‘Duque está conduciendo el país hacia un despeñadero’, magistrado Pérez

Crédito: Archivo - EL NUEVO DÍA
El tolimense Luis Guillermo Pérez, magistrado del Consejo Nacional Electoral, dijo que pidió a la Fiscalía, la Procuraduría y el Gobierno explicar quién ordenó interceptar sus comunicaciones, hecho que suscitó sus críticas al Presidente de la República.
PUBLICIDAD

¿Qué pretenden con las interceptaciones que denunció?

Como lo he manifestado en mis trinos y columnas, he molestado al poder. Empezó con un editorial de María Isabel Rueda en La W que no me permitieron replicar, luego siguieron las advertencias y la queja disciplinaria en la Procuraduría de Ernesto Macías y después se me apareció en mi residencia un antiguo alumno que dijo estar preocupado por mi seguridad porque, además de interceptar mis comunicaciones, había órdenes de operaciones ofensivas en mi contra que iban desde montajes difamatorios hasta atentados contra mi integridad física. Así que radiqué ante la Fiscalía, la Procuraduría, el Presidente de la República y el Ministro de Defensa sendos derechos de petición para obligarles a que me respondan quiénes declararon esas órdenes.

El Gobierno ha desestimado las más recientes revelaciones de interceptaciones. ¿Cree que la respuesta a su comunicación vaya en el mismo sentido?

Espero dejar más bien una constancia histórica, por si las amenazas que hoy se hacen de operaciones se llegaran a materializar. No espero mucho porque efectivamente se ha negado la evidencia de esos perfilamientos. Entonces es posible también que destruyan la evidencia y que impidan el avance de las investigaciones judiciales o disciplinarias. Recibí esa visita inesperada de esta persona que trabaja en los organismos de inteligencia del Estado como un mensaje del poder, no tanto como el gesto de un amigo que viene a ayudarme. Lo sentí como la estafeta de un mensaje de intimidación.

Usted estuvo en el exilio precisamente por este tipo de acoso. ¿Qué piensa de que hoy vuelva a ser blanco de esas acciones?

Sí. He venido notando que ha crecido esa manera de sabotear mis comunicaciones. En un momento se metieron a mi cuenta de Twitter e interfirieron en uno de mis programas. Esta es apenas la punta del iceberg de lo mucho que hay de fondo. Mi vida ha sido un libro abierto y no tengo por qué temer. Como lo advertí en su momento, las personas que se dedicaron a cometer ilegalidades difamando, persiguiendo, interceptando y atentando contra la vida de defensores de derechos humanos, dirigentes de oposición, periodistas críticos, jueces de la República, terminaron siendo condenados. Nadie está por encima de la ley. Hoy pueden tener el poder pero mañana pueden terminar en la cárcel. Y veo que hemos retrocedido de manera muy grave. Nos están llevando hacia atrás en la rueda de la historia.

¿Por qué dice que Iván Duque nos ha retrocedido en la historia?

Lo he dicho con claridad: frente a una institucionalidad que se nos va como agua entre los dedos, unos niveles de violencia cada vez peores, atentados permanentes contra el proceso de paz, ataques sistemáticos contra la Corte Suprema, las personas que tenemos algo de conciencia democrática en Colombia, seamos o no funcionarios públicos, tenemos la obligación de pronunciarnos. Si el Presidente, como máximo representante del Estado colombiano, no da ejemplo de respeto por la institucionalidad y no toma medidas para evitar el desangre, entonces es mi deber decirlo porque hay un tipo penal llamado abuso de autoridad por omisión de denuncia. Y eso tiene como propósito que reaccione porque está conduciendo el país por un sendero hacia el despeñadero. Invito a la ciudadanía y los funcionarios públicos a que despierten. No seamos insensibles frente a estos momentos profundamente dolorosos para el país.

Para un sector, sus opiniones e invitaciones no corresponden a las de un magistrado. ¿Qué les responde?

He insistido que todos los ciudadanos en este país tenemos unos deberes esenciales establecidos en el artículo 95 de la Constitución Política: defender los derechos humanos, el medio ambiente, promover la paz, actuar con solidaridad y apoyar la institucionalidad. Ahora, los únicos límites que tengo en relación con pronunciamientos tienen que ver con las labores propias de mi cargo y por eso me he abstenido de hacer cualquier declaración en relación con responsabilidades de naturaleza administrativa. He tenido casos en mi despacho contra el Centro Democrático y el presidente Duque que he pedido que la sala plena archive porque no había fundamento en esas denuncias. Así que mi labor la seguiré desarrollando con plenas garantías para todas las fuerzas políticas sin discriminación de ninguna naturaleza. Pero ser funcionario público no me priva de mi condición de ciudadano.

Cambiando de tema, frente a la indagación contra la campaña de Duque, la cual motivó un informe suyo, se ha dicho que el magistrado Jaime Luis Lacouture debería declararse impedido porque apoyó esa aspiración. ¿Qué imparcialidad se puede esperar?

Ese tema ya fue resuelto por la sala. Ya se negó una recusación que se había hecho contra el magistrado Lacouture y él hace parte de la comisión de instrucción. Ahora, puedo decir que acá hemos venido tomando decisiones sin sesgos políticos e ideológicos. Hay diferencias que se resuelven en derecho en la sala y eso es lo normal dentro de una organización de naturaleza plural. Esa es la distinción con anteriores consejos nacionales electorales donde eran evidentes las disputas internas que iban hasta la agresión personal.

EL NUEVO DÍA

Comentarios