“Estoy preocupado por la situación del Tolima e Ibagué”, Mauricio Jaramillo

Crédito: ARCHIVO – EL NUEVO DÍAMauricio Jaramillo, excongresista y jefe del partido Liberal en el Tolima.
Casi un año después de las elecciones regionales, el exsenador y jefe del partido Liberal rompió su silencio para negar que tenga un acercamiento con el concejal Correa y, de paso, dar sus impresiones sobre la realidad política local.
PUBLICIDAD

Sorprendió que el abogado Wilson Leal dijera que el concejal Rubén Darío Correa tuvo un acercamiento con usted y su hermano Guillermo Alfonso. ¿Qué tan cierto es eso?

En nada. Está absolutamente desinformado.

 

¿Entonces a qué atribuye esa declaración? ¿Es una invención repentina?

Pues asumo que así es porque con el concejal Correa yo no he hablado en este año. Tampoco he hablado con mi hermano de política hace mucho tiempo. Por lo tanto, no entiendo de dónde pudo haber sacado semejante afirmación el doctor Wilson.

 

¿Pero es descabellada esa aproximación política o sí podría darse?

Con el concejal Correa hemos tenido contratiempos porque cuando ejercía el periodismo muchas veces fue injusto conmigo o mi hermano, pero también hay que entender que si uno se queda mirando hacia atrás es muy poco lo que se avanza. En estos momentos estoy bastante alejado de la actividad política y no me he puesto a pensar qué pueda suceder hacia el futuro. Como tolimense estoy preocupado por la situación del departamento y su capital. Y, como seguramente lo han hecho muchos, tengo que reconocer que el concejal Correa ha venido ejerciendo una muy buena labor de control político.

 

Al hacerle esta misma pregunta al concejal Correa, respondió que no está concentrado en la política electoral pero sí dijo que es necesaria una alianza para rescatar al Tolima del barretismo. ¿Usted comparte esa posición?

Desde hace mucho tiempo he estado interesado en que el Tolima quede en las mejores manos, por eso en repetidas oportunidades le planteé al doctor Álvaro Uribe que buscáramos en conjunto las personas que tuvieran los méritos y, sobre todo, las calidades profesionales y éticas, para defender los intereses del Tolima e Ibagué. Infortunadamente, los casi ruegos al expresidente, de los que fue testigo la doctora Paloma Valencia, no fueron escuchados o tenidos en cuenta, y llegamos a unas elecciones divididos.

Esa circunstancia permitió que no hubiéramos tenido al frente de los cargos más importantes del departamento a personas de excelsas condiciones como, por ejemplo, Mauricio González Cuervo para la Gobernación y Hernando Hernández para la Alcaldía de Ibagué, teniendo en cuenta que no era una pretensión partidista sino que era el interés de un tolimense que quería que nuestro departamento volviera a brillar en el contexto nacional y se jalonen los recursos que tanta falta nos hacen. De forma lamentable no se pudo tener una gran coalición.

 

Entonces sí está a favor de esa alianza…

Si se llegaran a unir las voluntades en ese propósito, tenga la certeza de que estaré humildemente apoyando una propuesta de esas características. Me parece que el departamento requiere urgentemente la unidad para evitar que se acentúe el apoderamiento del que ha sido víctima en los últimos años y podamos darle la oportunidad de que brille con personas que tengan las mejores condiciones y cualidades para representarlo dignamente.

 

¿Y su nombre podría estar eventualmente en unas futuras elecciones regionales?

La verdad es que desde hace varios años había manifestado que no tenía interés de participar en elecciones, pero por circunstancias políticas terminé asumiendo la responsabilidad de ser candidato a la Gobernación. Hoy no tengo pretensión de tipo político y cada día quiero estar más al margen de esa actividad, porque creo que hay nuevos actores que pueden hacerlo de una mejor forma y con mejores resultados.

Lo que sí tengo claro es que trataré de aportar mi grano de arena para que el Tolima en las próximas elecciones quede en las mejores manos. En ese sentido, insisto, coincidiría con el concejal Correa en que hay que despojarnos de los sectarismos y los intereses partidistas para unir una gran cantidad de fuerzas que permitan garantizar que ese objetivo de que el Tolima vuelva a brillar pueda ser posible.

 

¿Ese proceso de unidad incluiría a su hermano Guillermo Alfonso Jaramillo? Lo pregunto porque se ha dicho que actúan como una famiempresa electoral.

Yo hablo a título personal. Desde hace muchos años, mis detractores han querido decir que Guillermo Alfonso y yo actuamos de manera conjunta y coordinada. Eso es una mentira. La relación que tengo con él es familiar. Lo aprecio y le tengo un inmenso cariño como hermano, pero políticamente desde hace mucho tiempo estamos en orillas diferentes. Dos ejemplos que lo demuestran: cuando él salió elegido Alcalde, a pesar de lo que dijo equivocadamente el doctor Rubén Darío Rodríguez, nosotros no lo apoyamos. Y el año pasado, el sector político del que él hace parte, sacó como candidato al doctor Girón y nosotros apoyamos al doctor Camilo Delgado.

De modo que no sé de dónde sacan eso, cuando muchas veces me ha sido más fácil ponerme de acuerdo con otros sectores que con los que él representa. No tenemos un acuerdo político ni sé qué está pensando o a qué aspira. Lo que sí me parece fundamental y necesario es que todos los que estemos pensando en el futuro del departamento, tenemos que desprendernos de intereses personales y partidistas para ponernos de acuerdo en personas con las mejores hojas de vida dentro de unos años.

 

¿Qué valoración hace de los gobiernos de Ricardo Orozco y Andrés Hurtado?

Estoy muy al margen de los aspectos políticos y las actividades de los gobernantes, porque esta pandemia nos ha permitido tener la oportunidad de reflexionar en lo personal y lo espiritual y ocuparme de lo empresarial. Sin embargo, no me margino de analizar lo que viene sucediendo y encuentro con infortunio que en Ibagué ha habido una serie de tropiezos, inconsistencias y permanentes improvisaciones que han sido cuestionadas duramente por aquellos que tienen la obligación de hacer control político. No creo que la ciudad vaya por buen camino.

En el caso del Tolima no tengo suficientes elementos de juicio para hacer una valoración exhaustiva. Con base en el análisis al plan de desarrollo, pienso que no se enfrentaron los verdaderos problemas que va a generar esta pandemia porque la gran mayoría de los recursos se van a invertir en obras de infraestructura, cuando creo que el departamento requiere una destinación especial en salud, educación y recuperación económica. Le reconozco al Gobernador que por lo menos ha sido una persona respetuosa con el partido Liberal, a diferencia de lo que ocurrió en el pasado, cuando se quiso avasallar con todas las colectividades para generar una dictadura que no es buena para la democracia.

 

Futuro liberal y la polémica del exfuncionario Huepa

Las próximas elecciones son las legislativas, un terreno que usted conoce muy bien. Al respecto, dos preguntas: ¿Cómo se prepara el partido Liberal? Y, ¿qué piensa de una posible aspiración al Senado de Óscar Barreto?

No me preocupo por las aspiraciones de los que pertenecen a otros partidos. Me interesa el futuro de nuestra colectividad y frente a eso entendemos que estamos en un escenario complejo. Para nadie es un secreto que la maquinaria conservadora, utilizando procedimientos que hemos reprochado permanentemente, pero que a veces pareciera que a nadie le importara, ejerce un poder muy grande para tratar de cambiar la realidad política, pero estamos absolutamente seguros de que el partido Liberal va a tener la posibilidad de salir adelante con buenos candidatos al Congreso. Aspiramos a tener, ojalá, dos curules en la Cámara y garantizar para bien del Tolima un excelente candidato o candidata al Senado de la República.

 

Un sector del liberalismo se opuso radicalmente a la reelección de César Gaviria en la jefatura del partido Liberal. La Dirección del Tolima apoyó esa decisión. ¿Por qué?

Con el doctor Gaviria siempre hemos tenido una cordial y respetuosa relación, tanto así que en la elección otorgó al Directorio Departamental la facultad expresa de entregar todos los avales. De pronto nosotros hemos sido un poco más rebeldes. Un ejemplo es que nunca estuvimos de acuerdo con apoyar al doctor Duque, quien me parece una buena persona, pero que representaba todo lo contrario a lo que defiende el partido Liberal, particularmente en el proceso de paz. Era una absoluta incoherencia que mientras llevábamos tantos años en la defensa de la paz, de la noche a la mañana resultáramos apoyando a quienes más han venido combatiendo ese proceso.

Nosotros en el Tolima consideramos que el doctor Gaviria debía mantenerse en la Dirección del Partido hasta tanto se pudiera llevar a cabo una convención nacional presencial en enero o febrero del próximo año. No estuvimos de acuerdo en que esa reelección fuera por dos años más, porque fue antidemocrático y no permitieron que fuerzas liberales se expresaran en la convención virtual.

 

¿Qué opinión tiene de que José Armando Huepa, exdirectivo de Cortolima quien fue sorprendido pidiendo dinero para su campaña en 2015, trabaje para el gobierno conservador de Orozco y Hurtado?

Esa noticia salió hace poco y, como muchas informaciones, tiene mentiras. Primero, yo no permití que nadie pidiera plata para mi campaña porque yo la financié con recursos propios y el señor estaba hablando de que cada quien aportara el valor de un almuerzo al que me habían invitado y no fui. Segundo, no me extraña que ciertas personas que se han beneficiado del trabajo de nuestra colectividad, cuando se pierde el poder, al otro día están arrodillados buscando migajas que le puedan dar quienes terminan gobernando.

De todas maneras, no se puede desconocer que el señor Huepa es una persona de origen y militancia conservadora. Él termina en Cortolima no por la participación nuestra sino por algunos miembros del Consejo Directivo conservadores que lo postularon. Por lo tanto, nosotros nada tenemos que ver con ese nombramiento, pero entendemos con claridad que son personas que no pueden vivir sin un cargo y terminan buscando un alero donde resguardarse.

Ahora, el señor Huepa estuvo en la campaña conservadora y asumo que ese apoyo le representó esa retribución. Pero lo que me parece sorprendente es que hoy está recibiendo el apoyo de quienes lo persiguieron y le hicieron el montaje. Eso me parece no tener vergüenza, pero cada quien actúa como cree que lo debe hacer.

 

Volviendo a la política electoral, ¿la suma de voluntades de la que habla podría sumar a sectores como el del gomezgallismo que llegó a apoyarlo en campaña?

Nosotros no hemos tenido alianzas con el gomezgallismo que usted llama. En su momento tuvimos una buena relación con Luis Humberto Gómez Gallo, como con otros congresistas, para ponernos de acuerdo en lo que tiene que ver con los intereses del departamento. Infortunadamente eso se perdió porque la hegemonía que hoy existe pretende excluir a todas las demás fuerzas políticas para mantener el poder. En algún momento de mi candidatura a la Gobernación, ese sector político encabezado por el representante Hernández, me ofreció su apoyo pero luego dieron una voltereta y terminaron apoyando al doctor Barreto. Tuvimos la oportunidad de coincidir electoralmente, pero eso no ocurrió. Hacia el futuro no sabemos qué pueda suceder.

REDACCIÓN POLÍTICA

Comentarios