Por “abandono” del Departamento, comunidad de Herrera buscaría formar parte del Valle del Cauca

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
La comunidad del corregimiento Herrera, en Rioblanco, buscaría entrar a formar parte del Valle del Cauca debido al “abandono” de la Gobernación del Tolima para intentar desarrollar un proceso de concertación con el Grupo de Energía de Bogotá, firma que adelanta un megaproyecto energético en la zona.

La comunidad, en compensación por la intervención en el Parque Natural Regional del Meridiano, le solicita a la empresa terminar una vía que comunica a Herrera con Florida, en Valle del Cauca.

De acuerdo con Julio César Romero, líder de la comunidad, ni el Municipio ni el Departamento se ha hecho presente en 28 días que se ha mantenido un plantón para impedir la movilización de maquinaria y material por la carretera que ellos mismos han venido construyendo “a pico y pala” desde hace varias décadas.

“Herrera es una colonia del Valle, y de este departamento vemos más empeño en ayudarnos que el Tolima. En años anteriores estuvimos buscando adherirnos a ellos, pero lo dejamos quieto, ahora con esta situación de la vía, que ningún personaje con representación directa del Municipio o la Gobernación se ha aparecido, planeamos enviar una comisión al Valle y retomar esa pretensión”, explicó Romero.

Agregó que con la ampliación y terminación de la vía, los agricultores del corregimiento podrían acceder en poco tiempo al Valle del Cauca a comercializar sus productos. “Quedaríamos a tres horas de Florida y a cuatro de Cali, mientras que ahora estamos a nueve de Ibagué y a 12 de Bogotá”, comentó.

“Florida, Pradera, Corinto y Miranda son pueblos muy cercanos a nosotros y prácticamente este territorio es colonia del Valle, entonces siempre hemos tenido la visión de entrar a esa región”, agregó.

La primera mesa de concertación con la empresa se desarrolló apenas el miércoles pasado. En ella, los representantes aseguraron que no pueden apoyar el proyecto debido a que no tienen esa competencia. Sin embargo, la comunidad consiguió ratificar unos compromisos adquiridos en el pasado con la empresa en el momento que inició el proyecto energético.

Cortolima explicó a la comunidad la normatividad establecida para la conservación y protección de las dos mil 781 hectáreas que conforman el páramo y las razones del porqué no es viable realizar su proyecto.

De igual forma, explicaron a la comunidad que el Grupo de Energía de Bogotá obtuvo la licencia para ese proyecto por parte de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla).

EL NUEVO DÍA

Comentarios