“Ibagué quedará a paz y salvo con las obras reclamadas por décadas”, Andrés Hurtado

Crédito: Archivo / EL NUEVO DÍAAndrés Hurtado, alcalde de Ibagué.
El Alcalde de Ibagué afirmó que entre enero y febrero iniciarán los procesos de contratación de los proyectos de infraestructura como los escenarios deportivos. Dijo que lo más difícil de 2020 fue lidiar con sectores que se oponen al desarrollo.
PUBLICIDAD

Teniendo en cuenta las dificultades derivadas de la pandemia, ¿qué tan productivo resultó su primer año de Gobierno en materia de inversión?

No hemos perdido ni un solo día. En los dos primeros meses de Gobierno planteamos qué era lo primordial que debíamos hacer y entendimos que teníamos que poner a Ibagué a paz y salvo con todas las obras pendientes, las cuales nos proponemos hacer en este gobierno. Los tiempos van bien: En junio el Concejo aprobó la autorización para suscribir este crédito por $105.000 millones y, después de recibir varias propuestas, en noviembre autoricé la suscripción del crédito con Findeter, que quedará registrado ante el Ministerio de Hacienda por tarde la primera semana de enero. Una vez sea desembolsado, arrancaremos con las licitaciones de las obras.

 

¿El trámite del crédito retrasó de alguna manera la licitación de los proyectos?

Recibimos varias propuestas de entidades bancarias, pero, por recomendación del Ministro de Hacienda (Alberto Carrasquilla) decidimos pausar y esperar hasta noviembre a que Findeter estableciera unas tasas preferenciales en el marco de la reactivación económica, que finalmente le permitió a Ibagué ahorrarse $15.000 millones en el pago de los intereses.

 

De manera tentativa, ¿cuándo considera que iniciarán los procesos de contratación?

Esperamos que en enero se realicen todos los desembolsos por parte de Findeter y a partir de febrero haremos avanzaremos con los estudios y diseños de la planta de tratamiento, el tanque de almacenamiento y la interconexión de los 16 acueductos comunitarios del sur; las unidades de salud de Topacio y El Salado, y el intercambiador vial de la calle 60 con carrera Quinta. Una vez tengamos los estudios y diseños, en julio iniciamos la contratación, en septiembre adjudicamos y en octubre arrancamos obras.

También vamos a apalancar las obras complementarias de los megacolegios, las obras del Panóptico, los mejoramientos de vivienda y la infraestructura deportiva, que incluye el complejo de raquetas, la pista de BMX, el tejódromo y las piscinas olímpicas. Espero que la construcción de esos escenarios arranquen en mayo. Además, desde enero vamos a colgar la licitación de la unidad de salud de Picaleña.

 

La Contraloría Municipal señaló en un informe que los retrasos en la infraestructura educativa es alarmante. De manera concreta, ¿qué se puede esperar de los colegios?

La Ministra de Educación conoce nuestra preocupación frente a los colegios Antonio Reyes Umaña, Alfonso Palacios Rudas y Alberto Santofimio Caicedo. El Ministerio está en el trámite de declarar los incumplimientos y reasignar los contratistas. El resto de instituciones van muy adelantadas. De hecho, tenemos dos para entregarlas completamente. Hay otras obras que vamos a iniciar, están surtiendo los trámites antes las curadurías y esperamos arrancarlas muy pronto de la mano del Gobierno nacional.

 

De manera autocrítica, ¿qué equivocación cree que cometió y debe corregir de cara a los tres años de Gobierno que le quedan?

Como seres humanos, cometemos errores, pero a nosotros no nos ha faltado voluntad de trabajar por Ibagué. Por el contrario, hemos tenido bastantes aciertos, como, por ejemplo, apostarle a terminar toda la infraestructura que los ibaguereños vienen reclamando por décadas. Lo más difícil de este año fue lidiar con sectores y personas que no entendían que estábamos en una emergencia y se atravesaron a la gestión de importantes proyectos sin detenerse a mirar que lo más importante es la gente y su desarrollo.

 

Desde que inició su Administración ha habido unos 15 cambios en su gabinete. Para algunos, esto es señal de improvisación o de manejo político. ¿Qué les responde?

He hecho los cambios que he requerido y no me ha temblado la mano. Cuando he tenido que hacer un cambio, poco me importa si es cuota política de alguien. Lo que miro son los resultados de la gente porque la ciudad me evalúa con base en eso.

La más recientes encuesta #MiVozMiCiudad, del programa Cómo Vamos, señala que solo el 17% de ibaguereños cree que la ciudad va por buen camino. ¿A qué atribuye tanto desánimo?

Quiero decirle a los ibaguereños que hemos hecho un esfuerzo enorme para proyectar una ciudad moderna luego de recibirla con múltiples problemas, pero no nos sentamos a llorar ni a criticar. Repito: vamos a poner a paz y salvo a Ibagué con todas esas obras que venimos reclamando hace 25 años años o más. Este Gobierno se está concentrando en ejecutar los proyectos y va a cumplir. Vamos a generar múltiples oportunidades de empleo.

 Ibagué es una ciudad que está en construcción y se está poniendo a la par de otras ciudades para competir. Hay esperanza e ilusión. Este no fue un año fácil para nadie, pero aún en medio de esas dificultades vamos a sacar adelante la ciudad. He sido un alcalde que ha convocado a la unidad y ha llamado a todos sectores para que trabajemos y hablemos bien de Ibagué.

 

En el Concejo se refirieron al exgobernador Óscar Barreto como el ‘altísimo’. Siendo su jefe político, ¿lo reconoce de esa manera?

Siempre he sido una persona prudente, que habla con franqueza y, sobre todo, he sido un hombre de Dios. Para mí, Dios es el altísimo, el ser todopoderoso que nos da la sabiduría y la inteligencia. Para él siempre toda la gloria y la honra. Es al único que sigo las indicaciones.

 

Asocapitales presentó al Gobierno nacional unas propuestas para que sean tenidas en cuenta en la próxima reforma tributaria. Para el caso de Ibagué, ¿cuál sería el aspecto más beneficioso?

Nosotros propusimos ampliar mucho más la capacidad de endeudamiento de las ciudades en esta época en la que necesitamos hacer inversiones públicas, también planteamos mayores beneficios en cuanto a los créditos para que fueran a 25 años y tuvieran cinco años de gracia, y solicitamos que Ibagué iba sea declarada como Zona Económica Social Especial para ser más atractivos para las inversiones de grandes empresas. La ciudad cumple con los requerimientos, como estar en los últimos cinco años en promedio con las tasas de desempleo mayor al 14%.

 

Se teme que a nivel nacional se dé una especie de ‘rapiña’ entre los departamentos para acceder a las vacunas. ¿El Gobierno ya socializó con los alcaldes cómo funcionará el plan?

Ya hubo una coordinación con todos los gobiernos municipales. Eso no es de rapiña o quién tiene más fuerza. Se hizo una priorización de grupos poblacionales que tiene cinco etapas: primero van las personas mayores a 80 años y los trabajadores de la salud de primera línea; siguen todas las personas entre 60 y 79 años, así como los trabajadores de la salud de segunda y tercera línea; después viene el 100% de la población de 16 a 59 años que tenga comorbilidades y los profesores de básica y secundaria; continúan los cuidadores institucionales y las personas con ocupaciones en situaciones de riesgo, y finaliza la población que tenga entre 16 y 59 años libre de comorbilidades.

 

¿Qué le responde a quienes, como el concejal Rubén Darío Correa, le atribuyen a usted el aumento de casos porque, según ellos, no ha dado ejemplo de autocuidado y respeto por los protocolos?

Me parece irresponsable decir que la gente se contagió por culpa nuestra. El Ministerio de Salud felicitó a Ibagué porque, además de haber sido la primera ciudad en cerrar sus fronteras y adoptar las medidas de toque de queda, pasó de 115 camas a 255, trajo más de 20 ventiladores mecánicos de los Emiratos Árabes, gestionó ante el Presidente más de 50 unidades de cuidados intensivos, logró con la embajada de China más de 40.000 tapabocas, hicimos una gestión importante con el sector privado y los gremios.

Ahora, en todas mis intervenciones me retiro el tapabocas para poder pronunciarme, pero una vez termino, me lo pongo de nuevo. Por consiguiente lo que se dice no es cierto. En todos lados me ven siempre protegido. De manera que estos señalamientos son salidos de lugar. Algunas personas no salen de sus cuatro paredes.

 

Defiende sus actuaciones

¿Le preocupa o genera desconfianza que Didier Portela, a quien llamó en campaña como testaferro del ‘Cartel del agua’, haga parte del consorcio que estará a cargo de construir el Coliseo Mayor?

Ahí se denota justamente nuestra pulcritud y la transparencia en cada uno de los procesos que hemos desarrollado porque cualquier oferente que cumpla con los requisitos puede participar en Ibagué. En este caso, cuyo pliego de condiciones fue construido por el Ministerio del Deporte, tuvimos 93 personas interesadas y se presentaron seis oferentes a quienes les dimos todas las garantías para que pudieran hacer sus observaciones.

 

Con la controversia que se armó con la modificación al letrero de Ibagué, muchos se preguntan si existe una acción deliberada para uniformar a la ciudad de azul o privilegiar una estética determinada. ¿Es así?

No hay ninguna estética de ningún color. Hay que abrir un poco la mente y ser visionarios. Los invito a que miremos los letreros de Barranquilla o de Toronto, que son coloridos. El mundo cambió y tenemos que salir de las cuatro paredes. Ibagué tiene una marca: Ciudad Musical, que se institucionalizó desde 2008 y que tiene un único logo que estamos poniendo en letreros bonitos y modernos. Tenemos que estar abiertos a la multiplicidad de colores y reflejar la diversidad propia de los festivales que se organizan en la ciudad. También hago un llamado a que pensemos en las cosas importantes que requiere nuestra ciudad. Fíjese cómo han hablado de un letrero, pero no lo hicieron atrás cuando robaron la infraestructura.

 

La declaración del Gerente de la Gestora Urbana parece infortunada. ¿No cree que al decir que no buscará a los responsables de modificar el letrero está enviando el mensaje errático de que cualquiera, en pleno centro de Ibagué, puede dañar el mobiliario urbano?

Le llamé la atención a este funcionario justamente por esa declaración. Nosotros somos responsables de lo que pase en la infraestructura de nuestra ciudad. Le pedí que, por el contrario, me dé resultados de quién hizo esto, porque finalmente la responsabilidad es de la Administración.

 

Antes de que se aplazara el Sudamericano Sub-20, se llegó a comentar que Ibagué perdería la subsede de ese evento porque no se garantizaría la pantalla gigante en el estadio Manuel Murillo Toro. ¿Qué tan cierta era esa información?

La Conmebol no exigió la pantalla, pero, en todo caso, el Gobernador la va a comprar. Todos los requisitos exigidos se están construyendo para tener nuestro estadio a punto de cara a este certamen que, como usted señala, fue aplazado para el segundo semestre de 2021.

 

La veeduría Vapi dice que la Alcaldía mintió al informar que había pavimentado 50.000 metros de vías en lo corrido del año. ¿Ese dato si corresponde a la realidad?

Soy respetuoso de las veedurías ciudadanas, pero no he visto el informe del levantamiento de las intervenciones que realizamos por parte de Vapi. Estaré presto a que nos allegue el informe para que controvierta frenteramente lo manifestado. Hasta ahora, repito, no he recibido ni planos ni áreas que desmientan el dato que nosotros entregamos.

 

En redes le han cuestionado mucho la adquisición de una camioneta de $273 millones porque ya tiene un vehículo modelo 2019 completamente funcional. ¿Cuál fue la justificación para realizar esta compra?

Este carro es para atender todos los requerimientos que se tienen del Gobierno municipal, pero también para atender y poner a disposición de los funcionarios del Gobierno nacional que nos visitan. Soy un hombre desprendido. No es un carro que me voy a llevar para la casa. Todos los alcaldes han comprado vehículos. Tenemos un parque automotor bastante obsoleto. Estas son gestiones normales que se hacen en todos los gobiernos, pero acá nuevamente caen en la minucia y el populismo, que no me interesan.

 

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios