Las revocatorias que ya están sonando

Crédito: Fotomontaje con fotos de archivo y Colprensa / EL NUEVO DÍAClaudia López (Bogotá), Juan Carlos Cárdenas (Bucaramanga) y Daniel Quintero (Medellín), alcaldes que podrían enfrentar procesos de revocatoria.
El 1 de enero se cumple el primer año de gobierno de los alcaldes y a partir de esa fecha la ley permite iniciar los trámites para la revocatoria de sus mandatos.
PUBLICIDAD

Daniel Quintero en Medellín, William Dau en Cartagena, Claudia López en Bogotá y Juan Carlos Cárdenas en Bucaramanga son algunos de los alcaldes que, según versiones preliminares, estarían en la mira de procesos de revocatoria.

En algunos de estos casos ya se iniciaron los trámites para conformar los comités de recolección de firmas, faltando poco para que se cumpla con el plazo que establecen las leyes electorales para poder iniciar este procedimiento: un año (pueden iniciar el 1 de enero de 2021).

Pese a que este es un recurso que ofrece el Estado para garantizar un amplio ejercicio de la democracia, analistas coinciden en que es muy difícil que alguna de estas revocatorias de mandato llegue a prosperar. De hecho, ninguno de los procesos que se han adelantado en ciudades capitales ha terminado con la salida del alcalde del cargo.

Esto debido a que uno de los requisitos es que se pueda demostrar que el mandatario no ha cumplido con el plan de su gobierno. Y este año, de forma particular, los alcaldes pueden argumentar que no han podido cumplir con sus propuestas por los desafíos y las medidas de restricción que llegaron con la pandemia del Covid-19.

Además, los gobernantes contra quienes se están adelantando estos procesos de revocatoria de mandato mantienen imágenes favorables de más del 50%.

 

En Bucaramanga

En la capital santandereana, si bien el exalcalde Rodolfo Hernández no ha expresado públicamente su interés en iniciar el proceso de revocatoria contra Juan Carlos Cárdenas (a quien avaló en su candidatura), en septiembre pasado un derecho de petición que él mismo radicó en la Registraduría, preguntando por el procedimiento, puso a muchas personas en la ciudad a especular.

Sobre todo si tenemos en cuenta que cada vez es más evidente el ‘divorcio’ entre ambos. No en vano, Hernández Suárez ha criticado públicamente en varias ocasiones a Cárdenas Rey, mientras que este último se ha distanciado de la Liga y la Alianza Verde, los partidos que lo acompañaron inicialmente.

Mientras en el resto del país las revocatorias están siendo impulsadas por grupos opositores, en Bucaramanga ese no sería el caso.

 

En Medellín

En el resto del país, uno de los intentos de revocatoria que más ha sonado ha sido la del alcalde de Medellín, Daniel Quintero, quien hace pocos días ganó una tutela interpuesta por Medellín Cuenta Conmigo, el comité que busca su revocatoria. Ellos pedían que el mandatario se retractara de un trino en el que los acusaba de usar a Pablo Escobar como referente.

El columnista John Mario González dice que en el caso de Quintero, para nadie es un secreto que este recurso para sacarlo del poder está apalancado por opositores, especialmente quienes apoyan a Luis Alfredo Ramos.

El analista advierte que es difícil que la revocatoria prospere, porque el alcalde de Medellín tiene una gran aceptación popular.

Carlos Andrés Arias, analista político, indica que en este caso se ha demostrado que detrás de la misma hay ‘cacaos’ antioqueños que pertenecen a la clase dirigente tradicional.

 

En Bogotá

Otra de las revocatorias que ha generado polémica ha sido la de la alcaldesa de Bogotá, Claudia López.

Esta es impulsada por distintos sectores, entre ellos el petrismo, que desde que la mandataria está en el poder se declaró en oposición, en especial por continuar con el proyecto del Metro que propuso Enrique Peñalosa.

Por su parte, el alcalde de Cartagena, William Dau, también tiene una revocatoria en proceso por el comité ‘Cartagena corrige’, que es liderado por el exalcalde Rodolfo Díaz Wright. Entre las justificaciones de los promotores está que el mandatario no tiene las cualidades que se necesitan para estar en el cargo.

Carlos Mario Marín, alcalde de Manizales, es otro de los que está en la mira de ser revocado bajo el argumento de ingobernabilidad, luego de que doce miembros de su gabinete presentaran su renuncia.

 

Elemento polarizador

Si bien la mayoría de los que impulsan las revocatorias de mandato saben que es difícil que estas prosperen, al final siguen con estas porque son un elemento que facilita la polarización y enrarecen el clima alrededor del mandatario que se quiere revocar.

John Mario González señala que estas también se vuelven una amenaza para los mandatarios que no lo saben manejar, porque la intención de muchas revocatorias es restarles popularidad, más no sacarlos del poder.

“La mayoría de los alcaldes que se pretenden revocar tienen popularidad por encima del 50 %. Para que estas tuvieran la posibilidad de prosperar, se requeriría que la gente estuviera hastiada con un alcalde y eso en ninguna ciudad del país se ha visto”, añade González.

El columnista indica, además, que esta figura no tiene los suficientes ‘dientes’ porque es “difícil comprobar que un gobernante no está cumpliendo con su plan de Gobierno”.

Para el analista Pedro Viveros, la revocatoria es un elemento válido y legal, pero que viene de regímenes parlamentarios, donde sí puede ser efectivo, pero en el caso de Colombia “es un saludo a la bandera”.

 

En Ibagué

Con la etiqueta #SalvemosIbagué, comenzó a circular en redes sociales una imagen en la que se promueve la revocatoria del alcalde Andrés Fabián Hurtado. En la pieza no se advierte quiénes están detrás de la iniciativa ni los motivos que tienen para impulsarla, pero en mentideros ha trascendido que después del 6 de enero de 2021 se formalizaría el trámite para conformar el comité de recolección de firmas ante la Registraduría Nacional del Estado Civil.

REDACCIÓN Y COLPRENSA

Comentarios