En entrevista exclusiva el gobernador Orozco habló sobre el paro nacional, educación y salud

Crédito: Hélmer Parra / EL NUEVO DÍA
El gobernador hizo un balance del diálogo que abrió con sectores del paro, destacó los avances en educación y salud como respuesta anticipada al reclamo ciudadano y dijo que próximamente se colgarán las licitaciones de algunos de sus proyectos más ambiciosos.
PUBLICIDAD

EL NUEVO DÍA: Como parte de la estrategia para desactivar el paro, el Gobierno nacional descargó parte de la responsabilidad en gobernadores y alcaldes para que convoquen diálogos regionales con diferentes sectores. En su caso, ¿cuál es el resultado de ese proceso?

RICARDO OROZCO: Cuando arrancó el paro, a los ocho o diez días tomamos la decisión de impulsar espacios de diálogo con diferentes actores inconformes y sectores sociales,  teniendo en cuenta que aquí no estaban todos representados, pero si era el inicio. Hoy tenemos una radiografía más clara del territorio. Estamos condensando todos los insumos recogidos para retroalimentar la agenda en un nuevo encuentro y hacerle una propuesta desde la región al Gobierno central, en el marco de las responsabilidades de las entidades del orden nacional, departamental y municipal. Uno de los logros más avanzados tiene que ver con el sector indígena del Tolima al haber construido una agenda. Así, el Gobierno ha podido avanzar y solucionar en las regiones temas que trascienden a lo nacional.

 

E.N.D.: El diálogo con los jóvenes no ha prosperado porque ellos tienen una condición inamovible: que se reconozca y condene públicamente los excesos de la Fuerza Pública. ¿Usted, como primera autoridad del Tolima, estaría dispuesto a hacer un pronunciamiento en ese sentido para abrir las puertas de una conversación con ellos?

R.O.: Este Gobierno siempre ha sido abierto al diálogo y lo demostramos con acciones. No podemos deslegitimar a ningún actor en el marco de la legalidad y todos deben ser escuchados, porque somos ciudadanos de este país. El joven Santiago Murillo y el policía que fallecieron tienen familia y son colombianos. Uno de los grandes retos es escuchar, comprender, ceder y buscar puntos de consenso, para que Colombia vuelva a ser tranquila y productiva. Aquí tenemos que unirnos como Estado para dar respuestas a nivel nacional, departamental y municipal.

 

E.N.D.: A propósito de los indígenas del Tolima, ellos venían reclamando la aplicación de la ordenanza 051, que define una política para sus comunidades, pero ha sido ignorada desde que se aprobó en 2005. ¿Usted asumió algún compromiso en ese sentido?

R.O.: Los aspectos que trae la ordenanza tienen que ver con inversión económica. En la distribución del ingreso, los gobiernos deben tener claro un enfoque diferencial y los sectores a los que se destina el recurso. Cuando genero gratuidad educativa o hago un proyecto de agua potable centralizado, estamos comenzando a cumplir la ordenanza. 

Por eso hablo de la unidad del Estado para dar respuestas. Por ejemplo, estoy ad portas de adjudicar una licitación para pavimentar la vía Chaparral - Rioblanco. Concurrimos el Gobierno nacional y departamental, para darle solución a un problema de la región. Lo importante de esa articulación es que el Gobierno nacional conozca el territorio y tenga claro dónde enfoca los presupuestos, para hacer una gran bolsa y responderle a la sociedad colombiana con lo que hoy reclama: participación.

 

E.N.D.: Usted dijo esta semana que lamentaba cómo se está desmoronando la economía en los últimos días. Para el caso departamental, ¿de qué magnitud es el impacto y qué tanto afectó el proceso de reactivación?

R.O.: El día que hicimos la mesa de diálogo social, María Cristina Lara, gerente de la Andi en el Tolima, decía que el departamento necesitaba cinco años para recuperar lo que había perdido económicamente en el año del Covid-19. O sea, cada día que pasa de este paro, afecta a todos los sectores. Es muy duro el impacto que se está dando. Esperemos que los gremios nos cuantifiquen cuánto podrían estar perdiendo. Algunos hablaban de $8 billones diarios a nivel nacional. Creo que ese tema le está haciendo un daño grandísimo al país y la sociedad, porque los daños económicos son inimaginables. Pero, repito: siempre estaremos dispuestos al diálogo y a buscar las salidas en el marco de las posibilidades, no en el marco de los sueños o de las fantasías. 

Tolima.

E.N.D.: Con la matrícula cero y el anuncio de que presentará la política pública de gratuidad académica, se anticipó al reclamo de la estudiantes. ¿Lo ve de esa manera?

R.O.: A mí me satisface mucho el hecho de que la pandemia nos permitió avanzar en algo que no calculábamos y era la protesta social. Este departamento ha avanzado en dos temas que hoy reclama la sociedad civil a nivel nacional. Garantizamos hasta 2023 la gratuidad educativa para cerca de 27.000 estudiantes de estratos uno, dos y tres de la Universidad del Tolima, el Itfip y el Conservatorio. Pero hemos ido más allá y el 1 de junio radicaremos el proyecto de ordenanza a la Asamblea para que en el Tolima quede establecido de aquí en adelante la gratuidad académica en la universidad pública, con unos espacios para universidades privadas. Somos pioneros en garantizar la permanencia. 

 

E.N.D.: ¿Y cuál es el segundo tema en el que avanzó?

R.O.: La salud. En agosto de 2019, Óscar Barreto, siendo Gobernador, recibió el hospital Federico Lleras Acosta facturando cerca $9.000 millones, con la sede Limonar cerrada y el 90% de los servicios de segundo nivel. Hoy el panorama es distinto. En contraste, el hospital está facturando cerca de $17.000 millones al mes, la sede Limonar abrió sus puertas y avanzamos en el acceso a unos servicios de salud pública de alta complejidad para los sectores más desprotegidos del Tolima y el país.

Además del aumento de camas UCI, pasando de 187 a 408 entre lo público y privado, vamos a tener toda la atención cardiovascular y oncológica, estamos formalizando el contrato del acelerador lineal en el que nos ayudó el Gobierno nacional, adquiriremos los equipos de resonancia magnética, estamos avanzando para tener nuestra unidad de medicina nuclear, tendremos terapia Ecmo, modernizaremos la unidad de pediatría del piso sexto de la sede La Francia, tendremos seis o siete camas de cuidados de pabellón de quemados y vamos a tener el primer laboratorio biocontención tipo tres de salud pública.

 

E.N.D.: Gobernador, la mayoría de las personas que salen a las calles son jóvenes que reclaman oportunidades laborales. ¿Qué solución les plantea?

R.O.: Vamos a presentar en junio un proyecto de ordenanza para la política pública del primer empleo para jóvenes entre los 18 a 28 años. También estamos trabajando en unos procesos de selección de proyectos de emprendimiento que son viables financieramente para generar un subsidio a esos jóvenes que quieren hacer empresa. El equilibrio que hoy reclama Colombia es primero de participación, pero lo más importante es un equilibrio en la distribución del presupuesto de lo público, que debe llegar a todo rincón, indistintamente de los sectores políticos o ideológicos que tenga cada región en Colombia.

Tolima.

Minucia política

E.N.D.: A veces los mandatarios tienen que morderse la lengua o no hablan con absoluta franqueza sobre el Gobierno nacional para no poner en riesgo la cofinanciación de proyectos. Pero, con mucha claridad, ¿qué análisis hace del Gobierno de Iván Duque en su ocaso?

R.O.: Más que hablar del ocaso del Gobierno o de las personas, hay que hablar de Colombia. Uno espera que el Gobierno en cabeza de Duque remate bien por el bien de  Colombia. El presidente es un hombre bienintencionado y hay que acompañarlo para ver cómo sacamos a Colombia de esto. Mañana podría ser el presidente alguien de centroizquierda o izquierda, por ejemplo, y también tendríamos que respaldarlo. Los momentos que vive Colombia no hay que individualizarlos, sino hablar de un contexto general en el que todos debemos sacar adelante al país. No hay que echar leña al fuego, porque esa no es la salida.

 

E.N.D.: Ya han pasado algunas semanas desde que dijo que no le iba a prestar a atención a los “camorreros” que buscan votos atacándolo. ¿De quiénes hablaba?

R.O.: Soy un hombre que no caso peleas. Siempre busco la unidad en el departamento con todos los sectores. Cuando se está gobernando y se aproxima un proceso electoral, siempre buscan conseguir votos a costa del mandatario de turno. Con lo que ha pasado en Colombia, la gente que busca el voto popular debe ganarse el cariño con propuestas y no hablando mal de la gente. En Colombia ya no hizo carrera esa práctica, porque si fuera por ello, no sería Gobernador. Todo lo que hablaron de mí en campaña. El mensaje es que en vez de destruir, construyamos.

 

E.N.D.: ¿Ha pensado hacer movimientos o cambios de su gabinete?

R.O.: La estabilidad de un gabinete es importante para que el Gobierno avance. Uno aprieta tuercas y habrá algunos secretarios a los que les vamos a exigir mucho más, pero, en general, el Gobierno va avanzando y espero en los meses de mayo, junio y julio sacar grandes procesos licitatorios del departamento.

 

E.N.D.: El diputado Milton Restrepo dice que usted le está cercenando la autonomía, porque ha objetado varios de sus proyectos de ordenanza que han sido aprobados en la Asamblea. ¿Qué le responde?

R.O.: Ese es un ejemplo de la diferencia entre lo público y lo político. Yo lo miro desde un punto de vista legal y él lo mira como un tema político. Nunca le he quitado el derecho a una ordenanza siempre y cuando cumpla el marco legal, porque tengo una responsabilidad con los organismos de control. Al diputado Milton, Carlos Reyes y otros les he dicho que cuando esas ordenanzas tienen una iniciativa económica o existe algún tipo de duda, pues, antes de ser presentadas, deben ser concertadas con el Gobierno departamental, para evitar esas objeciones, que lo que hacen es blindarme de posibles investigaciones a futuro. 

 

E.N.D.: ¿Qué tan garantista va a ser de cara a las elecciones del próximo año?

R.O.: No es que tenga, debo ser garantista, porque me rige la ley. Cualquier funcionario que no cumpla la ley, será denunciado. Eso no tiene vuelta de hoja. Una cosa importante que debemos revisar los gobernantes de lo que ha sucedido en Colombia es que en los procesos electorales debemos dar garantías reales para que no haya ninguna inclinación del Estado sobre cualquier campaña. La mayor posibilidad que tienen los ciudadanos que están hoy en la protesta social es manifestarse en las urnas.

 

E.N.D.: Cree que con la actual coyuntura, ¿tendrá que realizar ajustes al Plan de Desarrollo? ¿Hay metas que no cree que alcance a cumplir?

R.O.: El Plan de Desarrollo está ajustado a lo que queremos hacer. Creo que es importante modernizar todo el tema financiero del departamento y mejorar los temas de recaudo. El Estado no cobra y creo que tiene que reclamar lo que se le debe. A veces no es que el ciudadano no quiera pagar, sino que no existen los mecanismos idóneos para que lo haga. Esperamos que el recaudo crezca un 30% o 40% con una modernización que haremos.  Por otro lado, sobre aspectos por concretar, hay que mirar cómo fortalecemos los hospitales de primer y segundo nivel, para que tengan acceso a servicios de alta calidad e impulsar los sistemas de educación, generando posgrados para los jóvenes que salen de profesionales.

Tolima.

E.N.D.: ¿Cómo avanzan los trámites con los recursos del empréstito por $150.000 millones? Lo pregunto porque en la Asamblea no le aprobaron el proyecto para las vigencias futuras del Complejo Acuático. 

R.O.: Los $150.000 están distribuidos en los bancos de Occidente, Popular, Davivienda y Agrario. A la Asamblea le pedí autorización de vigencias futuras porque si ese proyecto sale a licitación ahorita, sobrepasa el 31 de diciembre de 2021, que es la vigencia fiscal. Me explico: cuando una ejecución de recursos propios o de crédito pasa la vigencia, tengo que ir a la Asamblea a que me autoricen esa inversión y ejecución. 

El proyecto surtió un pequeño trauma, pero hemos hablado con varios diputados para despejar dudas y sabemos que en junio nos van a apoyar porque el Complejo Acuático genera cerca de 2.000 empleos, le limpia la cara al Tolima en temas de corrupción y va a generar una dinámica económica con la centralización de eventos nacionales e internacionales.

 

E.N.D.: ¿Qué panorama tiene hoy de los hospitales de segundo nivel, sobre todo en el uso de las camas UCI? ¿Van a ser tercerizadas? En Purificación, por ejemplo, las camas se dejaron de usar por falta de personal y sobre la gerente recaen muchas críticas.

R.O.: Esas camas no van a terminar tercerizadas. Eso está claro. En Purificación pasó que hubo un mejor pago de una entidad privada y nos dejaron sin médicos 15 días, pero ya hoy están operando todas. Son camas UCI para cualquier tipo de enfermedad, no solo para covid. En los municipios siempre hay problemas de lo público con lo político, pero yo hago monitoreo. Financieramente el hospital está bien, debemos hacer una inversión en infraestructura y la parte de urgencias. El alcalde nos ha ayudado con unos equipos y ambulancia. Aquí debemos hacer un esfuerzo en unidad y sacar la salud del departamento adelante. 

 

E.N.D.: Y desde el punto de vista financiero, ¿cuál le preocupa?

R.O.: El hospital Reina Sofía, de Lérida. Hemos hecho unos esfuerzos grandes. Colocamos un agente con la capacidad y la idoneidad para acompañar al gerente y pasamos de facturar $200 o $300 millones mensuales a cerca de $1.000 millones. Tenemos que darle otro empujoncito, pero el hospital no puede seguir sobreviviendo de que el Gobierno departamental le gire, tiene que generar su propia dinámica para ser autosostenible. 

 

E.N.D.: ¿Cómo va la vacunación? ¿Se ha retrasado el proceso por temas viales y del paro?

R.O.: Venimos avanzado fuertemente. Estamos llegando a las 300.000 dosis aplicadas. Hemos hecho unas estrategias no solo con los municipios y las IPS sino aquí en Ibagué, con la campaña ‘La vacuna llega a tu comuna’. Esperamos avanzar lo más pronto posible porque una de las soluciones importantes al Covid-19 es la inmunización. Nos ha ayudado mucho la fuerza aérea y nos vamos a sostener para llegar al top cinco entre los departamentos con mejor avance.

 

E.N.D.: Son dos años en los que prácticamente los niños de escuelas en zonas rurales no han podido recibir una buena formación por la pandemia. ¿Qué hacer?

R.O.: Primero la inmunización. Hablar de utopías en el Tolima de que vamos a tener conectividad 100% no es fácil, hay que hablar con lo que tenemos y la realidad. La inmunización es fundamental para dar tranquilidad tanto a docentes como a los niños, pero también debemos avanzar mucho en un tema de conectividad.

 

E.N.D.: A modo de balance, ¿qué proyectos impulsados desde la RAP Eje Cafetero tienen vocación de prosperar en beneficio del Tolima?

R.O.: La llegada del Tolima a la RAP es muy importante porque nos abrió otra puerta en materia turística y económica. Creo que el director Luis Guillermo Agudelo ha hecho un ejercicio interesante con los sectores económicos y turísticos del departamento. Temas importantes de valorar son el corredor Salento - Toche - Cajamarca, que se está trabajando con Fontur, así como la visibilización de la represa de Hidroprado y el río Magdalena.

 

E.N.D.: Una observación que hacía el Centro de Estudios Regionales de la Universidad del Tolima es que la seguridad del sur del departamento se deterioró por las disidencias, pero desde la institucionalidad ni se reconoce así ni existe una política de prevención de espacios seguros y derechos humanos.

R.O.: Yo siempre lo he dicho. Hemos dado golpes certeros a las disidencias y no las hemos dejado crecer.  Es una realidad que en el sur del departamento hay disidencias de las Farc y en el norte siempre ha habido una franja del ELN, que en ambos casos, hemos enfrentado. Ahora, cuando hay temas de narcotráfico y delincuencia, hay que enfrentarlos con mano dura. El sur es uno de los principales corredores de narcotráfico en Colombia y trae implícito un tema de delincuencia e inseguridad que hay que atacar con la Fuerza pública.

 

Infraestructura, en marcha

E.N.D.: ¿Cómo avanza el desarrollo de la infraestructura vial, una de sus apuestas?

R.O.: Si bien es cierto que en el Plan de Desarrollo miramos mucho lo social, los aspectos de infraestructura son vitales para la reactivación económica porque genera competitividad y se dinamiza la economía con la circulación de dinero. Estoy cercano a los $300.000 millones en procesos que vamos a sacar, de los cuales destinaré más de $100.000 millones en Ibagué. 

El hecho de que un gobernador y un alcalde trabajen de la mano nos permite que la ciudad realmente vea proyectos de inversión de impacto. Son $60.000 millones para la recuperación de la malla vial de Ibagué, que avanza en estudios y diseños; $27.000 millones para el Complejo Acuático; $13.000 millones, provenientes de regalías, para el Coliseo Menor, $15.000 millones en la primera fase de cámaras de seguridad, que está en la estructuración de la licitación. También aspiro a dejar actualizados los estudios y diseños de la avenida 13.

 

E.N.D.: ¿Y a nivel departamental cómo avanza el Gobierno departamental?

R.O.: Tenemos grandes obras. Sacamos la licitación de la vía El Paso - Carmen de Apicalá por $27.000 millones, tenemos lista la licitación para la vía Chaparral - Rioblanco por $49.100 millones, vamos a firmar el convenio con Invías para recuperar puntos críticos de la vía Ataco - Planadas por $45.000 millones; estamos corriendo con estudios y diseños para la vía Mariquita - Victoria (Caldas) por $36.000 millones de regalías, para el mejoramiento de puntos críticos entre Prado - Dolores - Alpujarra - Puente Cabrera vamos a destinar $25.000 millones, estamos trabajando en estudios y diseños para la vía Rovira - Playarrica - Roncesvalles.

Pero también avanzamos en las obras de las vías Chaparral - San Antonio, la primera fase Ibagué - Carmen de Bulira y Carmen de Apicalá - Cunday; por regalías estamos actualizando estudios y diseños para la vía Palo Bayo - Ambalema en la que destinaremos $13.000 millones, vamos a invertir $9.000 millones en la vía Alvarado - Piedras, adjudicamos a través de la Alcaldía de Planadas el mejoramiento de las vías en Gaitania, sacaremos estudios y diseños en ocho días para la recuperación de la vía Melgar - Icononzo, estamos estructurando la licitación para la vía Líbano - Santa Teresa, vamos a mejorar vías urbanas de Ataco, Melgar y San Antonio, arreglaremos el estadio de Fresno por $6.400 millones, se construirá el hospital de Rioblanco por $11.000 millones. Y son muchos más.

 

E.N.D.: Las redes terciarias están deterioradas y los municipios en calamidad. Teniendo en cuenta las competencias del departamento, ¿cómo puede ayudar o invertir en algunas zonas críticas?

R.O.: La Gobernación solo tiene cinco kits de maquinaria que llevan más de 10 años de servicio y cuatro están varados, por la importación de los repuestos. Vamos a presentar en junio un proyecto de ordenanza para la autorización de un crédito para comprar unos seis o siete kits de maquinaria, que son fundamentales para la recuperación de la red vial terciaria del departamento, la cual asciende a cerca de 11.000 kilómetros. Al Tolima le dejaremos unos 15 o 16 kits funcionando realmente para cubrir toda esta red vial. 

 

E.N.D.: Los alpujarreños decían que estaban olvidados porque la vía principal con Dolores está colapsada. ¿Qué les diría?

R.O.: Vamos a abrir la vía. A veces hay que diferenciar lo político con lo público al gobernar. Nunca un gobierno le había invertido la plata a esa vía como lo vamos a hacer nosotros. Además, de buena fe autorice al señor alcalde, que me pidió permiso para intervenir esa vía, como le he dado permiso a varios alcaldes para que me ayuden a intervenir corredores. Ha sido de pronto falta de diálogo de lo que estamos pensando por esa región. 

 

E.N.D.: Además de los proyectos de infraestructura que ya mencionó, ¿qué proyectos que vayan a ser financiados con recursos de regalías podría destacar para el Tolima?

R.O.: Hay dos proyectos importantes de regalías en el tema de seguridad alimentaria por cerca de $8.000 millones en cuatro municipios y un tema de conectividad en el Ocad de Ciencia y Tecnología por cerca de $8.000 millones para beneficiar a unas 400 instituciones educativas de cuatro municipios. Pero además están las 143 zonas Wifi que vamos a adjudicar, el laboratorio de salud pública y estamos haciendo estudios y diseños para los megacolegios en Fresno, Chaparral y Coyaima, así como los hospitales de Chaparral y Planadas.
 

DATO:

La Gobernación espera que el próximo año inicie la construcción del edificio de posgrados del Conservatorio del Tolima en un lote adquirido por el rector de esa institución, James Fernández. La idea, según Orozco, es que sea reconocido como la universidad de la música a nivel nacional. 
 

DATO:

El Gobernador adelanta procesos de gasificación en Guamo por $14.000 millones, Villahermosa por $19.000 millones y Líbano por $5.400 millones.

 

Un fracaso del Estado es que no hay continuidad de los procesos entre un gobierno y otro. Por eso queremos dejar unas líneas de varios procesos importantes, como en salud y educación

Ricardo Orozco.

Redacción política.

Comentarios