“Me preocupa que proceso contra el concejal Correa no avance”, Ocampo

Crédito: Suministrada / EL NUEVO DÍAEl abogado Ocampo fue designado como zar anticorrupción en el Gobierno anterior.
El abogado Augusto Ocampo, conocido como zar anticorrupción durante la anterior Administración, dijo que el concejal Rubén Darío Correa está dilatando el proceso en su contra por injuria y calumnia.
PUBLICIDAD

Usted denunció al concejal Correa porque lo señaló de organizar un complot para judicializar periodistas. ¿Qué pasó con la audiencia concentrada que estuvo programada para el viernes pasado?

Esta es la fecha que no sé qué pasó. Envié por lo menos cinco correos, pero el Juzgado no ha tenido el respeto y la educación de comunicarnos qué pasó a mí o al abogado Miguel Ángel del Río, que funge como acusador privado. Si existió alguna solicitud de aplazamiento por alguna razón por parte de la defensa de Correa, lo más normal es que comuniquen a las otras partes del proceso con antelación a la audiencia. O si fue ese mismo día, debieron instalar la audiencia y permitirnos saber cuáles son las razones.

Preocupa que este caso no avance a pesar de que la acusación se radicó hace más de un año y que se trata de un tema que no reviste mayor complejidad por la naturaleza de los delitos. Ahora, sabemos, el señor Correa formuló una tutela para que a la Fiscalía le devolvieran la actuación en el juicio, pero la perdió en Ibagué en primera instancia y acá en Bogotá en segunda ante la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia. Antes lo regañaron. Frente a esta dilación sistemática, solicitaré la investigación contra su abogado, porque no se puede abusar de las vías del derecho.

 

¿Es cierto que se archivó la denuncia que interpuso en  su contra suya el concejal Correa por ese supuesto complot?

Según el señor Correa, después de 25 años me volví un jefe de capos cuando crucé el peaje de Gualanday. Siempre di la cara en ese proceso. Pues bien, se archivó por atipicidad objetiva, es decir, esos hechos no existieron. No había otro camino frente a una denuncia temeraria de los señores Correa y Héctor Sánchez, que ahora tendrán que asumir una denuncia penal por fraude procesal y falsa denuncia junto a otro periodista de un portal muy conocido y otro periodista no tan conocido. Ahora, también tendrán que responder patrimonialmente por los daños de estos sujetos, eso nos permite pedir medidas cautelares para embargar bienes y salarios.

 

Uno de sus críticos en la ciudad, el columnista Eduardo Bejarano, dijo que usted es un “tinterillo de cafetín” que no se compara con abogados como Iván Cancino o Jaime Lombana. ¿Qué le responde?

No sé quién es el señor. No puedo andar respondiendo a cualquier persona. Pienso que está desinformado. Con Iván tengo la mejor relación y de Lombana sé que es un abogado que apodera causas de la extrema derecha. Tanto a él como a otros como Abelardo de la Espriella les hemos ganado los procesos.

 

Bejarano también cuestiona que no generó resultados como el profesional a cargo de la Oficina de Transparencia que se creó durante el gobierno de Guillermo Alfonso Jaramillo...

Está mal informado. Fue públicamente conocido el informe de la Secretaría de Hacienda donde se detallaron las casi 60 investigaciones que se adelantaron, varias de ellas fueron objeto de denuncias formales en la Fiscalía. Lo invito a que revise las evidencias. Y no me lo ha preguntado, pero le cuento  que fueron archivadas las denuncias en mi contra por la  supuesta corrupción que aducen hubo en el contrato que tuve durante mi paso por la Administración municipal.

 

Usted asumió la defensa de Diego Duván Carrillo, el joven judicializado por trinar  “ojalá maten a ese cerdo”, en supuesta referencia al presidente Iván Duque. ¿Qué pasó con eso?

A este muchacho le iban a formular imputación y después de que tomo poder, la Fiscalía retira la solicitud de imputación. Y por atipicidad objetiva, se archivó la denuncia que formuló Víctor Mosquera, abogado de Andrés Felipe Arias, contra el joven Sergio Esteban Arias por un trino en el que dijo que el exministro se quería volar. Por eso vamos a denunciar penal y disciplinariamente a mi doctor Mosquera.

 

Usted también asumió la defensa del patrullero de la Policía Ángel Zúñiga que se opuso al desalojo en Cali. ¿Ya hubo decisión al respecto?

Eso está apenas en indagacón preliminar, el juez se fue de vacaciones, está todo muy lento. Eso tiene reserva y no puedo hablar. Se logró que  la investigación saliera de la Policía para que lo lleve la Procuraduría General porque en la misma institución habían prejuzgado al patrullero y no habían garantías.

 

Un caso que tuvo resonancia el pasado fin de semana y también asumió tiene que ver con Iván Espejo, un joven que estuvo a poco de morir luego de un brutal golpiza que le propinó un superior cuando fue alumno de la Fuerza Aérea Colombiana, entidad que se desentendió del asunto. ¿Por qué asumió ese caso?

Vamos a radicar formalmente ante la Fuerza Aérea el requerimiento de las copias del disciplinario que de manera extraña y exprés archivaron a favor del agresor del muchacho y en la Fiscalía ya se envío un requerimiento para que nos reconozcan personería para apoderar a Iván, en calidad de víctima, en la investigación penal en contra del agresor.  

 

¿De dónde nace esa iniciativa de asumir este tipo de casos que tienen una visibilidad  en medios?

Siempre hemos tenido estos casos, pero ahora tienen más visibilidad con las redes. Eso tiene que ver con mi historia de vida: era supremamente pobre, fui vendedor ambulante y, inspirado en Jorge Eliécer Gaitán, estudié Derecho sobre todo por aquellas causas que no tienen doliente, por personas que pertenecen a población vulnerable, para que no se presenten injusticias. Quienes hemos padecido el abuso del poder tenemos mayor legitimidad para representar a las personas que también son víctimas de quienes ostentan una posición dominante.

 

 

¿Qué tiene que ver con la revocatoria?

Usted ya no reside en Ibagué y no sé qué tan familiarizado está con la situación local, pero en redes celebró la revocatoria contra el alcalde Andrés Hurtado. ¿Por qué?

No es un secreto para nadie los cuestionamientos desde el punto de vista disciplinario y penal del manejo de la pandemia, se ha burlado de las medidas de confinamiento cuando ha debido dar ejemplo, aparece en el ranking entre los peores alcaldes y, para acabar de completar, actualmente está siendo procesado y está en tela de juicio su presunción de inocencia en un proceso penal que enfrenta. Si eso no justifica una revocatoria, que es un ejercicio democrático y soberano, entonces no sé qué lo es. Es un fallido administrador. 

 

¿Su apoyo denota un respaldo del exalcalde Guillermo Alfonso Jaramillo a esa iniciativa?

De ninguna manera. Hace rato no me hablo con Guillermo Alfonso a pesar de que soy su defensor suplente en el proceso que lleva. No soy mandadero. No necesito de nadie para saber que la ciudad está al garete. Y si puedo colaborar, mi oficina y mis conocimientos están al servicio de esa causa.

 

¿Es cierto que tiene intención de aspirar en las elecciones al Congreso de la República en 2022?

No sé. Participar es interesante. El senador Gustavo Bolívar nos invitó al doctor Miguel Ángel Del Río y a mí a hacer parte de ese proceso. He dicho en varios escenarios que si se dan términos de igualdad y sin ningún tipo de ventaja, participamos en ese propósito de lograr un cambio histórico de representación en el Congreso con gente que tiene méritos, trayectoria y son líderes y lideresas de las regiones. Si se da la posibilidad de ser elegidos para lograr esa propuesta del senador Bolívar de 55/86 en el Congreso, pues qué mejor que proyectarse en un escenario de poder para potenciar de mejor manera eso que hemos venido haciendo los últimos años, que es ayudar a las personas.

EL NUEVO DÍA

Comentarios