¿Cómo ejecutar una campaña electoral efectiva y no caer en el populismo?

Crédito: Colprensa / El Nuevo Día.
Contenido Exclusivo
Empieza una de las épocas más intensas para los partidos y grupos políticos del país con el inicio de las campañas para las elecciones que se realizarán el próximo año en Colombia, que sin duda ya empiezan a generar polémica en la opinión pública por la forma en la que los aspirantes empiezan a relacionarse con sus electores.
PUBLICIDAD

La lucha está principalmente entre los precandidatos que aspiran llegar el próximo año a la Presidencia de la República, por lo menos es allí donde se han empezado a ver las críticas de los ciudadanos por los actos que han venido desarrollando los políticos en diferentes regiones del país para intentar acercarse, principalmente, a las clases más vulnerables.

Las tradicionales fotos en las plazas públicas, los desplazamientos en los sistemas de transporte masivo de la ciudades o los típicos manjares en sectores populares de las regiones ya no están impactando con la misma fuerza a la gente, que ahora, además de considerarlos populistas, creen que los políticos están alejados de la realidad y desconectados de las verdaderas problemáticas del país.

Este es el caso que han tenido que vivir varios de los precandidatos que hoy ya empezaron a recorrer las ciudades del país. Le pasó a Alejandro Gaviria en Cali y Cartagena, también lo vivió María Fernanda Cabal en el Tolima y no se salvaron de las críticas los miembros de la Coalición de la Esperanza en la capital del país.

Hasta el propio Gustavo Petro, el candidato de la Colombia Humana, causó controversia el pasado 29 de agosto cuando publicó un video en sus redes sociales bailando con una mujer indígena en una plaza pública del país, donde se refirió a la clase alta de Bogotá como los “yupis”.

“Hay quienes creen en la clase media-alta bogotana que los problemas del país se solucionan en las cafeterías de la 93, y en los cómodos sillones de oficina por sus ‘yupis’. No, amigas y amigos, ahora le toca al pueblo solucionar los problemas que dejaron los ‘yupis’”, expresó Petro en su cuenta de Twitter.

También fue el caso del independiente Alejandro Gaviria, quien el 25 de septiembre publicó una foto tomando caldo de pescado en la galería ‘La Alameda’, de Cali, destacando el puesto de ‘Doña Brasilia’.

Esta no ha sido la única ocasión, en el mercado de Bazurto, en Cartagena, también consumió los platos típicos y compartió con los comerciantes y residentes del sector.

A quien también se le hizo viral la foto tomando sancocho fue al aspirante Juan Carlos Echeverry, quien actualmente se encuentra recolectando firmas para oficializar su candidatura presidencial. Las mismas redes sociales fueron el escenario para que María Fernanda Cabal hiciera halagos de una panadería de Mariquita, Tolima, tras un regalo que recibió del establecimiento.

El caso más reciente y que desató la polémica fue con los integrantes de la Coalición de la Esperanza, quienes realizaron un recorrido por Bogotá que fue catalogado como populista. Jorge Enrique Robledo, Juan Fernando Cristo, Sergio Fajardo y Juan Manuel Galán desayunaron en la plaza de mercado de La Perseverancia, se movilizaron en Transmilenio.

Un hecho que llamó la atención del recorrido de los precandidatos de la Coalición en Bogotá se presentó con Sergio Fajardo a su llegada a la Plaza del Rosario, para un encuentro con jóvenes, donde el antioqueño se sentó en el puesto de un lustrador, quien paradójicamente le sacó brillo a unos zapatos deportivos que calzaba ese día.

 

Comentarios

Casos como estos han generado gran revuelo en las redes sociales, donde diversos internautas han mostrado su descontento con la difusión de este tipo de imágenes. Entre ellos se encuentra la periodista Mabel Lara, quien afirmó en su red social: “Tan bonitos que se ven los candidatos en las galerías, barrios y poblaciones más pobres de Colombia. Me generan ternura, ya no me indignan, cumplen perfecto el libreto; lo malo y aburrido es que ya nos sabemos el final de la película: no vuelven más nunca por allá”.

De igual forma lo hizo la también periodista y presentadora Mónica Rodríguez, quien expresó: “Me da mucha pena decir esto (bueno no, no me da). Pero ésta es la forma de hacer política que nos aburre, es falso y oportunista. Por eso cada vez confío menos en toda esa gente. No les creo”.

 

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí:  https://digital.enuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

Colprensa / El Nuevo Día.

Comentarios