Exconcejal investigado por homicidio se quitó la vida en plena audiencia

Colprensa / EL NUEVO DÍA
Crédito: Colprensa / EL NUEVO DÍATras el homicidio, la familia de Carvajal sufrió múltiples amenazas que forzaron el exilio de nueve de sus integrantes.
En plena audiencia virtual, frente a la cámara en la que era observado por su abogado defensor —el exfiscal general Mario Iguarán—, el fiscal delegado y el juez del caso, el exconcejal de Pitalito (Huila), Fernando Bermúdez Ardila, se quitó la vida. Lo hizo en medio del juicio preparatorio de la investigación que se adelantaba en su contra por el homicidio del periodista Nelson Carvajal, ocurrido en 1998, hecho por el que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) condenó al Estado colombiano en 2018.
PUBLICIDAD

El hecho ocurrió en la vereda Pantanillo de Armenia, donde residía Bermúdez, de 59 años, y desde donde estaba conectado a la diligencia, que se adelantaba en la Corte Suprema de Justicia. El exconcejal se disparó con un arma de fuego hacia las 5:00 p.m. del viernes 2 de septiembre.

Bermúdez había sido absuelto por este caso en abril de 2001, pero en febrero de este año la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo dejó sin efectos la decisión. Además, ordenó rehacer el proceso en el que el empresario era señalado como coautor del homicidio.

 

El homicidio

Nelson Carvajal fue un periodista radial que enfocó sus investigaciones en asuntos de corrupción en Pitalito, Huila. Entre sus denuncias, reveló irregularidades en la administración de fondos públicos y lavado de dinero proveniente del narcotráfico.

Carvajal también era docente y su asesinato ocurrió justo a la salida del colegio en el que trabajaba: sicarios le dispararon siete veces el 16 de abril de 1998; una muerte que la Corte IDH atribuyó a las denuncias de corrupción, lo que significó una violación al derecho a la vida y a la libertad de expresión.

Sobre este suceso, la Fiscalía recibió en el 2006 el testimonio de un desmovilizado del Bloque Sur de las extintas Farc, que aseguraba que “el absuelto escritor Bermúdez Ardila había participado como supuesto determinador del homicidio del periodista, aportando supuestamente dineros para su ejecución”.

Lo anterior fue determinante para que la Corte Suprema de Justicia decidiera reabrir el caso exclusivamente contra Bermúdez, debido a que surgieron nuevos elementos probatorios que lo señalaban como coautor de este hecho.

 

COLPRENSA

Comentarios