El preocupante panorama de consumo de drogas en Tolima

Crédito: Colprensa / El Nuevo Día
El informe ‘Oferta y consumo de drogas en el Tolima’ del Centro de Estudios Regionales de la Universidad del Tolima señala que en Colombia y el Tolima se mantiene la tendencia internacional de aumento en el consumo y mecanismos de producción y tráfico de drogas, algo que puede evidenciarse en dos encuestas realizadas en 2013 y 2019, por el Observatorio de Drogas de Colombia y el Dane, respectivamente.
PUBLICIDAD

Por un lado, la muestra para el Tolima de 2013 fue de 984 personas, estimada en una representación poblacional de 424.610 personas. Y para 2019 fueron 436 encuestados en Ibagué y Espinal. A partir de estas cifras, el Cere presenta los indicadores de consumo para cada sustancia en comparación de las cifras departamentales y nacionales, con su evolución en ambas encuestas.

En primer lugar, respecto al tabaco, las cifras a nivel nacional y departamental arrojan una disminución del consumo entre 2013 y 2019, aunque más de la tercera parte de los encuestados dijeron haber consumido alguna vez en su vida. Así mismo, el consumo del alcohol es de los más altos en el país: más de la tercera parte de los encuestados expresaron haber bebido alcohol alguna vez en su vida, llegando al 84% de personas para el 2019.

Adicional a eso, la medición arrojó que para el Tolima 33.603 personas tenían un consumo problemático en el 2013, equivalente al 27% del total de usuarios. A comparación de 2019, los datos reflejan una disminución considerable en lo nacional y departamental, estimando a los consumidores problemáticos en 12.4%, una equivalente de 14.000 personas.

A los usuarios a los que se les preguntó por consumo de marihuana, cocaína, bazuco, éxtasis y heroína, en las estimaciones de 2013 la encuesta indicó que el 7,43% de la población entre 12 y 65 años consumió alguna vez durante su vida. Esta cifra disminuyó para el 2019 a 6,5%, exponiendo mayor recurrencia en hombres que en mujeres.

Para 2013 se añadió un indicador adicional sobre el abuso y dependencia de marihuana, cocaína y bazuco, arrojando para el Tolima un 0,81% de la población total. Teniendo en cuenta lo anterior, según los datos de permanencia en el consumo de marihuana a partir de las encuestas de 2013 y 2019, esta es la sustancia con mayor uso en el Tolima y en Colombia, teniendo un 11,48% de personas entre los 12 y 65 años que afirmaron haberla usado alguna vez en su vida. Para 2019 hubo una disminución a 8,3%.

Para los datos de prevalencia anual y recurrente, también se refleja una leve disminución de un punto porcentual de una encuesta a otra. Para esta sustancia continua la tendencia del mayor uso por parte de hombres frente a mujeres y respecto al rango de edad, llama la atención el porcentaje de 3,3% de usuarios menores de edad que declararon haberla usado alguna vez en su vida.

Por su parte, en cuanto a cocaína, en el Tolima los valores decrecen considerablemente con respecto a la medida nacional, con una prevalencia de grupo etario entre edades medias de 25 y 34 años y en segundo lugar de los más jóvenes y un tercero con entre los 35 y 45 años, lo que demuestra un prolongado uso de la sustancia, trayendo mayores repercusiones en la salud y vida social de los usuarios.

Para el inicio de consumo se evidencia un leve aumento de edad respecto a las demás sustancias, con un promedio de 18 años para el Tolima y una diferencia de dos años respecto a las mujeres.

Si se habla de bazuco y heroína, se mantiene la tendencia con otras sustancias de mayor uso por parte de hombre frente a mujeres y un rango de edad superior, ubicado entre los 45 y 65 años.

La preeminencia de la edad adulta entre los usuarios también responde al nivel de adicción de la sustancia, cuya relación se encuentra en el inicio de la edad de consumo, que corresponde para el Tolima a 17 años. La medición del consumo de heroína tiene las mismas limitantes para elaborar proyecciones estadísticas, aún así, la encuesta realizada en el año 2019 muestra una estimación de 21.000 personas que reportan haberla consumida al menos una vez en su vida.

Por otro lado, se halló que las drogas más fáciles de adquirir son marihuana y cocaína, esto representa un factor de vulnerabilidad para el departamento en cuanto a los esfuerzos realizados por controlar el tráfico de éstas, además, es importante tener en cuenta este hallazgo sobre la efectividad de la prohibición de la oferta de sustancias.

En este marco, si se tiene en observa la disponibilidad de sustancias en Ibagué, deben considerarse las condiciones socioeconómicas de aquellos quienes tienen un consumo problemático de abuso o dependencia, pues casi 82% de esta población viven en barrios de ingresos bajos, con dificultades de acceso a sistemas recreativos y contextos que son motivo de impulso para acciones integrales en materia territorial.

 

Recomendaciones

El Cere recomendó cambiar el enfoque con el que se ha atendido el consumo de sustancias psicoactivas, pues “existen diferentes tipos de consumo, y las personas con consumos problemáticos o dependientes de sustancias psicoactivas, son sujetos activos de derechos a quienes se les deben garantizar respuestas estatales desde el sistema de salud, no desde el sistema policivo y carcelario”.

El enfoque de atención, según el Cere, debe ser de derechos humanos y la atención pasa por atender problemáticas sociales, económicas, familiares, de salud mental, que superan el análisis del consumo como una problemática estrictamente individual.

Algunos puntos que resalta el informe para la atención es que casi una tercera parte de la población encuestada (25,6%) en el Tolima consumió alcohol el último mes, lo cual equivale a una población estimada de 112.000 personas.

Además, para el 2013, el 0,81% de la población total entre 12 y 65 años del departamento  tenía una problemática de abuso o dependencia de sustancias psicoactivas ilegales, lo cual equivale a una población estimada de 3.452 personas.

Según las estimaciones de la encuesta del año 2013, en el Tolima 2.696 personas consumieron marihuana en el último mes, 2.408 cocaína y 172 bazuco. Por otro lado, 649 personas consumieron éxtasis o Mdma en el último año y 2.145 personas alguna vez en la vida.

También destacó que entre 2013 y el 2019, el porcentaje de personas a las que les ofrecieron sustancias psicoactivas ilegales fue mayor a nivel nacional. En el caso de la marihuana se pasó del 9,27% de personas encuestadas al 14,5%.

El Nuevo Día.

Comentarios