“Ayúdame, no me dejes morir”: la súplica de mototaxista, atacado a tiros frente a su hijo

Crédito: El Universal Cartagena / El Nuevo Día.
Luis Eduardo Jiménez Guerrero fue asesinado frente a su hijo, de 17 años, en una esquina del barrio.
PUBLICIDAD

Ver morir a un ser amado en sus brazos debe ser el hecho más impactante y doloroso que alguien pueda presenciar. En la Calle Sevilla, del barrio 13 de Junio de Cartagena, a un chico, de 17 años, le tocó vivir ese momento y ahora el dolor no lo deja ni respirar.

El menor fue testigo de cómo dos sicarios llegaron hasta donde estaba él y dos amigos y asesinaron de siete balazos a su padre, el mototaxista Luis Eduardo Jiménez Guerrero, de 38 años. Ocurrió el domingo, a las 10 de la noche.

 

Triste relato

“Luis estaba con su hijo y dos amigos más charlando en una esquina, frente a las llamadas casas azules, donde está la estación de mototaxis en la que trabajaba. En ese momento llegaron dos tipos, dispararon y huyeron en moto. A Luis le dieron siete tiros y uno de sus amigos resultó herido”, contó una familiar de la víctima.

“El hijo de Luis no tuvo tiempo de llorar ni pedir auxilio, solo sacó fuerzas y levantó del suelo a su padre, que le decía ‘hijo, ayúdame, no me dejes morir’”, agregó la pariente.

El menor subió a una moto y llevó a su progenitor al CAP de Olaya, que está a solo unos metros, pero ya había muerto. Luis vivía cerca del lugar de los hechos.

Amigos y parientes de la víctima, quien deja dos hijos, están consternados porque aseguran que este no estaba en malos pasos. “No le conocimos amenazas, no tenía líos, no se metía con nadie; siempre manejaba moto para sostener a sus hijos. En este momento estaba soltero”, agregó la familiar.

Tienen preocupación porque no saben qué está pasando y piden a las autoridades que investiguen. “Hay muchas especulaciones, pero la verdad no se sabe. Nos duele su muerte porque era una buena persona, siempre trabajando y preocupado por su familia”, añadió.

 

¿Qué ocurre?

Hace seis días, y a solo unos metros del lugar donde asesinaron a Luis, sicarios acabaron con la vida de Raimar Castro Quintana. El 22 de abril pasado, en un casino que está en la misma calle, murió baleado el pensionado de la Armada Walter Enrique Ibargüen Herrera, de 47 años. Los habitantes de la zona piden mayor acompañamiento a la Policía.

El Universal Cartagena / El Nuevo Día.

Comentarios