El clima político de la última legislatura

Crédito: Colprensa / EL NUEVO DÍA
Contenido Exclusivo
Este 20 de julio fue histórico por muchas cosas, no solo el tradicional desfile de la Fuerzas Militares se hizo a puerta cerrada, también se conoció el tono que tendrá la próxima campaña política, ya que el final de este 2021 y el principio del próximo año será electoral.
PUBLICIDAD

Las señales que se vieron al interior del Capitolio fueron disientes en un momento en el que el país está tenso. Primero fue el discurso del presidente de la República, quien habló durante 45 minutos en medio de los vítores de su bancada que, según algunos, buscaban acallar los gritos de la oposición que desde la parte de atrás recriminaba al mandatario. Si bien ningún discurso presidencial había sido tan aplaudido, tampoco ninguno había sido tan controvertido.

El mandatario aprovechó la tribuna para enviar un mensaje que bien podría interpretarse como electoral, “cuando nos volvamos a encontrar, el próximo 20 de julio, la ciudadanía habrá tomado una decisión sobre el futuro. Con humildad, invito a Colombia a escoger el camino del trabajo, el decir la verdad, aunque sea dura, el de apostar por el talento de las mujeres y hombres de esta tierra maravillosa y el de ser responsables con las generaciones que vienen. Los invito a rechazar el camino de la mentira, el de la calumnia frívola; digámosles no a los promotores del odio, evitemos el camino fácil para obtener placeres momentáneos, que dejan cicatrices eternas”.

Además, para reiterar mensajes que ya había hecho en otros momentos “como sociedad, debemos entender que el derecho a la protesta pacífica se protege, se respeta y se garantiza. Pero no existe el derecho a interrumpir las oportunidades de vida de los demás. Impedir que una persona llegue a su trabajo, acceda a los servicios de salud o se le prive de tener comida en su mesa, es un delito, sin ambivalencias, ni licencias morales. Los bloqueos no son cortes de ruta; son cortes de vida, no hacen valer ningún derecho, solo hacen valer la ambición de los agitadores que se quieren beneficiar del caos”.

Y agregó “permitir que se violen los derechos de todos es anarquía, y en un país de anarquía, de caos y de odio solo prosperan la violencia y el dolor. Allí no hay esperanza. Allí no se resuelven los problemas por los cuales se protesta. Por el contrario, se profundizan cuando se destruye el patrimonio público, la propiedad privada y los empleos”.

Beatriz Franco Cuervo profesora de la Facultad de Ciencia Política, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario indicó que el discurso del mandatario “hace parte del juego político, esta es una contienda por conservar el poder, ellos buscan no solo obtenerlo sino conservarlo. Nosotros ya conocemos la manera de ejercer y el talante del mandatario y de todo su sector en el que la estrategia es mantenerlo, y en la guerra y en el amor todo se vale eso está en la discusión del deber ser y conocemos el cinismo de esa clase política que nos está dirigiendo y tiene el poder”. 

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí
 https://digital.elnuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

 

Colprensa, Bogotá

Comentarios