Duque cumplió con la pandemia, pero falló en la paz

Colprensa / EL NUEVO DÍA
Crédito: Colprensa / EL NUEVO DÍA
Durante los cuatro años que estuvo al frente de la nación, el presidente Iván Duque tuvo que hacerle frente a grandes retos como la pandemia, la migración de venezolanos y la captura de cabecillas de grupos armados. Sin embargo, para expertos consultados queda en deuda con la paz.
PUBLICIDAD

A la hora de hacer un balance del mandato de Iván Duque, hay que advertir, más allá de las críticas que recibe de algunos sectores, el contexto en el que le tocó gobernar, en medio de una pandemia sin precedentes y factores externos que han afectado a todo el planeta como la guerra en Ucrania y la crisis de los contenedores en el mundo.

Precisamente, desde algunas esferas destacan en el presidente el manejo que hizo de la pandemia y a la población migrante para que pudiera integrarse a la sociedad colombiana con el Estatuto de Protección Temporal. 

Y al mismo tiempo, estos cuatro años de Gobierno se caracterizaron también por sus múltiples viajes al exterior, la ruptura de los diálogos con el Eln, la falta de implementación de los acuerdos con las Farc, además del incierto panorama en temas de seguridad ciudadana y derechos humanos, especialmente en zonas como el Catatumbo, Arauca y el Pacífico colombiano. 

En ese sentido, la Fundación para la Libertad de Prensa, Flip, presentó un balance del gobierno de Duque en donde señala que “contribuyó al ambiente de polarización y construyó una muralla por la poca relación que tuvo con los medios de comunicación”. 

Aún así, el gran lunar, de acuerdo con expertos consultados, fue “la indiferencia a la paz” y lo negociado con las Farc, así como todo lo que conlleva a la seguridad ciudadana. 

De acuerdo con Carlos Alfonso Velásquez, coronel retirado del Ejército y analista político, en su último discurso, el expresidente Juan Manuel Santos le pidió a Duque que “cuide la paz” y la percepción que hay es que fue lo que más descuidó.  

Entonces, asegura Velásquez, Duque deja un país estancado que no avanza con la implementación de los acuerdos, con denuncias de violaciones de derechos humanos y problemas de seguridad ciudadana, temas que están correlacionados directamente: 

“A mayor seguridad, más paz y viceversa, pero eso Duque nunca lo tuvo en su cabeza porque él considero que el proceso de paz con la Farc era inválido por el plebiscito (...) entonces miró el proceso de implementación de la paz de una manera indolente”.  

Otro aspecto, de acuerdo con Velásquez, fue la mala concepción del gobierno al estar buscando blancos de alto valor estratégico, lo cual era válido cuando existía el ‘Mono Jojoy’ y otros líderes de la Farc, pero actualmente no porque estas organizaciones criminales no tienen esa caracterización de mando. Explicó que esto llevó a un descuido de las regiones y muestra de ello fueron los paros armados del Eln y el más reciente del Clan del Golfo y su ‘Plan Pistola’, que no se pudieron controlar de manera efectiva desde el Gobierno. 

 

Manejo de pandemia y migración 

Por otro lado, al comenzar su gobierno, el presidente Duque tuvo que afrontar la migración de los venezolanos y, posteriormente, la pandemia del coronavirus, que no solo paralizó al país, sino que provocó miles de muertes. 

Sin embargo, Luis Fernando Ramírez, investigador de la Universidad Sergio Arboleda, asegura que fueron dos temas en los que el saliente presidente hizo grandes aportes. 

En cuanto al manejo de la pandemia, de manera oportuna se iniciaron las cuarentenas y posteriormente el Plan de Vacunación, que a la fecha lleva 36 millones de colombianos vacunados y, además, los resultados fueron reconocidos internacionalmente. 

De otra parte, asegura el investigador de la Sergio Arboleda, en cuanto al manejo de la migración venezolana, se implementó el Estatuto de Protección a los Migrantes, por medio del Decreto 216 del 1 de marzo de 2021, que fue una apuesta nueva de enfrenar de manera abierta la presencia de migrantes y que les da un estatus para su permanencia en el país y tener acceso a educación, salud y actividades laborales. 

Otro campo en el que se puede destacar la gestión del presidente saliente, refiere Ramírez, fue la reactivación económica, pese a las dificultades con la llegada del virus, pues se recuperaron gran parte de los empleos que se perdieron con la pandemia.

 

La deuda con la seguridad ciudadana

El asesinato de líderes sociales, los firmantes de paz, miembros de las comunidades indígenas y las protestas de 2019 y el estallido social en 2021 hicieron parte de los grandes retos del gobierno del saliente presidente Iván Duque Márquez. 

De acuerdo con Hugo Fernando Guerrero, analista político y docente de la Universidad de La Salle, en este sentido el Estado perdió gran gobernabilidad porque los grupos criminales como el Clan del Golfo demostraron su poderío con el llamado paro armado y el reciente ‘Plan Pistola’. Además, se vio en el territorio la presencia de carteles como el de Sinaloa y su posicionamiento en el territorio nacional en defensa de las rutas de salida del narcotráfico; así como el incremento de los enclaves cocaleros en regiones como Nariño, bajo Cauca, norte de Antioquia y la región del Catatumbo, que está tomada por grupos criminales que ejercen autoridad.

De igual manera, Mauricio Jaramillo, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario, dice que el legado de Duque es muy pobre en materia de seguridad, pues en el momento en que decidió abandonar el proceso de paz con la Farc, esto se vio reflejado en el aumento de masacres con grupos armados y bandas criminales empoderados.

“El gobierno ha tenido una postura negacionista en cuanto a los derechos humanos y el tema de paz, entonces es un balance desalentador al abandonar una política de estado como era la paz”, precisa Jaramillo. 

 

Dato

45 billones de pesos se entregaron para la educación superior pública. Si se compara con los flujos anteriores, en cuatro años se entregaron los recursos de 12 años.

 

Nelly Vecino Pico

Comentarios