Incautan arsenal a grupo que masacró a policías

Colprensa / EL NUEVO DÍA
Crédito: Colprensa / EL NUEVO DÍA
En un operativo ejecutado contra la columna móvil Dagoberto Ramos, la estructura disidente de las Farc señalada de masacrar a siete policías en Neiva, la Policía incautó un peligroso arsenal.
PUBLICIDAD

Según el reporte de la Dijín, en esta acción hubo apoyo de la Agencia Antidrogas de EE.UU., DEA, y se desarrolló en una finca de la vereda Mandiva, en Santander de Quilichao, Cauca.

Ocultos en unas canecas bajo tierra, los uniformados encontraron 14 fusiles, dos rifles, una escopeta y municiones.

El director de la Policía Nacional, general Henry Sanabria Cely, realizó ayer una rueda de prensa en la que precisó que la operación se realizó con el propósito de establecer la autoría, favorecimiento y complicidad en la masacre.

“Como resultado de ello y del apoyo de la agencia antidrogas DEA, logramos obtener información que nos permitió llegar a un sitio donde estaban ocultos unos fusiles y otras armas que están siendo utilizadas por la estructura que coordina y dirige las acciones contra las Fuerzas Armadas en Caquetá, Huila, Nariño, Valle del Cauca, Tolima y Huila”, dijo el oficial.

Sobre los autores del crimen, Sanabria mencionó que se trata del grupo armado residual Comando Coordinador de Occidente, del cual dependen ocho frentes de las disidencias, entre los cuales está la estructura llamada Dagoberto Ramos.

 

Los hechos 

Siete policías fueron masacrados por una organización criminal en la zona rural de Neiva, en un acto que fue calificado por el presidente Gustavo Petro como “un claro saboteo a la paz total”.

En los hechos sobrevivió el agente Gustavo Esquivel.

Los uniformados salieron en una camioneta oficial a las 10:30 a.m. del viernes del comando de la Policía Metropolitana de Neiva, en el barrio Tenerife de la capital huilense. Su destino era el corregimiento San Luis, donde prestaban su servicio de vigilancia en la subestación.

A la 1:40 p.m., cuando el vehículo transitaba por un sendero rural de la vereda Corozal, conocido como Quebrada de los Muertos, detonó un artefacto explosivo que había sido instalado en la vía.

La camioneta quedó arrinconada contra la ladera y los policías que no murieron por el estallido fueron masacrados a tiros por delincuentes que llegaron al sitio. Después de la emboscada, los criminales huyeron con las armas de dotación de sus víctimas.

En la lista de fallecidos están los intendentes Wilson Cuéllar Lozada y Luis Alberto Sabi Gutiérrez; los patrulleros John Fredy Bautista Vargas y Duverney Carreño Rodríguez. También, los auxiliares bachilleres Andrés Pascuas Figueroa, Santiago Gómez Endez y Cristian Cubillos Borbón.

 

Dato

“Esta incautación representa un importante golpe a las finanzas y la logística armamentista de la organización en una suma cercana a los 250 millones de pesos”, afirmó la Policía.

 

EL COLOMBIANO

Comentarios