Senador Serpa dice que apoyará gestión en Tolima

Senador Serpa dice que apoyará gestión en Tolima
En su visita al Tolima, el senador liberal habló de los compromisos que adquiere con el departamento tras haber conseguido 1.244 votos en la región. También se refirió a la situación del Partido.
HÉLMER PARRA - EL NUEVO DÍA
Horacio José Serpa, senador por el partido Liberal.
Foto: HÉLMER PARRA - EL NUEVO DÍA
21 Nov 2018 - 3:01am

Usted vino al Tolima a conocer temas del departamento para coadyuvar en su gestión. ¿En qué se ha interesado?

Estoy enterándome de los temas y proyectos coyunturales para ver cómo podemos desde el Congreso trabajar para que algunos que están engavetados salgan adelante. Por ejemplo, está la situación del hospital Federico Lleras, que tiene una cartera de más de $140 mil millones, de los que $50 mil millones son de EPS que ya están liquidadas y otros $90 mil millones que le adeudan las EPS en funcionamiento.

Hay que apoyar la Ley de punto final, un proyecto que se trabaja en el Congreso para que las EPS hagan las cuentas de cuáles son sus deudas a fin de que el Gobierno haga un esfuerzo de conseguir una bolsa de recursos y les giren a las EPS para que les paguen a su vez a los hospitales.

La comunidad que lo apoyó en Tolima, especialmente del Sur, le solicita apoyo para viabilizar la construcción de la vía Herrera (Tolima) - Florida (Valle). ¿Qué podrá hacer al respecto?

Estamos esperando los resultados de los estudios y diseños por más de $20.400 millones para saber cuánto puede costar esa vía, que me parece prioritaria para el Sur del Tolima, porque los tolimenses podrían llegar más fácil al Pacífico sin tener que recorrer La Línea y el eje cafetero. Vamos a solicitar una cita con el director de Invías, Juan Esteban Gil, para que nos cuente en qué van esos estudios y diseños, y ver cuál va a ser el compromiso para la ejecución. Hay que hacerle un llamado a los parlamentarios del Tolima para que apoyen esa obra y quede incluida en el Plan de Desarrollo nacional.

También está el Triángulo del Tolima. Ya se han realizado dos etapas de este proyecto, pues que se busque la forma de conseguir esos $680 mil millones que hacen falta para que se culmine. Sacar esos recursos de tacazo va a ser muy difícil, pero que se siga invirtiendo y las obras no se abandonen porque después va a ser más costosa.

Cambiando de tema, tras las elecciones presidenciales quedó la impresión en buena parte de la opinión pública de que el partido Liberal se plegó al ‘uribismo’ por apetito burocrático. ¿Qué decirle a esas personas?

Yo apoyé a Duque y no lo hice por un apetito burocrático. Lo hice porque, primero, desde que fui concejal de Bogotá conozco a (Gustavo) Petro y me parece que le quedó debiendo mucho a la capital del país. Se dedicó a cazar peleas con el Concejo, los gremios y los medios de comunicación, y en últimas no desarrolló el Plan de Desarrollo como lo tenía planteado. No hizo ni uno de los más de mil jardines infantiles ni los 100 colegios nuevos oficiales. Y segundo, al otro lado estaba un señor joven de 42 años hablando de unidad, en vez de generar esa lucha de clases. A Duque le dijimos que lo apoyamos siempre y cuando cuidara la paz y no echara para atrás lo avanzado en materia de centralización. No fue un acuerdo burocrático, sino de apoyar una mejor candidatura para el futuro del país.

La dirigencia liberal del Tolima, cercana a Juan Fernando Cristo, apoyó a Gustavo Petro y está inconforme con la línea oficial del Partido, en cabeza de César Gaviria. ¿Qué lectura tiene de las renuncias de liberales y esa llamada disidencia?

Yo soy cercano y me considero amigo de Cristo. Lo apoyé cuando fue precandidato liberal, pero cuando tomó la decisión de apartarse del Partido le dije que la pelea se daba internamente. Cuando la casa está en desorden, uno busca arreglarla y no la deja tirada. Así pues, no estoy de acuerdo que los liberales se quieran ir. No comulgo con todos los temas del presidente Gaviria, pero siempre he actuado bajo la premisa de que con respeto se dicen las cosas, para mejorar esa relación.

Ahora, si la situación no se puede mejorar, pues están los estatutos del Partido, en los que se dice que llamemos a un congreso extraordinario y revisemos quién va a manejar la Dirección nacional del Partido, pero haciéndolo internamente y lavando los trapitos sucios en la casa, no saliéndonos a algunas disidencias.

Publicada por
EL NUEVO DÍA