“El Gobierno es ciego, sordo y mudo frente a la miseria”

Crédito: Suministrada / EL NUEVO DÍA
Jaime Cortés, presidente de la Confederación General del Trabajo en Tolima y miembro del Consejo Directivo de Comfenalco, dijo que los ciudadanos y las pequeñas empresas del país no han recibido una ayuda decidida del Gobierno nacional, mientras aguantan hambre o quiebran.
PUBLICIDAD

¿Cuál es el legado de Julio Roberto Gómez, presidente de la CGT, para el sindicalismo?

Para el movimiento sindical colombiano, la pérdida de nuestro compañero, presidente y maestro ha sido dolorosa. Sus 50 años de lucha dedicados a la defensa del trabajo decente y digno, la paz, la justicia social, la democracia, el medio ambiente, los derechos fundamentales y los campesinos lo hacen el dirigente sindical más importante que ha tenido nuestro país. Pero no eso es solo una pérdida para el sindicalismo colombiano, sino para el movimiento latinoamericano porque era el presidente de la Alternativa Democrática Sindical de las Américas, una organización que reúne a más de 25 millones de trabajadores de 22 países. En honor a la memoria de Julio Roberto, tenemos el compromiso de seguir luchando por un mejor país bajo la premisa de diálogo social y concertación, como siempre lo hizo.

 

En la actual coyuntura y a 18 meses de que el presidente  Iván Duque deje la Casa de Nariño, ¿qué balance hace de su Gobierno?

Tenemos muchos reparos. Con el Comando Nacional de Paro y el Comando Unitario de las centrales obreras se presentó un pliego de emergencia donde está planteada la renta básica para los más humildes, empleando las reservas internacionales. Es decir, Iván Duque está dejando aguantar hambre a los colombianos con la plata guardada debajo del colchón. Se necesita un subsidio realmente integral a las micro, pequeñas y medianas empresas que están en la quiebra, porque el Gobierno solo le ha tirado los salvavidas a las grandes empresas y el capital financiero.

El Estado y el Gobierno tienen la obligación de garantizarle a los trabajadores, desempleados, informales y mipymes la posibilidad de seguir manteniendo unas condiciones mínimas y dignas de vida. Además, por inconstitucional, también planteamos la derogatoria del decreto 1174, que no es otra cosa que acabar la seguridad social y la posibilidad de pensionarse a los colombianos, abriéndole las puertas al trabajo por horas.

 

No se conocen las líneas gruesas de la nueva reforma tributaria, pero sectores dicen que debe incluir impuesto a la riqueza. ¿Qué opina?

En una verdadera democracia los que deben aportar son los que realmente tienen la riqueza, en ese sentido nos hemos opuesto al aumento del IVA y gravar la canasta familiar porque le quita el poder adquisitivo a los trabajadores y sus familias, como ya lo hicieron con el pírrico aumento del salario mínimo pírrico. Hoy sabemos que la canasta básica familiar está por encima de $1.650.000, ese es el salario que deberían tener, por eso cualquier tipo de reforma tributaria que no esté enmarcada dentro de los grandes capitales, las transnacionales y quienes acumulan las riquezas, como el sector financiero, va tocar a los trabajadores y la clase media. En el pliego nos oponemos a la reforma tributaria con cualquier visión, porque esta situación no aguanta más tributarias, como tampoco aguanta reformas pensional o laboral.

 

Para el caso de Ibagué, con tan alto desempleo e informalidad, ¿qué han propuesto?

Es vergonzoso tener los más altos índices de desempleo. La realidad de Ibagué, Tolima y el país es muy triste. Es una crisis profunda y por eso siempre hemos dicho que los recursos están llegando al sector financiero y las grandes empresas. Tenemos una quiebra de los diferentes sectores agrarios de la producción nacional, mientras el Gobierno se hace el de oídos sordos. Hay que replantear ese tema de los tratados de libre comercio y proteger la producción nacional, porque hoy Colombia está importando por encima de $14 millones de toneladas al año.

El subsidio a la nómina debe ser constante y generar créditos a largo plazo, que comiencen a pagarse dentro de uno o dos años, cuando se comience a ver el fin de esta pandemia. El mecanismo de protección al cesante y subsidio de desempleo realmente no llegó a todos los empleados de este país. En general, hay una serie de anuncios del Gobierno pero  no se ven en la realidad. Por eso se volvieron a ver los trapos rojos de gente aguantando hambre. Un Gobierno que realmente es ciego, sordo y mudo frente a necesidad y miseria de la realidad del país.

 

¿Apoyan la propuesta del senador Gustavo Petro de que el Banco de la República emita dinero?

Eso lo viene planteando el Comando Nacional de Paro y nuestra confederación desde el año pasado para que haya más flujo y realmente llegue ese dinero a las mipymes. Hablan de que el año pasado se emitió alrededor de $12 billones, pero no los vemos por ningún lado. Realmente creo que ese dinero fue para el capital financiero porque ellos son los únicos que han ganado en la pandemia.

 

¿Prevén escenarios de movilización este año?

Los trabajadores vamos a plantear una serie de movilizaciones. Creo que este Gobierno no ha podido ser más nefasto frente a los derechos fundamentales de los trabajadores y un Presidente que rompió una tradición de diálogo. Solo habla en televisión una serie de cosas que pareciera que está en otro país. En nuestra agenda sigue estando la defensa de los recursos naturales, a democracia, la paz y la vida. Es un gobierno que está de espaldas a la realidad.

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios