Argumentos de la Corte Suprema contra Uribe Vélez

Crédito: ARCHIVO COLPRENSA - EL NUEVO DÍAÁlvaro Uribe Vélez, expresidente de Colombia y senador de la República, fue el encargado de notificar al país la decisión de la Corte Suprema de Justicia.
Uribe responde al proceso penal en la Corte Suprema de Justicia porque por tener fuero de senador su caso quedó fuera de la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes que es la que se ocupa de los procesos a los expresidentes.
PUBLICIDAD

El proceso que tiene en jaque al expresidente Álvaro Uribe Vélez comenzó el pasado 16 de febrero de 2018. Ese día, la Corte Suprema de Justicia anunció su decisión de archivar la indagación preliminar que se abrió contra el senador Iván Cepeda por presunta manipulación de testigos, hecho sobre el que no se encontró evidencia suficiente. Sin embargo, la Corte sí halló mérito para remitir copias con el fin de determinar si el senador del Centro Democrático habría incurrido en el mismo delito que denunció.

“Dado que en la aludida investigación se advirtió la existencia de amenazas y posibles ofrecimientos, al parecer con la participación de terceros, orientados a incidir en las declaraciones de varios de los testigos que comparecieron a declarar en dicho asunto y en otros, tramitados ante diferentes autoridades por los mismos hechos, la Sala ordenó expedir copias para investigar la posible participación del doctor Álvaro Uribe Vélez”, expresó la Corte Suprema en el auto con el que llamó a indagatoria al expresidente.

El contexto hacía pensar que el proceso terminaba ahí en lo que tenía que ver con la Corte, pero la defensa del expresidente apeló la decisión y además el alto tribunal recibió información que desde mediados de febrero habrían aumentado las presiones en contra de Juan Guillermo Monsalve, uno de los testigos clave en contra de Santiago Uribe Vélez, hermano del hoy senador y líder del Centro Democrático.

 

Línea de investigación

Desde ese momento, el alto tribunal decidió abrir una nueva línea de investigación en la que se recopiló evidencia sobre los contactos con Monsalve. “Como reacción a esa providencia judicial y al parecer con su consentimiento, personas allegadas al expresidente Uribe habrían emprendido nuevos actos de manipulación de testigos”, dijo la Corte en el llamado a indagatoria.

La primera decisión que se tomó fue aumentar la seguridad de Monsalve en la cárcel La Picota de Bogotá, donde comenzó a ser vigilado las 24 horas del día y se le adaptó una cocina en su celda para que él mismo cocinara sus alimentos, luego de que se frustrara un intento de envenenamiento. También se decidió adaptar elementos de grabación de audio y video en la prisión para registrar las actividades relacionadas con Monsalve, incluyendo hasta un reloj que grababa audio y video.

El 21 de febrero, la Corte recibió por parte de Reinaldo Villalba, abogado de Iván Cepeda, información sobre contactos con Monsalve a través de un conocido, quien le habría manifestado que un miembro del partido Centro Democrático en el departamento del Huila, quien, al parecer, era Álvaro Hernán Prada, que quería contactarlo para que supuestamente se retractara en su versión.

“Lo abordó y le pidió que tramitara –con él– un video en el que se retractara de sus testimonios y culpara a Cepeda de haberle ofrecido prebendas para rendir declaraciones, que dicho video tenía que ser radicado con urgencia, el viernes. Agrega el interlocutor que le habían dicho que le iban a mandar un abogado”, dijo Carlos Eduardo López Callejas, quien era conocido de Monsalve.

Según la evidencia recopilada por la Corte, por esos días, el abogado Diego Cadena asistió a la cárcel La Picota, entre el 21 y 22 de febrero, para visitar a Monsalve, acción que se habría facilitado por intermedio de Eduardo Pardo Hasche, otro prisionero recluido en el penal.

El alto tribunal agregó que el 22 de febrero Cadena visitó a Hasche y al mismo tiempo asistieron al penal el abogado Jaime Lombana y la mamá de su novia, María Mercedes Williamson de Londoño, quien es familiar del recluso. Ellos se habrían reunido en un comedor; se sentaron en una de las mesas Lombana, Williamson y Hasche, mientras que en otra, ubicada a poca distancia, se ubicaron Monsalve, su abogado Héctor Romero, y Cadena.

“En desarrollo de la conversación el abogado Cadena le manifestó a Monsalve actuar en nombre de Álvaro Uribe Vélez, y le pidió firmar un documento previamente elaborado con el fin de presentarlo con el recurso de reposición interpuesto contra la decisión del 16 de febrero, cuyo término para sustentar se vencía al día siguiente, esto es el 23 (febrero)”, dijo el auto de la Corte.

A cambio de dichos documentos, agregó el alto tribunal, Cadena le habría ofrecido sus servicios para presentar una acción de revisión a la condena que paga en prisión, sin costo alguno, además de gestionar beneficios carcelarios y en eso habría intervenido Hasche para que aceptara. Al parecer, Monsalve se negó porque no quería que le iniciaran un nuevo proceso por falso testimonio que a la postre terminaría por aumentarle la pena a 35 años que paga en la actualidad por los delitos por concierto para delinquir y secuestro.

Sin embargo, Cadena lo visitó en dos ocasiones más en las que se habría acordado realizar un documento de puño y letra de Monsalve ofreciendo disculpas a Uribe y retractándose (según dijo la Corte) de la siguiente manera: “Fui víctima de una falsa ilusión ofrecida por ese senador (Cepeda), gestiones de las cuales el abogado Cadena, informó de inmediato al senador Uribe Vélez”.

 

El proceso contra Cadena

1

El juez 25 penal municipal de Bogotá con función de control de garantías decidió programar la continuación de la audiencia en la que decidirá si cobija al abogado Diego Cadena con detención domiciliaria para mañana jueves 6 de agosto.

En este proceso, Cadena, quien hasta la semana pasada era abogado del expresidente Álvaro Uribe Vélez, y su colega de oficina Juan José Salazar, deben responder por los delitos de soborno en la acción penal y fraude procesal.

La Fiscalía solicitó cobijarlos con medida de aseguramiento de detención domiciliaria, petición que fue secundada por la Procuraduría, mientras que la representación de la víctima, el senador Iván Cepeda Castro, pidió que lo enviaran a prisión.

Hay que tener en cuenta que, de acuerdo con la Fiscalía, la intención de Cadena al cambiar los testimonios de Carlos Enrique Vélez y Juan Guillermo Monsalve, ambos exparamilitares, era hacer incurrir en error a la Corte Suprema de Justicia respecto de la información recolectada en el proceso que, inicialmente, se surtió contra Cepeda y que luego dio pie al nuevo expediente contra Uribe.

La defensa de Diego Cadena, Iván Cancino, escribió en Twitter: “La presión mediática no decide el resultado de un proceso, lo deciden los hechos y como evidencien legal y oportunamente”.

 

Destacado

La Corte Suprema dijo tener evidencia de que Álvaro Uribe Vélez contactó a personas en el exterior, con el fin de que ellas hablaran con Juan Carlos ‘El Tuso’ Sierra para que hiciera un video hablando a su favor.

 

Dato

La investigación contra Álvaro Uribe surgió de un auto inhibitorio de la Corte Suprema. No, a favor de él sino del senador Iván Cepeda, a quien el propio expresidente había señalado de manipular testigos.

REDACCIÓN NACIONAL

Comentarios