“Yo no soy el dueño de Dignidad”: Jorge Robledo

Crédito: ARCHIVO - EL NUEVO DÍAJorge Robledo, senador tolimense.
Ad portas del inicio de la campaña electoral para los comicios de 2022, surgió un nuevo jugador en el tablero: el Partido Dignidad, nacido después de la salida –esperada desde hacía varios meses– de varios sectores del Polo Democrático Alternativo, entre ellos, el dirigido por el senador Jorge Robledo.
PUBLICIDAD

Aunque se encuentra en proceso de formación, la nueva colectividad ya tiene definidas sus prioridades. La principal: conseguir que el Consejo Nacional Electoral (CNE) les dé la personería jurídica, cumpliendo con lo indicado en el estatuto de la oposición. También está la realización de un primer congreso –que aún no tiene fecha–, así como consolidar una agenda propia.

El senador Robledo habló sobre estos temas y sus aspiraciones personales. Él dejó claro que aunque a principios de año anunció su decisión de aspirar a la Presidencia, aún no es oficial su candidatura.

 

Ha sido uno de los senadores más votados del Polo, ¿su salida afectará el futuro de este partido?

“Por supuesto que es una pérdida para ellos, pero están en capacidad de recuperarse. Yo no les deseo el mal”.

 

¿Cómo fue la discusión al interior del Polo para definir la salida?

“Se acumularon unos desacuerdos que nos llevaron a armar proyectos políticos distintos, porque todos concluimos, los que se quedaron y los que nos fuimos, que lo mejor era escindirnos pacíficamente, sin agravios ni ataques”.

 

¿Cómo será entonces la relación del Partido Dignidad con el Polo a partir de ahora?

“Nos salimos porque tenemos diferencias profundas, pero también mantenemos coincidencias. Vamos a seguir actuando juntos en la bancada de oposición a Iván Duque en el Congreso y en lo que tengamos desacuerdos tomaremos decisiones diferentes. Yo no entiendo la política como una pelea de perros y gatos, porque eso le hace mucho daño al país”.

 

Al igual que como se formó el Polo hace 15 años, a Dignidad llegan distintos movimientos políticos y sociales, ¿cómo conciliar estas posturas?

“Esa es la carpintería que hay que hacer, pero eso no es imposible, porque estamos unificados en unos criterios muy claros, como defender la producción y el trabajo nacional, yo insisto mucho en la frase de que el país necesita crear fuentes de empleo. También queremos desarrollar la educación y la capacidad científica en Colombia. Rechazamos la corrupción y la violencia. Y nos une la idea de que aquí caben todos los sectores, incluyendo a los empresarios. Entonces, a partir de eso tramitamos nuestras diferencias”.

 

En la presentación del partido, usted dijo que Dignidad “no está diseñado para 2022”, ¿pero qué estrategia tendrán para ese año?

“Yo no soy el dueño ni doy las órdenes. Hicimos una dirección colegiada y esa es la que tomará determinaciones. Inclusive esa dirección que nombramos es provisional, pues, lo más pronto que podamos, haremos un congreso de Dignidad y ahí veremos qué decisiones tomamos. En ese sentido, soy uno más. Es más, en este momento Dignidad no tiene candidato para la Presidencia”.

 

¿Entonces Dignidad cuándo dará nombres para las elecciones? ¿Apostarán por tener candidato propio?

“No sabemos. El partido tiene un organismo colegiado de 17 personas, incluyéndome, que es el que decidirá cómo tramitamos la candidatura. Estamos dedicados a que el CNE reconozca nuestra existencia y haremos un congreso constitutivo del partido, pero aún no tenemos un calendario”.

 

¿Y qué pasa si el CNE les rechaza la personería jurídica?

“Nos crean un problema. Violarían nuestros derechos y eso podría llevar a que yo pierda la curul en el Senado. Yo espero que eso no suceda, porque nosotros cumplimos con las leyes para la escisión, pero esa es una decisión del CNE que espero que la tome con criterios democráticos. Esta decisión la tomamos a todo riesgo: si nos cuesta dolores, los pagaremos”.

 

¿Cómo ve la fragmentación que hay en estos momentos en los sectores alternativos y de izquierda en el país?

“La fragmentación es un símbolo de la crisis. No es solo de los que estamos en oposición, si mira el duquismo, en el Congreso tiene siete partidos distintos. Cuando las sociedades entran en crisis, unir no es fácil. En el caso de la oposición tenemos esa realidad y ya veremos cómo es posible, en el mediano plazo, unificar esfuerzos”.

 

¿Ven en el panorama una alianza con el candidato de la Alianza Verde, con Sergio Fajardo o, incluso, con Gustavo Petro?

“Eso tiene que resolverlo el comité ejecutivo nacional de Dignidad. Yo no soy dueño, ni caudillo ni un príncipe. Ahora, los acuerdos son algo natural. Pero también es muy temprano para tomar decisiones. De momento, estamos concentrados en fortalecernos como partido”.

El Colombiano - Colprensa

Comentarios