Paro nacional: ¿Por qué protesta la juventud ibaguereña?

Crédito: Archivo/EL NUEVO DÍAHoy se cumple un mes desde el inicio del paro nacional en Colombia.
Cuatro jóvenes explicaron cuáles son las razones que los motiva para salir a las calles y dijeron estar dispuestos a abrir el diálogo con las autoridades locales bajo ciertas condiciones.
PUBLICIDAD

Conformado mayoritariamente por organizaciones sindicales, el Comité Nacional de Paro  convocó el 28 de abril la primera protesta que marcó el inicio del estallido social en Colombia, pero los jóvenes han sido los protagonistas de las marchas y quienes han alentado, en buena parte y de diferentes formas, el proceso de movilización que hoy cumple un mes.

4 jovenes

Luisa Robayo, Duvan Ospina,Ricardo Modesto y Laura Fonseca.

Como se sabe, los sectores que están en las calles tienen algunas causas en común, pero la amalgama de reclamos ciudadanos es diversa y los jóvenes, naturalmente, tienen exigencias propias. También es cierto que a nivel nacional, como sector poblacional, comparten reivindicaciones, pero en los ámbitos regional y municipal hay diferencias. 

Al respecto, Ricardo Modesto, sociólogo de la Universidad del Tolima, dijo que en Ibagué se reúnen con mayor complejidad dos problemáticas: el desempleo, con una de las tasas más altas a nivel nacional, y la falta de acceso a educación, con miles de jóvenes tolimenses que no tienen la oportunidad de ingresar a la educación superior.

“Ibagué es una de las ciudades con mayor índice de desempleo juvenil y pocas oportunidades de empleo, pero además, piden un montón de requisitos que limitan aún más las posibilidades de acceso. Así mismo, la educación, que si bien es cierto que el Gobierno dijo que habría gratuidad para estratos uno, dos y tres, desmentimos este hecho porque la gratuidad es dignificar a las universidades públicas con una inversión seria que permita generar investigación, prácticas, laboratorios. Y la gratuidad es en todos los planos, no estamos de acuerdo con que se sectorice”, señaló. 

Por su parte, Luisa Fernanda Robayo, politóloga de la UT, aseguró que no se desentienden de las reivindicaciones del orden nacional, como la búsqueda de un sistema político que sea democrático realmente y frenar la violencia, pero a nivel regional hay un conjunto de temas por resolver que han venido siendo discutidos en la Asamblea Popular, un escenario de decisión paralelo al del Comité Departamental de Paro.

“Hay problemas estructurales que está teniendo el Tolima, como, por ejemplo, la corta implementación de los recursos de la paz para fortalecer vías terciarias, conectividad de zonas alejadas, fortalecer la educación, la vivienda digna. La finalidad de esto es poder resolver esas causas estructurales, para tener una mejor calidad de vida”, indicó.

 

“Nada que perder”

En parte, los jóvenes que han salido a las calles hacen parte de los llamados ‘NiNis’, es decir, quienes ni estudian ni trabajan. Y, según explicó Laura Fonseca, aspirante a abogada de la Universidad Cooperativa e integrante de la Comisión de Derechos Humanos del Tolima, con un escenario de bajas expectativas sociales, muchos persisten en las marchas porque literalmente no “tienen nada que perder”.

“La gente está en las calles porque no han tenido acceso a la educación, derecho a la salud, se le está negando el derecho a la vida, un Gobierno nacional que no responde y un Gobierno local que es corrupto. Si nunca hemos tenido garantías estamos frente a dos escenarios: o nos quedamos en la misma oposición o salimos a reclamar esos derechos, que no son nada diferente a los que están amparados en la Constitución”, indicó. 

Debido a que los jóvenes son el motor de la movilización, sobre ellos han apuntado especialmente las críticas sobre las afectaciones de los bloqueos viales. De acuerdo con Duvan Ospina, miembro de la Misión Médica que atiende a los marchantes, son conscientes de que los cercos a la movilidad comienzan a ser impopulares, pero esto responde a una situación de hastío e indignación generalizada. 

“Es que Colombia ya se cansó y así se esté haciendo mal, para muchas personas, para el pueblo indignado, atacado y que ha venido sufriendo por todos los desmanes del Gobierno nacional, esto está bien porque es ahí donde se está afectando realmente una arteria del país. 

El pueblo va a seguir firme hasta que el presidente tome decisiones concretas que beneficien a la ciudadanía, porque es culpa del Gobierno que estemos en paro nacional”, dijo.

Sobre el señalamiento generalizado del vandalismo, Ricardo Modesto hizo un llamado: “No nos criminalicen, no nos estigmaticen, nosotros no somos vándalos, somos sujetos que nos hemos formado, que nos hemos profesionalizado”. Aseguró, además, que siempre han dado la cara y mostrado disposición de diálogo.

 

¿Por qué no ha prosperado el diálogo?

La desmilitarización de los territorios es una de las condiciones que los jóvenes establecieron en la Asamblea Popular, con base en la declaratoria de emergencia humanitaria de la Comisión de DD. HH. del Tolima, para un posible escenario de diálogo con las administraciones del gobernador Ricardo Orozco y el alcalde Andrés Hurtado. 

Todos coincidieron en señalar que a la protesta se le ha impuesto un tratamiento de guerra y no ha sido respetada. Por el contrario, indicó Ricardo Modesto, el mandatario local ha hecho pronunciamientos que criminalizan la movilización.

“En vez de generar puentes, el alcalde ha salido a condecorar al Esmad y al gobernador le decimos que seguimos abiertos al diálogo, que es mentira que no queremos dialogar. Las puertas están abiertas. 

La negociación, que es diferente, es algo que no se va a entrar hasta tanto haya una desmilitarización en los territorios y se cumplan las demandas de la Comisión referente a la situación de orden público”, dijo. 

Otras de las peticiones son la renuncia o remoción del secretario de Gobierno de Ibagué, Carlos Andrés Portela; el coronel Jovani Benavides, comandante de la Policía Metropolitana, y la teniente Alejandra Vargas, encargada de DD. HH. de esa institución. 

Además, piden que el alcalde Hurtado realice un acto de perdón por los abusos de la Fuerza Pública y exigen los nombres de las personas que dieron la orden de abrir fuego en la movilización del 1 de mayo.

Redacción Política

Comentarios