Ibal pignoró su recaudo hasta por 10 años

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
Hasta por 10 años el Ibal dejó como garantía su recaudo de facturación para gestionar préstamo en entidades bancarias.

A través del Banco Davivienda, Av Villas y Occidente, la empresa de Acueducto y Alcantarillado, Ibal, gestionó el préstamo para desembolsar los $40 mil millones del empréstito que solicitó el año pasado y que tiene como finalidad financiar la fase II del Acueducto Complementario.

Esto luego de las exigencias de las entidades bancarias, que solicitaron una garantía, por lo que este miércoles en Junta Directiva extraordinaria de la entidad se autorizó por unanimidad pignorar la renta de la empresa hasta en un 120%.

Cabe resaltar que la Junta Directiva del Ibal, fue primero pactada para el martes, pero se postergó para el día siguiente, fungiendo en calidad de alcalde encargado Wilmar Gómez, secretario de Apoyo a la Gestión.

Dicha garantía se dará por el tiempo que dure el endeudamiento. Con el banco de Occidente se tiene un crédito de $15 mil millones y con AV Villas de $10 mil millones, estos dos por 7 años, con Davivienda de $14 mil millones, cuyo periodo estimado de endeudamiento quedó a 10 años, comprometiendo todo el recaudo por facturación del Ibal.

“Se han solicitado tres créditos para financiar la Fase II, para tenerlos se ha solicitado certificado de pignoración de renta”, indicó el Ibal.

La entidad además señaló que dicha renta de la empresa se puede invertir durante el tiempo de endeudamiento, toda vez se asegure el pago de la cuota mensual acordada con el banco y aseguró que es una operación normal en cualquier trámite de empréstito.

 

A debate de control político

Juan Pablo Salazar, presidente del Concejo manifestó que con estas acciones lo que se está dejando ver es la falta de planeación del Ibal y aseguró que solicitará toda la información para proceder a realizar un debate de control político frente al tema.

El cabildante además explicó que con la pignoración, todo lo que reciba la entidad quedará sujeto, teniendo que destinar parte de los recursos al pago del crédito.

“Esta es una prenda, porque es una empresa que presta un servicio de un líquido vital y es la única que puede hacerlo (...) mire que está amarrado y es una forma del banco asegurar todo lo que ingrese de activos de la empresa”, acotó Salazar.

Por su parte, el concejal Pedro Mora, prefirió no ahondar en el tema, asegurando que es un proceso del que no se ha hecho mucha claridad.

EL NUEVO DÍA

Comentarios