Horrible: pareja mató a su hijo de dos años

Crédito: Archivo/ El Nuevo Día
Con una cédula falsa, una mujer, de 37 años, logró evadir a la justicia por varios años; sin embargo, las autoridades no se dieron por vencidas y le siguieron los pasos hasta Floridablanca donde fue capturada y ahora tendrá que responder por un atroz crimen cometido en Cáqueza - Cundinamarca, en 2015.
PUBLICIDAD

La mujer y su pareja sentimental de ese entonces estarían involucrados en el homicidio de su propio hijo de dos años. Luego de una intensa investigación, fue ubicada en Bucaramanga, donde vivía desde hace un tiempo en un hotel del Centro y trabajaba en Piedecuesta. Los investigadores del CTI ya la tenían plenamente identificada y fue sorprendida cuando se movilizaba en un bus urbano por la vía antigua de Floridablanca. Aunque negó en reiteradas ocasiones ser la mujer que buscaban, esta vez no tuvo escapatoria. Se encuentra tras las rejas y fue condenada a 45 años de cárcel.

Según se pudo conocer, en agosto de 2015, la mujer y su compañero sentimental acudieron a un centro médico de Cáqueza porque su hijo presentaba convulsiones. El pequeño fue atendido pero de inmediato fue trasladado a Bogotá debido a las graves lesiones. Allí un equipo de profesionales determinó que habría sufrido varios golpes, al punto que tendría dos costillas rotas y múltiples mordeduras en el cuerpo.

Las versión que ellos habrían entregado en ese momento, era que al pequeño le habían caído bultos de concentrado encima que tenían en un estante. No obstante dentro de las labores investigativas y exámenes forenses determinaron que el trauma craneoencefálico que le produjo la muerte cerebral fue el resultado de una fuerte golpiza. Pese al esfuerzo que hizo el personal médico por salvarlo, no lo logró y falleció seis días después.

Desde ese momento, los dos estuvieron vinculados a este proceso judicial. Fueron capturados pero por vencimiento de términos fueron dejados en libertad; sin embargo, todas las evidencias recolectadas apuntaban a que ellos serían los responsables de este horrendo crimen.

Fue así como los investigadores del CTI de Cáqueza y de Bucaramanga unieron fuerzas para dar con el paradero de esta desalmada madre, quien al parecer, el día de la captura se desplazaba hacia Piedecuesta donde una señora le habría ofrecido trabajo para que cuidara a su pequeña hija.

 

Vanguardia

Comentarios