‘No avanzaremos como país sin garantizar derechos a las mujeres’

Crédito: Suministrada / EL NUEVO DÍA
La representante Adriana Magali Matiz consideró preocupante que la reforma política, que incluía la paridad de género y alternancia en listas, se haya hundido. Dijo que los partidos deben pasar del dicho al hecho a la hora de apoyar la participación política de las mujeres.
PUBLICIDAD

Con el hundimiento de la reforma política, una vez más los congresistas demuestran su renuencia al cambio y se cerró la posibilidad de paridad de género en la conformación de listas a corporaciones. ¿Cómo se explica esto?

En relación con la paridad, es muy necesario decir que las mujeres adquirimos hace 66 años el derecho de elegir y ser elegidas, pero en el Congreso, por ejemplo, de 238 curules, solo 55 somos mujeres. Si miramos concejos y asambleas, la participación de las mujeres no supera un 15%, de ahí la necesidad de incorporar este principio de paridad que básicamente lleva a que exista un 50% de participación en las listas.

Somos unos convencidos de que no podemos avanzar como país hacia el desarrollo, la paz y el progreso si no garantizamos que más de la mitad de la población, que representan las mujeres, efectivamente tenga garantizados sus derechos. Es preocupante que esa reforma se haya hundido ya que llevaba inmerso un avance significativo en la participación política de las mujeres. Sin la paridad, las mujeres tendríamos que esperar 20 años en el Senado, 16 años en la Cámara, 152 años en las asambleas y 124 años en los concejos, para alcanzar una participación de un 50%.

 

Uno podría concluir que el discurso de los partidos de apoyo a la mujer es humo y demagogia...

Pienso que nos estamos quedando mucho en el discurso y no estamos pasando a los hechos, las acciones, las realidades. Uno en el Congreso escucha mucho hablar sobre la participación política de las mujeres, pero cuando estamos frente a una posibilidad  de avanzar en esa dirección, no encontramos el apoyo decidido. Hay que pasar del dicho al hecho. Entendemos que solamente con esta acción no será una realidad la participación política de las mujeres y por eso, además de la paridad, es importante que las mujeres se preparen para desempeñar las tareas en cada una de las instancias de poder. Las mujeres no estamos pidiendo que nos regalen nada por el hecho de ser mujeres. Yo hablo en cuanto a la exigibilidad de los derechos humanos y políticos que tenemos hoy en día.

 

Un dirigente regional dijo en las elecciones pasadas que la participación de las mujeres en las listas se volvió un encarte porque ellas no quieren participar en política. ¿Qué decirle a líderes que opinan igual?

Ese es un estereotipo frente a la participación política de las mujeres en el que nos hacen ver débiles y se afirma que debemos estar dedicadas a las tareas del hogar y el cuidado de los hijos. Cuando la mujer intenta salir de esos estereotipos se le caricaturiza o sencillamente se le relaciona con otras orientaciones sexuales. Uno escucha que las mujeres no quieren participar, pero son las mujeres quienes más participan en reuniones de partidos o movimientos políticos y organizaciones voluntarias, quienes más confían en los partidos, quienes más participan en las juntas de Acción Comunal, quienes tenemos un potencial electoral mayor.

 

¿Qué hacer para que no se siga viendo a la mujer como ‘relleno’ en las listas?

Primero, insistir en emprender reformas que toquen aspectos como la financiación estatal del 100% y, segundo, el compromiso que deben tener los partidos políticos. Un estudio que hicimos para la presentación del proyecto que busca reformar los artículos 17 y 18 de la ley  1475 de 2011 evidenció que la gran mayoría de los partidos políticos usan los recursos que reciben para participación política de la mujeres en la celebración del Día de la Mujer o el Día de la Madre. Son conmemoraciones importantes, pero eso no es participación política.

La reforma que estoy proponiendo en mi proyecto busca establecer unas etapas en la inversión de esos recursos: una antes de ser candidata, para incentivar la participación, y otra cuando se es candidata, para formarla en el discurso, redes sociales, publicidad, funciones que van a desempeñar. Uno de los objetivos en los que hemos venido trabajando desde la Gobernación con el doctor Óscar Barreto y hoy con Ricardo Orozco es la Escuela de Líderes para Mujeres, para despertar liderazgos y no nos cojan de relleno en las listas.

 

¿Cómo alcanzar mejores escenarios cuando las integrantes de la Comisión para la Equidad de la Mujer en el Congreso parecen no tener una agenda única?

Eso no tiene nada que ver con el liderazgo. Somos representantes de todos los partidos y al interior de la Comisión Legal de la Mujer no podemos estar de acuerdo en todo. Yo no apoyo la legalización del cannabis recreativo, la eutanasia, el aborto, pero hay mujeres de la Comisión que sí están de acuerdo con esos temas. Cada uno define sus posiciones. Aquí lo importante es el trabajo mancomunado que se hace en torno a una agenda que se concertó entre todas las congresistas frente a temas fundamentales como la no violencia contra la mujer y el empoderamiento económico y político de las mujeres.

 

DATO

Matiz afirmó que en la reforma electoral intentarán incrementar la cuota de género en las listas, pasando de un 30% a un 50%.

EL NUEVO DÍA

Comentarios