“La prisión perpetua a violadores no es un capricho sino un clamor”, Matiz

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
La representante Adriana Matiz, coautora y ponente del proyecto, exhortó a la Comisión Primera de la Cámara para que no aplace el debate de la iniciativa, como buscan hacerlo algunos congresistas por posible uso en época de campaña.

El acto legislativo por medio del cual Colombia estaría incluyendo en su carta política la cadena perpetua a violadores y asesinos de niños quedó tambaleando, esto sin que su discusión haya empezado de lleno en la Comisión Primera de la Cámara de Representantes.

¿La razón? La representante Margarita Restrepo, del Centro Democrático, y otro grupo de congresistas, consideran conveniente postergar el trámite de la iniciativa hasta después de las elecciones del 27 de octubre, para evitar que el tema sea usado como bandera de campaña.

El proyecto seguirá su trámite en la próxima sesión de la Comisión, en la que los congresistas votarán nuevamente la proposición de aplazamiento y determinarán si se da inicio al debate o, en caso contrario, si se aplaza para después de las elecciones.

Al respecto, la representante conservadora Adriana Magali Matiz, coautora y ponente del proyecto, lamentó que se pretenda postergar bajo ese argumento y recordó que la iniciativa, en 12 años, ha sido presentada 11 veces en el Congreso de la República.

“Este tema se ha banalizado al considerarse un populismo punitivo, banalización que irrumpe con el cauce normal de la democracia, porque nosotros aquí lo que vamos hacer es darle una repuesta a la ciudadanía que tiene un clamor sentido de que haya prisión perpetua contra violadores. Carece de todo asidero las afirmaciones de que esta es una bandera de campaña. Ni yo, ni ninguno de mis compañeros, está en esa tónica”, aseguró.

Matiz también se mostró extrañada de la posición de la representante Restrepo, quien pertenece al partido de Gobierno y que ha apoyado la iniciativa. Según dijo, se estaría reuniendo con la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, para saber qué actitud va a asumir el Gobierno.

Para justificar lo apremiante de la iniciativa, la representante recordó que, según cifras de Medicina Legal, tan solo el año pasado se reportaron 1.808 casos de violencia sexual y maltrato contra niños, mientras que a nivel nacional ocurrieron 22.794, siendo los menores entre 10 y 14 años los que más sufrieron este flagelo (10.458 casos).

“En 2018 ocurrieron diariamente 62 casos de violencia sexual y dos homicidios cada día. ¿Qué tenemos que esperar para tomar esta clase de medidas? Esto no es capricho, es una medida que se debe tomar de manera urgente y el momento de hacerlo es ahora, como respuesta al clamor que tiene la ciudadanía por las alarmantes cifras de violencia sexual contra nuestros niños”, aseguró.

 

Características

La representante explicó que este proyecto de acto legislativo señala que la condena es revisable para quienes hayan cumplido al menos 25 años de su pena, esto con el propósito de no eliminar su carácter resocializador, permitiendo que la persona pueda acceder a todos los programas y procesos dispuestos por el Estado en igualdad de condiciones con los demás encarcelados.

Además, señaló Matiz, también se contempla el control automático por parte del superior jerárquico, es decir, que sean dos operadores judiciales los que revisen la responsabilidad penal que se le esté endilgando a alguna persona.

EL NUEVO DÍA

Comentarios