Tolimenses defienden que Túnel de La Línea se llame Darío Echandía

Crédito: Cristian Bonilla - EL NUEVO DÍA
En contraste con el inconformismo de ciudadanos del Quindío con que la megaobra lleve el nombre del expresidente, en el Tolima diferentes voces celebraron que la figura del político y estadista chaparraluno sea exaltada.
PUBLICIDAD

A escasos 10 días de que el presidente Iván Duque inaugure el Túnel de La Línea, en Quindío están rechazando que la megaobra lleve el nombre del chaparraluno Darío Echandía, uno de los ciudadanos más ilustres que ha dado el Tolima y que llegó a ocupar los más altos cargos del Estado colombiano.

En el vecino departamento unos prefieren que el proyecto insignia de la infraestructura nacional continúe llamándose Túnel de La Línea, como se le ha conocido desde siempre, mientras que otros proponen que debería ser bautizado oficialmente como Andes del Quindío, nombre que ha recibido durante años esa zona de la Cordillera Central.

La decisión de llamarlo en honor al expresidente tolimense no surgió en los últimos días. De hecho, la idea fue formalizada desde el 25 julio de 2018, cuando el Ministerio de Transporte, a través de la resolución 0003159, le dio el nombre de ‘Túnel II Centenario - Darío Echandía Olaya’ al túnel principal que conecta a Cajamarca con Calarcá.

Conocido el revuelo generado entre la opinión pública quindiana, en el Tolima algunas voces dijeron ser absolutamente respetuosos del debate que allí se armó, pero, en contraste, consideran que fue un acierto del Gobierno del presidente Iván Duque nombrar la obra en homenaje a quien fue conocido como la ‘conciencia jurídica de la Nación’.

Al respecto, el exfiscal y exministro Alfonso Gómez Méndez, una de las personas que quizá más ha estudiado la vida y obra de Echandía, dijo que el estadista chaparraluno no solo dejó una huella en el país y sigue siendo motivo de inspiración para las nuevas generaciones, sino que tiene un vínculo directo con Quindío.

“Echandía fue gerente, durante el Gobierno de Olaya Herrera, del Banco Agrícola Hipotecario en Armenia. Y cuando ese municipio pertenecía al viejo Caldas, fue diputado por ese departamento, incluso mucho antes de serlo por el Tolima, de modo que los quindianos también se deben sentir representados en su figura”, comentó.

Gómez Méndez recordó que antes de ser candidato presidencial, Iván Duque y él, unidos por su admiración a Echandía, llegaron a planear la escritura a cuatro manos de la biografía del político tolimense, un proyecto editorial que el mandatario le reconoció hace poco que podrían retomar una vez cumpliera sus obligaciones en la Casa de Nariño.

Por su parte, Jairo Arias, presidente de la Junta Directiva de la Cámara de Comercio de Ibagué y el Comité de Gremios del Tolima, dijo estar de acuerdo con la idea porque, como pocos, Echandía reunió las mejores calidades del sujeto tolimense y contribuyó desde diferentes escenarios al desarrollo del departamento y el país.

“Esa decisión del Presidente va en la línea de hacer un reconocimiento a la tierra de sus ancestros y me parece que nada mejor que colocarle el nombre de un reconocido tolimense que tuvo una noción elevada de la política, porque tomó distancia de las intrigas y la mentira que rodean esa actividad. Representó el cambio y las buenas costumbres en la política”, afirmó el dirigente gremial.

En el mismo sentido, Álvaro Cuartas, expresidente de la Academia de Historia del Tolima y miembro de la Academia Colombiana de la Historia, celebró que la megaobra lleve el nombre de Echandía porque fue un tolimense que tuvo un impacto en la vida política nacional a través de ideas renovadoras que propendieron por el cambio en Colombia.

“Fue un personaje que dejó una marca en el campo de la inteligencia, la literatura y la historia enorme. Es un nombre que tiene mucho peso nacional que es reconocido en las regiones. Es que tiene una dimensión de estadista profundo. Por poner un ejemplo, toda la reforma constitucional de 1930 estuvo direccionada filosófica y políticamente por él”, apuntó el historiador.

Finalmente, el exsenador liberal Guillermo Santos dijo que es un homenaje merecido a uno de los tolimenses y colombianos más brillantes de la vida pública nacional. En todo caso, al margen de los celos regionales que pueda suscitar la decisión, dijo que para el común de las personas la obra seguirá llamándose Túnel de La Línea.

“Es un honor para el departamento y un inmenso reconocimiento que se le hace a un expresidente que lo hizo todo, demostrando ser un hombre absolutamente transparente. Pero esa discusión está resuelta: por más que le cambien y le pongan los nombres que quieran, seguirá siendo el Túnel de La Línea. Los quindianos no se pueden sentir maltratados”, anotó el excongresista.

¿Quién fue Echandía?

El maestro Darío Echandía nació el 13 de octubre de 1897 en Chaparral y murió el 7 de mayo de 1989, en Ibagué. De origen liberal, se desempeñó como diputado, gobernador del Tolima, congresista, embajador, ministro de Justicia, magistrado del Tribunal Superior de Ibagué y ejerció el mandato presidencial en tres ocasiones, siendo el más destacado el período entre el 1 de octubre de 1943 al 1 de mayo de 1944.

La resolución de Mintransporte que oficializa que el túnel principal llevará su nombre también refiere que “por su vocación pedagógica fue profesor en las universidades Nacional, Externado de Colombia, Libre y en el Colegio Mayor del Rosario. Igualmente por su rectitud moral fue llamado por sus conciudadanos ‘el maestro’ y conocido como la ‘conciencia jurídica de la Nación’”.

Fue el brazo derecho en el campo político y jurídico del gobierno de la revolución en marcha, de la ley de tierras y de la reforma constitucional más importante del siglo XX.

EL NUEVO DÍA

Comentarios