“El voto libre es lo que nos hará voceros de transformación”

En su más reciente visita a Ibagué, donde habló sobre la participación para la construcción de paz, la representante María José Pizarro dijo que los sectores alternativos buscan más cohesión para enfrentar las elecciones.

Tomando el nombre de su ponencia, ¿por qué es importante la participación para la construcción de paz?

Esto lo hemos planteado no solo como una ruta personal, sino de iniciativa ciudadana. Cuando estás desprovisto de una serie de derechos y ha habido violaciones, es el ejercicio de la participación una manera de recuperar el ejercicio de tu ciudadanía plena y convertirte en un vocero nacional de una serie de causas y reivindicaciones que ya no son solo tuyas, sino las de un colectivo que creen en ti frente a una reflexión de la democracia, la paz que queremos, la renovación generacional y el papel de las mujeres en el ejercicio de la política. Todo esto mirando el momento que estamos viviendo, es decir, como pasa la historia y la memoria a través de nuestros ojos, para construir un proyecto político hacia adelante.

En la Colombia de hoy, ¿qué valor adquiere que la ciudadanía tome conciencia del valor de la participación?

El voto es un poder ciudadano. Nosotros elegimos a quien nos puede ayudar a transformar nuestra realidad o elegimos a nuestros propios verdugos, es decir, a quienes nos mantienen en las mismas lógicas de poder y subyugación en las que hemos estado históricamente. Tomar conciencia del voto libre, independiente e informado, intentando pasar por encima de la política de la mentira, el miedo y el odio, es lo que realmente nos hará voceros de nuestra propia transformación y no solo meros agentes de consulta que terminan validando las políticas que van en detrimento de nuestro bienestar.

El presidente Iván Duque se ha encontrado en el Congreso con una bancada de oposición unificada. ¿Ha costado mantener esa cohesión?

Hemos buscado tener una acción coordinada. Es un trabajo que no se ve hacia afuera, pero disminuir la intensidad de los debates al interior y mostrar una posición unificada era necesaria para el ejercicio parlamentario y de cara a las elecciones regionales como parte de un proyecto de renovación política al interior de nuestras propias fuerzas. En la bancada hay posiciones diversas, pero tenemos muchas mas cercanías que diferencias. Hay ejes articuladores como la paz y la defensa de derechos básicos, que nos permiten tener ese escenario de convergencia y se pueda enviar un mensaje político de cara a las elecciones regionales.

¿Y qué valoración tienen del casi primer año del presidente Duque?

Duque planteaba una propuesta demócrata y con todas las posibilidades, en teoría, de hacer una transformación, sin abandonar su cuna o ideales políticos, porque todos sabíamos que venía de una posición de derecha, pero quienes lo llevaron al poder, que no solo fue una ciudadanía manipulada, sino un grupo de gremios económicos y caciques territoriales, lo imposibilitan para tener autonomía. Duque, que viene puesto a dedo por el expresidente Uribe, es casi un producto político que está absolutamente amarrado, que en últimas tiene que cumplir ese tipo de agendas y no una que sea renovadora y más fresca, que era lo que le proponía al país.

¿Cuál cree que va a ser su mayor reto en la segunda vicepresidencia de la Cámara?

Va a ser una vicepresidencia que logre articular a la bancada de oposición, para priorizar los debates que consideremos importantes y dar un buen ejemplo de funcionamiento cohesionado que pueda replicarse no solo en el Senado sino en las corporaciones públicas, teniendo en cuenta que en el próximo periodo, las mesas directivas de las asambleas y los concejos van a estrenar el Estatuto a la Oposición. La forma en la que se ejerza es lo que va a permitir que la ciudadanía se sienta respaldada y acompañada por parte de los sectores alternativos. Esa diversidad da una garantía para el debate y la aprobación de políticas públicas.

¿Confían en que van ganar mayor representatividad en las próximas elecciones?

Por las últimas elecciones presidenciales y al Congreso, sí creemos que la representatividad de los sectores alternativos podría aumentar en ciertas regiones. Ojalá se pudieran concretar alianzas y convergencias, porque, mientras más unidos estemos, mayor representatividad vamos a tener y para eso tenemos que hacer una política

generosa, solidaria y tranquila, para desterrar de la opinión pública y la percepción de la ciudadanía que los sectores de izquierda o centro izquierda no pueden juntarse. La obligatoridad es juntarnos para ganar más.

EL NUEVO DÍA

Comentarios