Polémica por los homicidios de desmovilizados de las FARC. Más de 260 han sido asesinados

Crédito: COLPRENSA / EL NUEVO DÍA
Sigue la controversia por los homicidios de desmovilizados de las FARC
PUBLICIDAD

Una de las controversias políticas de la semana que termina fueron las declaraciones de la canciller Claudia Blum ante el Consejo de Seguridad de la ONU en donde aseguró que debe considerarse la existencia de disidencias de Farc como un incumplimiento de la antigua guerrilla convertida ahora en partido político.

Su declaración suscitó una dura reacción de los miembros y dirigentes de ese partido que aseguraron que la Canciller los está poniendo en riesgo con sus palabras.

La propia canciller debió aclarar sus comentarios y el alto consejero para la estabilización, Emilio Archila, precisó que los miembros del partido de los Comunes no son responsables de los incumplimientos individuales que hayan tenido antiguos miembros de las FARC como Jesús Santrich o Iván Márquez.

Sin embargo, la representante a la Cámara por el Centro Democrático, Jennifer Arias, le echó más leña al fuego. Aseguró que muchos de los excombatientes que son presentados como víctimas por Comunes fueron asesinados en medio de actividades delictivas.

“Es bueno recordarle a Comunes que, por información oficial, y de los moradores de la zona, este hombre fue muerto presuntamente cuando armado, y en compañía de otros delincuentes intentaba cometer un hurto. Dejen de victimizar a delincuentes. ¡No le mientan al país!”, sostuvo al referirse a la muerte de Jhon Sebastián Ávila, un desmovilizado de las Farc.

Comunes afirmó que con Ávila ya son 269 los firmantes del proceso de paz que han sido asesinados.

“Lamentamos informar que un compañero fue asesinado, el 19/04 cegaron la vida de Jhon Sebastián Ávila en la vereda La Llanerita de Villavicencio, Meta. Completamos la lamentable cifra de 269 firmantes de paz asesinados. No hay palabras para expresar este dolor”, informó Comunes en su cuenta de Twitter.

La ONU ha advertido a Colombia sobre la necesidad de detener la violencia contra líderes sociales y contra excombatientes de las FARC.

“Proteger la vida es la finalidad primordial de cualquier proceso de paz. En el caso de Colombia, la importancia de llevar a cabo acciones efectivas para lograrlo es más evidente ante la violencia que afrontan las comunidades, los líderes sociales y los exintegrantes de las Farc-EP”, afirmó el enviado de Naciones Unidas para Colombia, Carlos Ruiz Massieu, en su más reciente reporte sobre Colombia.

 

Redacción Web - Con información de Colprensa

Comentarios