“El sur del Tolima es una de las subregiones con menos inversión para la paz”, Juanita Goebertus

Crédito: Colprensa / EL NUEVO DÍAJuanita Goebertus, representante a la Cámara por el partido Alianza Verde.
La representante de Alianza Verde y una de las integrantes de la Comisión de Paz del Congreso aseguró que, por ejemplo, el sur del Tolima es la tercera subregión Pdet del país con menos proyectos aprobados a través de Ocad Paz.
PUBLICIDAD

Durante un conversatorio virtual organizado por estudiantes de la Universidad del Tolima, la representante Juanita Goebertus, una de las congresistas que más ha seguido de cerca la implementación del Acuerdo de Paz, aseguró que la subregión del sur del Tolima está rezagada en la inversión de recursos para superar las afectaciones de la violencia y las condiciones de pobreza.

De acuerdo con la representante, entre las 16 subregiones Pdet creadas en todo el país, la del sur del Tolima  (conformada por Ataco, Chaparral, Planadas y Rioblanco)  es la tercera con menos proyectos aprobados a través del Ócad Paz, uno de los principales mecanismos de financiación del Acuerdo. 

En concreto, la inversión en estos cuatro municipios representa apenas el 0.6% de los recursos de regalías destinados a las subregiones Pdet, cuando, según lo que se esperaba, cada una debería estar por el orden del 6.2%, explicó la representante.

Una situación parecida ocurre con las obras Pdet, es decir, los pequeños proyectos de infraestructura comunitaria que debe materializar el Gobierno nacional. En este caso, según Goebertus, solo el 2.3% de esas obras se han ejecutado en el sur del Tolima.

Este rezago a nivel regional, sumado a los desalentadores indicadores de orden nacional, como la baja distribución de tierras, el poco acceso a proyectos productivos para excombatientes y el pírrico porcentaje de reparación integral de víctimas, llevan a concluir a la congresista que el Gobierno nacional no ha tenido voluntad política para avanzar en la implementación de los Acuerdos.

“Los recursos destinados han sido completamente insuficientes y en el sur del Tolima es una de las subregiones que menos recursos ha recibido. La paz merece mucha más voluntad política y muchos más recursos si queremos transformar estos territorios y, sobre todo, si queremos evitar que resurjan nuevas violencias en estos lugares. Si no invertimos en estos territorios, podemos retroceder a como estábamos hace cuatro años y medio, antes de la firma del Acuerdo de Paz”, aseguró.

Goebertus insistió en que los territorios más afectados por la violencia y la pobreza podrán estabilizarse si se realizan los esfuerzos para garantizar el desarrollo rural, la participación ciudadana y satisfacer el derecho de las víctimas, entre otras. 

“No es suficiente haber silenciado los fusiles y dejado las armas para garantizar que el conflicto y la violencia no resurjan, hay que transformar las condiciones que permitieron que ese conflicto se perpetuara. Nada de eso es suficiente si no llegamos a estos territorios con una inversión potente”, agregó.

Por esto, hizo un llamado a la sociedad civil para que en un ejercicio de veeduría haga un seguimiento riguroso de la inversión de recursos. “Hemos avanzado pero no se nos puede quemar el pan en la puerta del horno si no exigimos que la implementación del Acuerdo de Paz sea una realidad y eso implica una mejor actividad de la ciudadanía en términos de crear veeduría, pero también responsabilidad individual de cada uno para aportar a la construcción de paz”, comentó.  

 

Otras preocupaciones

Goebertus recordó que la firma del Acuerdo trajo un desescalonamiento de violencia y reducción sustancial de varios delitos, pero llamó la atención sobre el deterioro de las condiciones de seguridad en la actualidad. “El Gobierno no tiene una estrategia de seguridad territorial para entender la realidad de estos nuevos lugares. En mi opinión, el Gobierno no ha sabido leer el nuevo escenario operacional”, afirmó.

Por otro lado, señaló que el Gobierno está en ‘mora’ de presentar al Congreso de la República por lo menos el 38% de las normas contempladas en el Acuerdo de Paz. “Este Gobierno ha radicado únicamente un proyecto, que es el de especialidad agraria, del que soy ponente. Pero faltan muchos: la ley de tierras y desarrollo rural, las 16 curules para las víctimas, por ejemplo”, advirtió.

 

Baja inversión privada

Un reciente informe  del Observatorio de Inversión Privada señala al sur del Tolima como la región Pdet con algunos de los indicadores más bajos de desarrollo, recaudo y apoyo empresarial. Al respecto, en enero pasado, el consejero presidencial para la Estabilización y la Consolidación, Emilio Archila, dijo que el departamento, aunque registra esta situación, ya está avanzando en el camino para quedar en el mismo nivel de desarrollo que tiene el resto del país.

“Cuando se da una comparación entre quién ha sido beneficiado, más o menos ya estamos haciendo un reconocimiento de que todos han sido beneficiados y eso es una buena noticia para el país y el Tolima. El hecho de que existan este tipo de estudios resaltan que esto es una prioridad incluso para la academia, que nos da luces de cómo debemos poner el énfasis durante  2021”, dijo.

Por otro lado, aseguró que dentro del Pdet de Ataco, Chaparral, Planadas y Rioblanco se contemplan la ejecución de proyectos por $471.000 millones durante los años de su implementación. 

 

DATO

Juanita Goebertus participó en el conversatorio ‘Tensiones y retos del Acuerdo: una mirada a la paz’, organizado por el programa de Comunicación Social y Periodismo de la UT, espacio en el que también participaron Carlos Ospina, comisionado de la Verdad; Leonoricel Villamil, lideresa social de Gaitania, y Ovidio Paya, mayor del resguardo Páez en Planadas.

Redacción Política

Comentarios