La UT avanza en la implementación de la política de inclusión y diversidad

Crédito: Archivo / EL NUEVO DÍA
Contenido Exclusivo
Diego Polo, vicerrector de Desarrollo Humano de la UT, explicó cuáles son
las estrategias y acciones que adelanta la institución para garantizar la atención de las necesidades de diferentes poblaciones.
PUBLICIDAD

La aprobación en mayo pasado de la política de Inclusión y Diversidad de la Universidad del Tolima supuso un avance significativo para ratificar, a través de programas y proyectos futuros, el compromiso de la institución de ser un territorio de paz y diverso.

Entre sus principales propósitos aparece el de construir una cultura democrática del reconocimiento a la diferencia y la inclusión permanente y efectiva de las poblaciones más vulnerables y de especial protección constitucional, garantizando su participación efectiva en todos los aspectos de la vida universitaria.

Así pues, desde que el Consejo Superior de la UT le dio visto bueno, la Vicerrectoría de Desarrollo Humano, como la unidad académica que lideró su construcción, adelanta estrategias para su implementación: por un lado, la socialización del documento y, por el otro, la ejecutación de varias acciones. 

De acuerdo con el vicerrector Diego Polo, como parte del ejercicio de socialización, nació rápidamente una alianza para acompañar el trabajo del Observatorio para la Inclusión, conformado por profesores de las facultades de Ingeniería Forestal y Ciencias Económicas y Administrativas. 

Fruto de ese unión, la UT participó recientemente en un congreso internacional en el que se compartió la experiencia de inclusión el programa de intérpretes, que se ha desarrollado en la institución teniendo en cuenta la población con discapacidad sonora. 

“Habla muy bien de la universidad que está permanentemente tratando de conocer qué tipo de población llega a la institución y, a partir de esto, activar programas y proyectos tendientes a una inclusión educativa”, afirmó Polo. 

Al tiempo que se avanza en la socialización, la Vicerrectoría ha propuesto tres acciones concretas para este año. La primera de ellas es la creación de un diplomado dirigido a profesores, de modalidades presencial y distancia, para que se formen sobre el manejo de población con discapacidad, “pues no saben cómo comportarse y cómo metodológicamente desarrollar la clase”.

En segundo lugar, está la vinculación de un programa de intérpretes todos los programas institucionales de la universidad, de modo que cualquier acto o acción de la institución cuente con la asistencia de personas que dominen el lenguaje de señas.

Finalmente, se prevé el mejoramiento de los sistemas de información y comunicación en el campus y diferentes sedes a través de la señalética.

“La política no es un punto de llegada sino de partida y por eso son bienvenidos todos los aportes. La política tiene capítulos afro, indígena, víctima del conflicto, pueblo room, habitante de frontera. En suma, la política intenta reconocer y proteger las personas que el mismo Estado colombiano ha declarado de especial reconocimiento constitucional. En el Tolima y las nueves regiones más donde tiene presencia la institución hemos encontrado que este tipo de inclusión hay que hacerlo factual, real”, indicó el funcionario. 

Trabajo en 2022

El Vicerrector explicó que desde ya se está planeando presupuestalmente la política para cofinanciar acciones como el fortalecimiento de los distintos programas para las discapacidades, una estrategia de pedagogías y comunicaciones sobre los propósitos de la política, un diplomado sobre inclusión dirigido a trabajadores y la creación de una cátedra electiva en esta misma materia para que cualquier estudiante, sin importar el programa, pueda cursarlo.

Así mismo, está pensado el desarrollo de un congreso internacional de educación e inclusión en 2022, “pero mientras hacemos ese gran evento tenemos previsto una seguidilla de foros y conversatorios en la región, porque necesitamos territorios inclusivos y aprender a vivir en la diferencia y eso implica un cambio cultural, que a su vez requiere un proceso”.

La idea, explicó el Vicerrector, es trabajar internamente en la inclusión pero, al tiempo empezar a generar diálogos con otras universidades, la sociedad civil, los gremios, la clase dirigente y eventualmente impacte la política pública  departamental.

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí

 https://digital.enuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

 

REDACCIÓN POLÍTICA

Comentarios