‘La Alcaldía debe ponerse las pilas para terminar los escenarios’

Crédito: Suministrada / EL NUEVO DÍA
Cristian Alzate, entrenador de atletismo y miembro de la veeduría Más Tolima, dijo que Ibagué tiene las condiciones para ser epicentro de grandes eventos deportivos, pero debe avanzar con celeridad en la terminación de los escenarios para afianzar esa proyección.
PUBLICIDAD

En una demostración de que Ibagué le apunta a proyectarse como epicentro de eventos deportivos, este fin de semana se realiza el campeonato Nacional e Internacional de Saltos y Pruebas Múltiples. ¿Considera que la ciudad puede alcanzar ese propósito de ser un anfitrión de alto nivel?

Este evento es el mejor ejemplo de que cuando la infraestructura deportiva en Ibagué se materializa, llegan los grandes eventos por sí solos. Estamos demostrando que la ciudad está en capacidad no solo en infraestructura hotelera sino en calidad humana para realizar este tipo de certámenes. Esto es la mejor motivación para que podamos terminar los escenarios de la mejor manera. Ibagué es el mejor vividero del mundo, está ubicado en punto estratégico y las condiciones del clima nos favorecen mucho para ser anfitriones de grandes eventos.

 

Desde la veeduría, ¿cuál es el panorama de los escenarios hoy?

En resumen, hay una sola licitación adjudicada, que es la del Coliseo Mayor, la cual estuvo rodeada de ciertas anomalías y sospechas de direccionamiento. Incluso, hubo un proceso que se declaró desierto por recomendación del Ministerio del Deporte y los diferentes entes de control, porque era un contrato ‘chaleco’. Al final fue adjudicado con 14 meses de retraso. Adicional a eso, hay unas obras en escenarios que están andando, como el urbanismo de la Unidad Deportiva de la calle 42, que debió ser entregado en octubre y seguimos esperando.

El complejo de raquetas está en proceso de licitación, pero hay observaciones de varios de interesados que dicen que no se están cumpliendo las condiciones para realizar eventos de este nivel. Ese es un tema que estamos revisando desde la veeduría. De resto, no tenemos nada, solo promesas. El llamado a la Alcaldía es a que se ponga las ‘pilas’ para que abran las licitaciones y terminen los escenarios lo más pronto.

 

¿Qué les ha dicho la Administración cuando indagan sobre los procesos de los escenarios?

Nunca hemos recibido una respuesta argumentada y documentada del Imdri y la Secretaría de Infraestructura sino que cada vez nos ponen fechas diferentes, que, cuando se cumplen, son aplazadas una y otra vez con la justificación de que están ultimando detalles. La Administración ha estado demorada, pero, como le reitero, ojalá estos eventos sirven para que se pongan las pilas y tengan unos procesos más efectivos y rápidos para poder hacer más eventos como el de este fin de semana en otras disciplinas deportivas.

 

¿Cuánto le tomará al Tolima recuperar en términos deportivos el daño de los Juegos Nacionales de 2015?

El daño fue irreversible. Se perdieron dos generaciones de deportistas de más de 20 años. Aquí es como cuando sucedió la tragedia de Armero: toca empezar de nuevo, planificar y construir para el futuro. Muchas generaciones nos marchamos. En mi caso, por ejemplo, me fui a competir por Bogotá. Pero aquí en el campeonato nacional de Saltos y Pruebas Múltiples en Ibagué, arrasamos en el salto con pértiga  en categorías inferiores con atletas de entre 14 y 16 años.

Nos toca esperar a que se consoliden sobre los 20 y 25 años para que puedan a dar resultados de categoría mayor. Es un proceso de más o menos diez años. Aquí hay que dejar algo claro: el talento humano de los entrenadores y directivos del Tolima es de lo mejor y, por lo tanto, seguramente en una década vamos a tener buenos resultados deportivos.

Pero al Tolima también toca hacerlo atractivo para el deportista. El proceso de profesionalización en el deporte está bastante fuerte, entonces, como en el fútbol profesional, al deportista también lo mueve la plata. No solo se trata de escenarios, sino de mejores condiciones económicas y de vida para los deportistas.

 

¿Cómo ve las gestiones del Imdri e Indeportes en este periodo?

En ambos institutos la gestión no ha sido muy buena. No lo digo porque a mí me parezca sino por los hechos: en ambos lados se han ‘mochado cabezas’ de personas que estaban al frente y no creo que eso haya sucedido por buenos resultados. Con los nuevos gerentes, el licenciado (Alejandro) Ortiz, del Imdri, es una persona del deporte que le ha costado un poco, pero esperemos que pueda arreglar el camino sobre la marcha. Y sobre Alexander Castro, de Indeportes, creo que entró con el pie derecho y está haciendo muy bien las cosas. Como dicen por ahí, toda escoba nueva, barre bien; entonces

esperemos que siga en una dinámica de reactivación deportiva  y apoyo a los deportistas de una manera más eficiente.

 

¿Cómo vio el uso del estadio Manuel Murillo Toro para la fiesta del hijo del alcalde Andrés Hurtado?

En todos los lados el aprovechamiento económico de los escenarios con eventos privados de cualquier índole se destina para el mantenimiento de ellos mismos y mejorar las condiciones de precariedad en el deporte. Dicho esto, la fiesta del hijo del Alcalde es un tema de corrupción porque uso su cargo para pasar por encima de los lineamientos de la Secretaría de Salud y violar todos los protocolos. Es un modo comportamental del Alcalde. Mal contados, es el cuarto escándalo de él, pero este va a ser el ‘strike’, porque parece que van a haber sanciones.

EL NUEVO DÍA

Comentarios