Plenaria del Senado definirá el futuro de la reforma electoral

Crédito: Archivo - EL NUEVO DÍALuego de tres días de discusión, la plenaria de la Cámara de Representantes aprobó el proyecto de ley que reforma las normas electorales del país.
En su última semana de sesiones de la vigencia 2020, la plenaria del Senado deberá decidir el futuro de la reforma electoral del país que aguarda por su último debate antes de convertirse en Ley.
PUBLICIDAD

En medio de una amplia concertación de todos los partidos, incluida la oposición, la plenaria de la Cámara de Representantes aprobó la totalidad del articulado de la reforma al Código Nacional Electoral, con el cual se modernizan las normas electorales del país que estaban vigentes desde el año 1986.

En total se analizaron 2.000 proposiciones, las cuales llevaron a que la ley tenga 273 artículos, siendo una de las leyes que más concertación ha tenido entre todos los partidos, pese a que fue muy criticada en especial por los sectores de la oposición.

En ese sentido el coordinador ponente, representante a la Cámara, Alejandro Vega, destacó que no se avanzó de manera inconsulta, por el contrario se escuchó de forma insistente a todas las bancadas. “Hemos realizado un debate democrático y garantista, escuchando todas las consideraciones siempre de frente al país”, destacó.

Otra de las ponentes, la representante a la Cámara, Juanita Goebertus, al hacer el balance de lo aprobado, destacó que la reforma resuelve problemas concretos del proceso electoral como la residencia electoral, se tendrá un solo e-14, se extendió en una hora la jornada electoral (de 8 a.m. a 5 p.m.) y jurados directos del censo. De la misma forma se tiene lo referente al voto rural.

La ley también incorpora lo referente a la paridad de género, es decir que en adelante los partidos políticos para todas las elecciones de corporaciones deberán integrar sus listas con un 50% de mujeres.

 

Las críticas a la reforma

En los temas malos de la reforma, según la representante Goebertus, estuvo el aumento de la burocracia en la Registraduría para nombrar registradores, más de mil en el país, la eliminación del registro de aportantes y proveedores y la discrecionalidad del registrador para determinar la implementación del voto electrónico.

Por su parte, el registrador nacional, Alexander Vega, sostuvo que “no era un proyecto fácil. Se ha logrado un gran texto, tenía claro que cuando radicáramos el proyecto no iba a ser un tema fácil. Lo difícil era generar consensos sobre una norma electoral”.

Colprensa

Comentarios