“Es momento de recuperar y hacer visible a Ibagué”, Leonidas López

“Es momento de recuperar y hacer visible a Ibagué”, Leonidas López
El candidato del CD dice que hay que ‘construir sobre lo construido’, reactivar la economía de la ciudad y, ante un escenario financiero complicado, apalancar proyectos a través de nuevos mecanismos.
JORGE CUÉLLAR - EL NUEVO DÍA
Foto: JORGE CUÉLLAR - EL NUEVO DÍA
16 Jun 2019 - 3:01am

EL NUEVO DÍA: ¿Qué connotación tiene el respaldo público que le dio el expresidente Álvaro Uribe?

LEONIDAS LÓPEZ: El foro del Centro Democrático fue un hecho importante para la vida política del departamento, porque fue un escenario de reflexión y de conclusiones frente a lo que debería ser un proyecto de gobierno de ciudad. Me siento muy honrado y agradecido con toda esa excelente acogida que esta candidatura ha logrado tener.
La figura del expresidente tiene grandes connotaciones por sus logros y, obviamente, en un país polarizado hay extremos de lo uno y lo otro. Esta es una candidatura cívica, abierta e incluyente, que pretende construir un escenario a largo plazo donde todos participen de manera respetuosa de las posiciones políticas y de la diversidad. Aquí la apuesta es la ciudad y no la persona, entonces minimiza y casi que acaba esa polarización que existe.

E.N.D.: ¿Por qué se sintió identificado con los ideales del Centro Democrático?

L.L.: Estoy identificado con un proyecto de ciudad donde caben todos los pensamientos y movimientos, como en la práctica ha ocurrido, con el acercamiento de personas de un partido o del otro. A diferencia de las elecciones de orden nacional, donde los partidos inciden de forma aplastante, en las ciudades grandes han comenzado a elegir proyectos más allá de las personas. Eso es lo que realmente importa.

E.N.D.: Aspira a seguir el ejemplo de ciudades donde personas distantes a la política electoral han llegado a la función pública... 

L.L.: Hay referentes de proyectos de ciudad exitosos, con personas que provienen de sectores diferentes a los políticos, de los que hay que aprender. En mi caso, el propósito está relacionado con lo que he hecho en mi vida profesional y personal: servirle a la gente, tanto desde las universidades como en la promoción y la creación de muchos proyectos sociales y de institucionalidad regional. Y como la política bien hecha es la máxima expresión de servicio que una persona pueda hacer, dejando de lado cualquier interés particular, llego a esta candidatura porque tengo la certeza de que este es el momento para recuperar lo que por muchos años se ha perdido y, sobre todo, hacer visible la ciudad ante el país.


E.N.D.: ¿Qué espera replicar en la Alcaldía?

L.L.: Conocimiento, experiencia, compromiso, ética y claridad sobre las aspiraciones que tiene la gente y el futuro de ciudad. Una administración eficiente debe alinearse con el propósito de ciudad, gobernar con los jóvenes y los veteranos, preferiblemente de acá, y que realmente resuelva los problemas de los habitantes y mire la ciudad en un contexto mucho más amplio.

E.N.D.: ¿Qué le responde a quienes dicen que usted proviene de la élite?

L.L.: Ese es un comentario que no aparece dentro de la gente, sino en la propaganda política. La respuesta está en mi origen, lo que he hecho en mi carrera a través del estudio y lo que he podido construir en una vida de servicio. 
De alguna manera, todos somos una élite cuando hemos tenido una condición diferente a otra, pero eso genera un compromiso social de poder transferir y ayudar para que los otros accedan a oportunidades. Esa ha sido mi vocación. Aprovechar lo que la vida, mi familia y el destino me ha dado en servicio de otras personas. Soy un amigo de la gente.


E.N.D.: ¿Qué procesos mantendría del gobierno actual y a cuáles les pondría freno?

L.L.: Hay procesos en la administración que han sido benéficos frente a la educación, el mejoramiento de las áreas rurales y las certificaciones de calidad. Haría otras cosas diferentes. Por ejemplo, en lo relacionado con los impuestos y el relacionamiento con el sector privado y el Gobierno nacional, porque los alcaldes no solo deben resolver los problemas de las personas, sino que deben tener una visión de ciudad que sea compartida.


E.N.D.: ¿Cómo sería el manejo en materia de impuestos? 

L.L.: No es recomendable que el Municipio termine este año tan endeudado, aunque lo importante es que las obras se hagan. Sin embargo, existen otras formas de financiación que trascienden los recursos propios e involucran a otros actores para que el desarrollo de las ciudades se vuelva un compromiso de todos, como las APP y la plusvalía, un tributo que, bien administrado y gestionado en términos racionales, funciona para el contribuyente y la ciudad. Tengo la certeza de que los empresarios apoyarían proyectos por plusvalía desde que el sistema de definición de los valores y la forma de aplicarla sea razonable. 


E.N.D.: De los proyectos del Tolima que están incluidos en el PND, ¿cuáles piensa priorizar?

L.L.: La ciudad puede acudir a muchos ítems de las 20 metas que tiene ese Plan de Desarrollo y aplicar a esos recursos, porque tengo la certeza de que el Gobierno tiene una buena percepción de la ciudad, permitiendo generar más empleo e inversiones. Hay una serie de proyectos dentro del Plan que han sido gestionados por los parlamentarios tolimenses, algunos ya están estructurados como los escenarios deportivos, el mejoramiento de la infraestructura educativa, la intervención de la vía Ibagué - Mariquita y el corredor Ibagué - Girardot - Cajamarca. Y hay otros que se deben cumplirse  como el Panóptico y el Sistema Estratégico de Transporte Público de Ibagué, que requieren del compromiso de la ciudad y el departamento.


E.N.D.: ¿Qué le está proponiendo a la ciudad?

L.L.: La reactivación económica y la generación de empleo. Para eso hay que fortalecer el relacionamiento con todos los actores, generando mejores niveles de confianza alrededor de lo jurídico, para desarrollar nuevos proyectos. También está la seguridad desde un punto de vista más integral, aumentando el pie de fuerza, empleando más la tecnología y acogiendo temas de mujer, niños y jóvenes.
Mejorar la infraestructura vial, buscando hacer vías como la carrera 13, que va desde la calle 19 hasta Cañaveral, o tener la posibilidad de conectar la calle 60 con la Variante. Y, en general, temas que no solo están enunciados sino que tienen acciones concretas bajo un concepto de ética y sostenibilidad son el desarrollo del campo, la educación, la música, la salud, la cultura y la industria creativa como un eje articulador de todo con una potencialidad de ciudad.


E.N.D.: ¿Qué otros proyectos tiene en la mira?

L.L.: Hay proyectos que la ciudad necesita. Primero, ya que Ibagué no tiene un escenario de gran dimensión, es importante promover la creación de un centro multipropósito donde se puedan realizar eventos musicales, empresariales y culturales mediante una alianza público privada. Segundo, una central de abastos para facilitar el intercambio de productos y, tercero, brindar más escenarios de recreación. Uno ve con preocupación que los fines de semana las personas llegan al sector de La Variante a celebrar cumpleaños u otras cosas, porque la ciudad no tiene espacios abiertos y públicos para esto. 


E.N.D.: ¿Qué le hace falta a la ciudad en educación?

L.L.: El futuro de esta ciudad está alrededor de la educación, que es el eje y el mayor habilitador social, porque genera posibilidades de vida. Ibagué tiene muchas condiciones para encontrar caminos para el empleo y ser más atractiva para mostrarse como una ciudad educadora, digital, emprendedora, cultural y turística.
La inversión en infraestructura física de los colegios que ha hecho este gobierno ha sido algo importante, por lo que hay que continuar y fortalecerlo a pesar de las múltiples dificultades que hay. Y hay componentes como la dignificación del maestro, la alimentación escolar y la infraestructura tecnológica, que    mi administración apostará por ellos.

 

Dedicación a la educación 

E.N.D.: ¿Quién es Leonidas López? 

L.L.: Soy ibaguereño. Mi padre fue un comerciante y mi madre una educadora, ambos de gran capacidad de emprendimiento. Estoy casado con Alicia Castilla, bogotana de origen chaparraluno, y tengo dos hijos, Leonidas y Laura. Estudié Ingeniería Electrónica en la Universidad Javeriana, después hice una maestría en Administración y Tecnología de Producción en la Universidad de Aston, en Birmingham, Inglaterra. Hice cursos grandes y pequeños en Japón, Alemania, Holanda y Estados Unidos. He tenido una vida académica muy orientada en una primera etapa hacia la promoción industrial y en una segunda etapa hacia la educación. He participado en muchísimas juntas y creé algunas empresas.

E.N.D.: ¿Cuáles son algunas de las empresas en las que participó?

L.L.: Podemos mencionar muchas que están y otras que no, en las que participé como promotor, inversionista o miembro de su junta directiva. Hice parte de la gestión de Aires, Fatextol, Fibratolima, Texpinal, la Corporación Forestal del Tolima, Actuar Tolima, Fondo Regional de Garantías del Tolima. Entre las sociales están el Jardín de los Abuelos y el Banco de Alimentos con la Curia. Fui el presidente del Comité de Gremios y de la Junta Directiva de la Cámara de Comercio de Ibagué.

Es que Ibagué y el departamento tuvo momentos donde se alinearon muchos factores: un grupo de empresarios que querían apostarle al futuro de la región, un buen momento de la economía, especialmente por la agricultura; unos gobiernos municipales y departamentales alineados con esos mismos intereses, y una visión clara de las necesidades de la ciudad.

E.N.D.: ¿Cuáles fueron los mayores logros que pudo desarrollar al frente de la Corporación Universitaria Minuto de Dios y la Universidad de Ibagué?

L.L.: Los proyectos educativos tienen unos parámetros muy definidos: la calidad, la oferta y todos los demás componentes gerenciales, pero administrando y gestionando un producto muy especial como el conocimiento. Con 120.000 estudiantes, la Minuto de Dios usa la tecnología más avanzada y desarrolló un modelo educativo que fue exportado y ha recibido todos los premios mundiales que puede tener una institución educativa. Y Lo mismo sucede en la Universidad de Ibagué, que nació con el propósito de generar alternativas para los jóvenes. Es exitosa porque uno puede encontrar en la ciudad y el país muchas personas que han pasado por ahí y han hecho de ese conocimiento un proyecto de vida.

 

Una hoja de ruta 

E.N.D.: Una crítica a los gobiernos de turno es que llegan a administrar sin tener en cuenta un conjunto de estudios sobre la visión y los retos de la ciudad que ya están hechos. ¿Los utilizará? 


L.L.: Ibagué está muy diagnosticada. Uno podría sentarse y, sobre esos documentos, verificar las necesidades frente a las percepciones de las personas. Las bases del plan que tenemos diseñado se basan en la información que existe. Por ejemplo, ‘Ibagué sostenible 2037’ es un documento en el que se definen claramente cuáles serían las apuestas de ciudad desde diversas visiones y prioriza cuáles son los retos que hoy tiene en empleo, desigualdad urbana, agua, educación, medio ambiente, competitividad, entre otros.

E.N.D.: ¿En materia de turismo qué plantea?

L.L.: Hay muchos estudios, pero hay que hacer más ejecuciones, comenzando por la educación alrededor de la atención turística y la promoción de las industrias creativas, en el marco de la llamada ‘economía naranja’. Además, Ibagué tiene alrededor del centro una infraestructura que, renovada, integrada y puesta a disposición de la gente, puede ser muy importante.

E.N.D.: ¿Hay algún tema que haya sido relegado a un segundo plano en los últimos gobiernos y piense priorizar?

L.L.: He dicho que quiero ser el alcalde de las mujeres, porque realmente representan la mayor población de la ciudad y son las que dan la estabilidad a la sociedad. ¡Son todo! Una mamá nunca dejará sin educación a un hijo. Hay países que miden su nivel de desarrollo con base en la protección y el bienestar de la mujer, entonces creo que las mujeres que viven en esta ciudad, ibaguereñas o no, merecen estar en la primera fila de la atención.

Publicada por
EL NUEVO DÍA