Jovencita murió de forma trágica al caer por una alcantarilla abierta: extraños detalles

Crédito: Redes sociales / El Nuevo Día.
Con apenas 18 años, la joven cayó por el hueco cuando iba para su casa.
PUBLICIDAD

La familia Pacheco Peralta está de luto. Luisa Fernanda, de 18 años de edad, falleció en la noche del martes 20 de septiembre en la Clínica Portoazul, después de haber sido intervenida quirúrgicamente dos veces como consecuencia de las heridas que le quedaron después de haber caído a una alcantarilla, cuando iba rumbo a su casa después de presenciar una competencia de autos de cuarto de milla.

Una prima narró que Luisa Fernanda, después de presenciar la competencia de autos el miércoles 14 de septiembre en el sector del corredor universitario, en inmediaciones de Puerto Colombia y Barranquilla, junto con otros familiares y amigos salió para su casa. Cuando iba caminando cayó en la alcantarilla que no estaba tapada. “No venía corriendo ni viendo el celular como han dicho algunos”, señaló.

Cuando cayó en la alcantarilla, los que iban con ella llamaron a ambulancias y luego al Cuerpo de Bomberos de Puerto Colombia, que llegó al sitio, pero no tenían el equipamiento para sacarla de donde había caído. Pidieron ayuda al Cuerpo de Bomberos de Barranquilla, que llegó con elementos esenciales para hacer el rescate.

Después de dos horas de labores y maniobras la joven fue rescatada. Presentaba laceraciones en su cuerpo y lesiones en una de sus piernas. “La llevaron a la Clínica Portoazul, donde le dijeron que tenía fractura en tibia y peroné. Pero el día siguiente, cuando la iba a operar, le dijeron a la mamá que para poder hacer el procedimiento debía cancelar anticipadamente 6 millones de pesos, porque la EPS donde estaba afiliada no la cubría”.

Su familiar anotó que la familia consiguió el dinero el jueves, pero que solo hasta el sábado la pudieron operar. “La estuvieron programando todo el tiempo, pero siempre tenían la excusa de que el médico no llegaba. Hasta las 6:00 de la tarde del sábado la operaron”.

Tras la operación, la joven siguió en la clínica, pero les dijo a los familiares que le dolía donde la operaron, además, expelía un olor fétido. El lunes la revisó el médico y éste les comunicó que lo que estaba presentando Luisa Fernanda era normal. “El martes tuvieron que someterla a otra cirugía y le amputaron la pierna, pero se descompensó más y ayer murió”, contó.

Pero la tragedia para la familia Pacheco Peralta continúa. Porque hasta la publicación de esta nota, el cuerpo de Luis Fernanda no ha sido entregado, porque deben cancelar 18 millones de pesos a la clínica. Estudiaba tercer semestre de ingeniería industrial en la Universidad Libre.

Colprensa /Redacción web.

Comentarios