mire, doctor, que no nos han pagado’, y él, imagino, les oficiaba a ellos. Hubo hasta amagues de hacer paro y eso preocupaba mucho al alcalde, y él nos pedía que, por favor, siguiéramos, pero al final no pudimos seguir en las dos obras y le dijimos: ‘Sin plata no podemos seguir’ y realmente nosotros, de brutos... nosotros debimos parar mucho antes.

E.N.D.: ¿Recuerda cuándo instauró la demanda en el Parque Deportivo?

A.G.L.: La verdad, no recuerdo, pero no sé que tiene que ver una cosa con la otra.

E.N.D.: Porque, según apartes de lo que ha dado conocer la Fiscalía, Pérez tenía intereses en el Parque Deportivo...

A.G.L.: Esa parte no la sé. Yo trabajé con un consorcio en el Parque, también tuve inconvenientes y trabajé hasta septiembre y trabajamos hasta que no nos pagaron, pero venían pagando muy mal.

Publicada por
EL NUEVO DÍA
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my space
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Todos los derechos reservados Editorial Aguasclaras S.A. - 2014 - Ibague - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular.
Términos y condiciones