Piedras, Suárez y Coello, municipios con el mayor porcentaje de cédulas anuladas

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
En todos los municipios del Tolima el Consejo Nacional Electoral dejó sin efecto cédulas que se habían inscrito para las elecciones por posible riesgo de trashumancia.

Las reiteradas alertas de la Misión de Observación Electoral (MOE) sobre el riesgo de trashumancia en varios municipios del Tolima resultaron certeras, pues fueron precisamente las localidades señaladas por esta organización donde se tuvieron que dejar sin efecto el mayor número de documentos debido al riesgo de trasteo de votos.

Como se conoció la semana anterior, de las 89.391 cédulas que se inscribieron para poder votar en las elecciones regionales del 27 de octubre, el Consejo Nacional Electoral (CNE) tuvo que anular 72.944, una cifra alarmante, pues representa el 82 por ciento de los documentos que se habían registrado.

De acuerdo con Cristhian Martínez, coordinador de la MOE en el departamento, el listado de poblaciones con mayor porcentaje de cédulas anuladas está encabezado por Piedras (89%), ya de que las 680 que se inscribieron, se dejaron sin efecto 607.

La lista es seguida por Suárez (86%), Coello (79%), Saldaña (79%), Alvarado (75%), Carmen de Apicalá (71%), Ambalema (70%), Herveo (69%), Venadillo (63%), Melgar (62%), Casabianca (61%), San Luis (60%) y Valle de San Juan, Villarrica y Flandes (59%).

En contraste, los municipios con menor porcentaje de documentos anulados son Rioblanco (27%), Ibagué (29%), Chaparral y Rovira (34%); Planadas, Líbano y Espinal (36%), Villahermosa (38%) y Fresno (39%).

Aunque hay municipios con más cédulas anuladas en comparación con otros que lideran el listado, en proporción son inferiores. Por ejemplo: en Ibagué, de 30.123, se dejaron sin efecto 8.666, pero este número solo representa un 29% del total. También está el caso de Espinal, donde se anularon 1.098 documentos de los 3.023 que se registraron, para un 36%.

“Esta información guarda relación total con los informe de alertas tempranas que mes a mes habíamos estado emitiendo, es así que los municipios con más cédulas anuladas son los que nosotros habíamos estado alertando por su alta atipicidad de inscripciones”, comentó Martínez.

Según dijo, ahora le corresponde a la Fiscalía investigar penalmente a los responsables por el delito de fraude en inscripción de cédulas, así como otras conductas que vulneran las normas electorales como la participación en política de funcionarios públicos, corrupción al sufragante y violación al régimen de propaganda electoral.

 

Dato

La anulación de inscripciones no significa que los ciudadanos no podrán votar. Deberán hacerlo en el último lugar donde sufragaron, pero si se comprueba que cambiaron de residencia serán nuevamente incorporados al censo electoral.

EL NUEVO DÍA

Comentarios