El desespero de una madre en Colombia, su hijo completa 50 días desaparecido. ¡No es el único caso!

Crédito: Colprensa / El Nuevo Día
Este domingo se completan 50 días de la desaparición de un joven. Otro caso, tiene a una familia en vilo hace un año.
PUBLICIDAD

Luego de 49 días, Claudia Yepes, la madre del ingeniero forestal Andrés Camilo Peláez Yepes, ha recorrido los más recónditos parajes de por lo menos siete municipios del área de influencia de Hidroituango en la búsqueda de su hijo. Hasta ahora ha sido infructuosa.

El ingeniero, quien era contratista de EPM por medio de un consorcio de la empresa WSP, desapareció el 3 de abril del casco urbano de San Andrés de Cuerquia. El último registro que se tiene de él es el de una cámara que lo captó en la madrugada de ese día mientras salía de un hotel.

“A partir de ese momento empezó la búsqueda por parte de la empresa (EPM) y su departamento de seguridad. Ese día en la tarde se reportó a Andrés como desaparecido y se activaron los mecanismos de búsqueda de las autoridades, los cuales siguen activos”, dijo.

Sin embargo, hasta ahora, la familia del ingeniero no ha obtenido información clara y precisa de lo que sucedió con su familiar. “Es como si se lo hubiera tragado la tierra”, dijo la madre, quien agregó que las únicas hipótesis que se tienen de la desaparición del joven son que se halle deambulando en alguna parte o que esté retenido por algún grupo ilegal.

La madre también comentó que le resulta muy extraño que nadie en la zona haya podido dar alguna pista de su paradero, pues su hijo frecuentaba desde hacía dos años el territorio en el que se perdió.

“Él es muy entregado a las comunidades y muy servicial, trabajaba con las juntas de acción comunal en el tema de compensación forestal. Uno con este hecho se cuestiona sobre las garantías de los ambientalistas de este país. ¿Quién va a cuidar a estas personas para que hagan su trabajo?”, añadió Claudia.

La madre del ingeniero señaló que la búsqueda de su hijo le ha dejado sensaciones encontradas, pues si bien en la tarea ha encontrado personas desinteresadas que la apoyan en la búsqueda, como los cuerpos de bomberos locales y otros voluntarios (a los que ella calificó como “ángeles maravillosos”), también se ha encontrado con gente vil que la llama a brindar información falsa, que la hace desplazarse a sitios donde supuestamente vieron a Andrés, pero que luego niegan haber brindado la información o simplemente dejan de responder las llamadas.

“Cuando pasa eso yo quedo desconcertada. Esa gente mala que hace eso se burla de nuestro dolor”, comentó.

Agradeció a las autoridades y a todas las personas que han estado pendientes de su hijo y del avance del caso desde las redes sociales. También recordó que por el momento la Gobernación de Antioquia ofrece una recompensa de $10 millones por información que conduzca al paradero de Peláez.

“Esto ha sido muy triste porque cada día y cada noche son un solo suplicio, un dolor que cada día se ha vuelto más intenso. Yo ya no sé a quién más rezarle, pedirle y suplicarle, aun así todos los días me encomiendo a Dios para que ilumine a quien nos pueda ayudar a ubicar a Camilo”.

Un año sin Sebastián

Esta semana se completaron 12 meses desde que el profesor y curador de arte Sebastián Antonio Restrepo Sierra desapareció en la reserva natural envigadeña de San Sebastián de la Castellana.

En conversación con el medio local El Colombiano, su primo Juan Pablo señaló que luego de la cancelación de las tareas de búsqueda, justo a las tres semanas de perderle el rastro, no han recibido mayor información de las autoridades sobre su familiar.

“El avance del caso de Sebastián va muy regular. Seguimos con la misma información que todo el mundo conoce y que es cuando se le vio con vida en el bus ese último día”, dijo.

El primo indicó que la misión de encontrar a Restrepo ha recaído en la familia, quienes se han adentrado varias veces a la reserva por cuenta propia; sin embargo, no han podido hallar ninguna pista del profesional y artista plástico.

“Este tiempo ha sido muy difícil porque la familia día tras día hace hipótesis e ideas diferentes de lo que pudo haberle pasado. Nos hacemos esperanzas que, por bien o mal, a la familia le afectan porque ellos aún están esperando y nadie les da una respuesta. Esto es muy desalentador”, agregó.

Juan Pablo relató que el caso en Fiscalía también avanza muy lento, pues la fiscal asignada al caso, según dijo, tiene a su cargo otros 600 procesos por desaparición. “Es muy triste ver que alguien se pierda en este país, parta sin novedad y no pase nada”, puntualizó.

Colprensa

Comentarios