Crimen de Álvaro Gómez Hurtado se decidió en mayo de 1982, según disidencias de Farc

Crédito: Colprensa - EL NUEVO DÍA Álvaro Gómez Hurtado fue asesinado el 2 de noviembre de 1.995
Las disidencias de la extinta guerrilla dieron validez a lo planteado por Timochenko hace una semana sobre la muerte del líder conservador.
PUBLICIDAD

Casi una semana después de que los directivos del ahora partido político Farc reconocieran que el entonces secretariado de las Farc ordenó asesinar a Álvaro Gómez Hurtado, las disidencias de este grupo guerrillero, representadas por Iván Márquez y Jesús Santrich hicieron lo propio y dieron validez a lo planteado por Timochenko hace una semana.

Márquez y Santrich aseguran que el ataque fue ordenado por el secretariado desde 1982, argumentando que el establecimiento no ha pedido perdón por los campesinos asesinados en la historia en Colombia.

Y añaden que “la eliminación de uno de los principales agitadores de la guerra a muerte contra los campesinos de Marquetalia en los años sesenta fue decidida por la Dirección de las Farc-EP desde la Séptima Conferencia realizada en el departamento del Meta, en mayo 4 al 14 de 1982”.

“Ninguna de las hipótesis sobre los móviles y autores de la muerte de Álvaro Gómez Hurtado eran ciertas, y ninguno de los que de una u otra manera había sido implicado tienen que ver con tal suceso”, se lee en el comunicado que fue publicado este lunes festivo.

Asimismo, señalaron que falsas eran las versiones de paramilitares como Éver Veloz, alias HH, y de narcotraficantes como Santa Lopesierra y Luis Hernando Gómez Bustamante, alias rasguño, quienes, según los disidentes que dejaron atrás el Acuerdo de Paz firmado entre el Estado colombiano y las Farc, estos “pretendieron incriminar, por ejemplo, al expresidente Ernesto Samper Pizano, seguramente con la premeditada determinación de sacar sucios dividendos políticos”.

Hay que recordar que la familia del exdirigente conservador se ha opuesto a la versión entregada por las Farc, como lo contó a esta redacción la semana pasada.

El hoy congresista de la Farc Julián Gallo Cubillos, conocido en la guerra como Carlos Antonio Lozada, uno de los excomandantes de las Farc, reconoció la semana pasada que fue él quien ejecutó la orden de asesinar al líder conservador, crimen perpetrado en noviembre de 1995.

Lozada le dijo al diario El Espectador que “es un hecho cuya responsabilidad es de la Red Urbana Antonio Nariño, de la cual yo era comandante”, y que la instrucción llegó directamente de Jorge Briceño, también conocido como Mono Jojoy, quien a su vez la recibió de Manuel Marulanda Vélez.

 

 

MEDELLÍN, EL COLOMBIANO

Comentarios