¿Qué es el mal de chagas?

El mal de Chagas, una enfermedad parasitaria tropical que en el 30% de los pacientes produce insuficiencia cardíaca y puede llevar a la muerte, se ha convertido en uno de los mayores retos para la salud pública en Latinoamérica y ha sido reconocida por la OMS como una de las 13 enfermedades tropicales más desatendidas del mundo.

El impacto de la mortalidad y de la discapacidad asociada al Chagas es seis veces mayor que la malaria, y los costos asociados a esta enfermedad generan un gasto de más de U$7.19 billones de dólares a los sistemas de salud en el mundo.

 

Complicaciones que genera:

Un 30% de los pacientes con Chagas desarrollan cardiomiopatía chagásica, la cual es la principal causa de muerte por enfermedad parasitaria en América Latina y la más importante y grave manifestación de la enfermedad de Chagas crónica. La probabilidad de que una persona con insuficiencia cardíaca de origen chagásico sobreviva después de 3 años es del 30%, mientras que, en casos de insuficiencias con otros orígenes, el porcentaje es más del doble (70%). La fase crónica de la cardiomiopatía chagásica dura toda la vida y se traduce en un acortamiento de la esperanza de vida.

 

Síntomas:

Fiebre, dolor de cabeza, agrandamiento de ganglios linfáticos, palidez, dolores musculares, dificultad para respirar, hinchazón y dolor abdominal o torácico en la fase aguda y trastornos cardiacos y alteraciones digestivas, neurológicas o mixtas en la fase crónica. Con el paso de los años, la infección puede causar muerte súbita o insuficiencia cardiaca por la destrucción progresiva del músculo cardiaco.

 

¿Cómo se contagia?

Existen cinco formas:

1. Vectorial (a través de las heces del insecto).

2. Vertical o congénita (de madre a hijo, durante el embarazo).

3. Transfusiones sanguíneas y trasplantes de órganos.

4. Accidentes de laboratorio.

5. A través de las heces del insecto, (esta es la más frecuente), al que en algunos países se conoce como vinchuca y en otros como chinche, chipo, pito, barbeiro o chichaguazu. Cuando el insecto puya a una persona para alimentarse con su sangre defeca muy cerca de la picadura. En las heces que deposita sobre la piel se encuentra el parásito, que pasa a la sangre cuando la persona se rasca.

 

Cómo prevenir el mal de chagas:

a) Mantener ordenado y limpio el interior de la vivienda, cambiando de lugar los elementos acumulados (ropas, cajas, alimentos, etc.) por lo menos 4 veces al año.

b) Eliminación de grietas en la vivienda en las que el insecto anida, alisar el cielorraso y paredes de la vivienda.

Novartis

Comentarios