Exgobernador Óscar Barreto propone reducir el Congreso a la mitad

Crédito: Jorge Cuéllar/el nuevo díaÓscar Barreto Quiroga, exgobernador del Tolima.
Ante el estallido social que reclama mejores condiciones y reducción de la desigualdad en Colombia, el exgobernador Óscar Barreto propuso reducir el Congreso de la República al 50% de sus miembros actuales, como un aporte “real a la reducción del gasto público y de enormes privilegios de unos pocos”.
PUBLICIDAD

El exmandatario, a través de una columna de opinión en la que se refiere a la crisis social y económica del país, aseguró que es hora de tomar acciones contundentes, pasando del discurso a los hechos y “de las marchas al verdadero reconocimiento de los derechos”.

“El poder legislativo del Estado, en cabeza del Congreso, vive desde hace muchísimos años el desprestigio ocasionado por la corrupción, su falta de independencia, autonomía y poca vocación política de muchos de sus integrantes”, afirmó Barreto.

Para el exgobernador, tal como están las cosas, el Congreso podría recuperar algo de la confianza y la credibilidad de la ciudadanía con una medida así, la cual ha sido puesta sobre la agenda en otras ocasiones, pero no ha prosperado. 

“Es urgente y necesario que el propio Congreso dé un gran mensaje al país, que restablezca en algo su imagen, aprobando la reducción del número de sus congresistas, para que en la elección de marzo (de 2022), ya con un número prudente, reducido, pero que deberá ser eficiente, tramite las verdaderas reformas que necesita el país y haga los debates de control político, que permitan delimitar en beneficio de la ciudadanía el ejercicio de gobierno”, indicó.

Barreto Quiroga también señaló que “la crisis económica y social es sin duda el acumulado de unas circunstancias negativas, que por su puesto se agudizaron con la pandemia, un sinfín de malas decisiones, violación de derechos, falta de equidad, estrategias político-electorales, que como formas de lucha se fueron degenerando, hasta perder los límites y traspasar, no solo a los de la ilegalidad y la violencia, sino los del respeto mínimo por el otro”.

Redacción Política

Comentarios