Ponencia de la reforma tributaria, más incertidumbres que certezas

Ponencia de la reforma tributaria, más incertidumbres que certezas
Muy poco quedó de la propuesta inicial de reforma tributaria que presentó el Gobierno. Analistas manifiestan su preocupación por los nuevos planteamientos y advierten improvisación.
Colprensa - EL NUEVO DÍA
Alberto Carrasquilla, ministro de Hacienda.
Foto: Colprensa - EL NUEVO DÍA
28 Nov 2018 - 3:01am

Muy poco quedó de la propuesta inicial de reforma tributaria que presentó el Gobierno nacional para recaudar los 14 billones de pesos que hacen falta en el Presupuesto de la Nación para el próximo año, una transformación que derivó de la profunda polémica que se dio en el país en las últimas semanas ante la posibilidad de extender el IVA al 80% de la canasta familiar, entre otras propuestas.

Ese rechazo político, social y de sectores de la academia conllevó a revisar la iniciativa por parte de los ponentes del proyecto en el Congreso y el Ministerio de Hacienda, quienes han realizado varias reuniones para construir una propuesta diferente y retomarán las discusiones este miércoles a las 8 de la mañana en la sede de la cartera económica.

En ese sentido, se espera que tras ese nuevo encuentro sea presentada la ponencia de la reforma tributaria que, hasta la noche de este lunes, lograba alcanzar un recaudo de 13.7 billones de pesos, pero que anoche tuvo un recorte y sumaba cerca de 8 billones de pesos luego de que se cayera la propuesta de reducir la devolución del IVA del 100% al 90%.

José Roberto Acosta, docente y economista del Colegio de Estudios Superiores de Administración (Cesa), indicó que esta propuesta generaba mucha preocupación ya que el costo de los productos podría aumentar para los consumidores.

“Me preocupaba mucho la propuesta de la devolución del IVA hasta el 90% en la cadena productiva, porque en últimas terminaría afectando al consumidor y lo que vemos es que era una forma técnica y sutil para trasladar el costo de la reforma tributaria al consumidor final, que tendría que asumir el costo de la tarifa efectiva del IVA”, explicó Acosta.

Por su parte, la representante a la Cámara y ponente de la iniciativa, Katherine Miranda, sostuvo que lo que se proponía era tener un IVA “disfrazado” porque generaría un incremento en los costos de la canasta familiar, ya que los productores trasladarían ese 10% de gravamen al eslabón final de la cadena que son los consumidores.

“Me parece que los cambios han sido nefastos, pero sobre todo el de la devolución del IVA al 90%, porque era un mico enorme ya que cuando se dijo que se iba a gravar la canasta familiar fue de frente ante la ciudadanía, pero lo que querían hacer era aumentar el precio de forma disfrazada. La propuesta equivaldría a una tarifa de IVA de más o menos del 23%, porque se iba a ver un incremento de los precios de los bienes en hasta el 1.2%”, explicó Miranda.

No obstante, entre las propuestas que aún entrarían en la ponencia de la ley de financiamiento están el aumento del impuesto de renta para las personas naturales que alcanzaría un recaudo de 1.9 billones de pesos, mientras que con el impuesto al patrimonio, superior a 5.000 millones de pesos, se conseguirían 1,2 billones de pesos.

Asimismo, otro de los puntos más importantes es el correspondiente a los dividendos, donde se propone una tarifa del 15%, así como una tarifa del 7,5% para el giro de utilidades al exterior, con lo que se lograría conseguir 1.1 billones de pesos aproximadamente.

Además, se contempla establecer un IVA plurifásico a las gaseosas y cervezas, es decir que el impuesto sea aplicado a toda de la cadena de producción y comercialización, logrando un recaudo de 960.000 millones de pesos. Igualmente, otro aspecto que se prevé es que con la normalización de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian) se conseguirían 1 billón de pesos adicional.

El senador de Cambio Radical y ponente del proyecto, Richard Aguilar, sostuvo que hay varios sectores que se han pronunciado sobre las últimas propuestas que se acordaron rechazando algunas de ellas como el IVA polifásico a las gaseosas y las cervezas.

“En la medida en que hemos dado algunos detalles de la ponencia, han surgido varias resistencias de los sectores. Por ejemplo, la Federación de Departamentos rechazó el impuesto a la cerveza, porque subir el valor de este producto podría implicar una baja en el consumo del 10% en donde los departamentos dejarían de recaudar, según sus cálculos, 120.000 millones de pesos y por concepto de IVA 50.000 millones”, indicó Aguilar.

Entre tanto, la representante Miranda reconoció que está de acuerdo con la propuesta del IVA polifásico a las gaseosas y las cervezas, porque no solamente se aumentaría el recaudo sino que se podrían enfrentar algunos problemas en materia de salud como la obesidad.

“Lo cierto es que vamos a tener un lobby impresionante en el Congreso para quitar este artículo y espero que los congresistas asuman su postura y apoyen este impuesto que se ha venido implementando en otros países”.

Otro de los aspectos de la ponencia que más ha generado controversia es la posibilidad de establecer una tasa del 5% para el sector financiero con la que se conseguirían 700.000 millones de pesos.

El autor de la propuesta, el senador David Barguil, celebró que esta haya sido acogida en la ponencia en donde las empresas terminarán pagando una tasa del 30%, excepto los bancos que tendrán que pagar una tasa del 38% para el 2019.

“Conseguimos el respaldo de distintos sectores políticos para que se le cobre una sobretasa en renta al sector financiero. En otros países del mundo se ha venido aplicando este modelo para respaldar otros sectores de la economía, como la educación. Un sector que está en bonanza y se ha beneficiado de la política económica durante años debe contribuir al Estado. Estimamos un recaudo por encima de los 700.000 millones anuales”, manifestó Barguil.

UNA REFORMA IMPROVISADA: ANALISTAS

Analistas y diferentes sectores han manifestado que la propuesta del Gobierno nacional quedó desdibujada y en la ponencia iría una nueva iniciativa construida en conjunto con los congresistas en las últimas semanas que no alcanzaría a completar el déficit presupuestal ya que el margen de maniobra se viene cerrando.

El economista del Cesa, José Roberto Acosta, indicó que lo que se está presentando es otra cosa, pero lo preocupante es la forma improvisada con la que se ha venido manejando un tema de suma importancia como el tributario.

“Es un borrón y cuenta nueva y en la apariencia le están metiendo la mano a los que más ganan en términos de aplicar el peso sobre la remuneración al trabajo. Creo que eso les va a salir mal y evidencia una vez más la terquedad del gobierno de no haber hecho el ajuste, no por el lado del gasto, sino con mayores impuestos y esto es una gran deficiencia técnica y consistencia política de este gobierno”, indicó Acosta.

Con esta postura coincidió el decano de Economía de la Universidad Central, Erick Behar, quien aseguró que “es muy preocupante la forma en la que se ha venido manejando el tema porque ha sido con afán y sin claridades sobre las propuestas. Uno de los mejores cambios fue la propuesta de sobretasa al sector financiero, pero tenemos que ver que los bancos no vayan a trasladar esos sobrecostos a los usuarios a través de un cambio en las tasas”.

Por su parte, el decano de Economía de la Universidad Externado, Julián Arévalo, sostuvo que lo que se propone ahora es totalmente diferente al proyecto radicado en el Congreso, el cual fue mal explicado y recibido por varios sectores en el país.

“Lo que ocurrió es que la propuesta inicial, que fue tan pobremente explicada y tan mal recibida por varios sectores, generó la unión en contra de ella. El gobierno se vio en la obligación de sentarse con varios actores para hacer unas nuevas cuentas para reunir el faltante de los 14 billones de pesos del presupuesto nacional, la cual es una propuesta completamente diferente a la inicial”, indicó Arévalo.

Otro de los aspectos que tiene la polémica que ha tenido la reforma tributaria es que el Gobierno ha tenido un desgaste y se está viendo mal en los mercados internacionales. Así lo consideró Acosta, quien indicó que se está desdibujando la confianza del empresariado y se tiene una gran incertidumbre en los consumidores porque no saben qué va a pasar a partir del próximo año.

“Son muchos los sectores que indican que el proyecto es un fracaso porque ha estado lleno de improvisación, pero lo grave es que va a generar unos efectos perversos sobre la confianza de la economía del país a nivel internacional. Lo que evidencia la improvisación es la forma como se viene manejando esto al querer presentar en menos de 30 días dos reformas tributarias, una que fracasó y otra que tiene grandes modificaciones, pero no sabemos qué viabilidad pueda tener en la medida en que avancen los debates”, sostuvo el analista.

Publicada por
BOGOTÁ, COLPRENSA