Se reacomodó el poder criminal de las disidencias

Crédito: Archivo / EL NUEVO DÍA
Contenido Exclusivo
En el primer semestre de este año, con delegados de sus frentes y la parafernalia de una convención casi que política, las disidencias de las Farc, que azotan a la población civil a ambos lados de la frontera colombo-venezolana, realizaron una especie de cónclave para definir liderazgos internos.
PUBLICIDAD

 En el primer semestre de este año, con delegados de sus frentes y la parafernalia de una convención casi que política, las disidencias de las Farc, que azotan a la población civil a ambos lados de la frontera colombo-venezolana, realizaron una especie de cónclave para definir liderazgos internos.

La cita, hasta ahora desconocida, tuvo a tres protagonistas que tienen algo en común dentro de su operación delincuencial: se ofrecen recompensas por encima de los $2.000 millones por su captura e, incluso, por uno de ellos Estados Unidos ofrece hasta 10 millones de dólares.

Se trata de Miguel Botache Santillana, alias ‘Gentil Duarte’; Néstor Gregorio Vera, conocido como ‘Iván Mordisco’; y Luciano Marín, alias ‘Iván Márquez’.

Este medio estableció que, tras ese encuentro (del cual se supo por fuentes humanas y aún se busca algún registro gráfico), surgió un reacomodo entre los cuadros de poder de las disidencias que hasta ahora había pasado desapercibido.

En efecto, se realizó una especie de votación entre los delegados de cada frente (aún no es claro para la inteligencia cuántas personas estuvieron en el encuentro), que derivó en que el verdadero mando de este grupo ilegal sería ‘Mordisco’.

Esto se traduce en que, contrario a lo que se ha sabido hasta ahora, el líder no sería ‘Gentil Duarte’, aunque ambos tienen un acuerdo tácito de respetarse y apoyarse en sus negocios ilegales, que incluye tráfico de armas, narcotráfico, minería ilegal, intermediaciones ilícitas con otras bandas que operan en Venezuela, e incluso algunas internacionales y catalogadas como terroristas.

Además, la diabetes que afecta a ‘Mordisco’ se convirtió en otro factor para que la alteración de los cuadros de poder en la cumbre del primer semestre no derivara en una confrontación con ‘Duarte’.

De hecho, todo derivó en un acuerdo de respaldo para no perder el dominio regional de la frontera y evitar a la Fuerza de Tarea Omega que los persigue con unos 8.000 comandos entre Meta, Guaviare, y parte de Caquetá, Vichada y Guainía.

Pero, además del reacomodo, también quedó tras esa reunión establecida “la guerra” que esta disidencia tiene con la de ‘Iván Márquez’, llamada Segunda Marquetalia y que ahora tiene de aliada a otra conocida como Comandos de la Frontera.

Información de inteligencia da cuenta de que la imposibilidad de acercarse a ‘Duarte’ y ‘Mordisco’, llevó a ‘Márquez’ a lanzar una dura ofensiva para quedarse con el control ilegal del oriente colombiano que colinda con Venezuela.

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí

 https://digital.enuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

Tomada El Colombiano Medellín

Comentarios