Llegó la alta montaña al Tour de Francia y Nairo al podio

AFP - EL NUEVO DÍA
En la mañana de este martes se corrió la décima etapa del Tour de Francia en donde el ciclista colombiano Nairo Quintana volvió al podio en el tercer lugar, tras el líder Chris Froome (primero) y el australiano Richie Porte quien se ubicó segundo en la meta de La Pierre-Saint-Martin.

Quintana entró tercero en la meta y vistió el maillot blanco de mejor joven de la carrera, a 1'04" de Froome y ahora queda a 3'09" en la clasificación general (tercero) del británico y a 17 segundos del norteamericano Tejay van Garderen. 

Un duro golpe para el colombiano, que pensaba recortar diferencias con respecto al líder de la carrera y que por ello encargó a su equipo, el Movistar español de marcar el ritmo del pelotón hasta la subida final a la Pierre Saint Martin.

"Estaba claro que nos interesaba una carrera rápida, por eso el trabajo de todo el equipo. Pensaba que iba a subir bien y así lo hice, pero Froome estuvo más fuerte que yo", declaró el colombiano en la línea de meta.

"Me hubiese gustado ser primero, pero (los corredores del Sky) han sido más fuertes. Estoy bien, tanto físicamente como mentalmente. Yo estoy tranquilo, tengo buenas sensaciones, solo que mi rival fue más fuerte que yo hoy", insistió el escalador colombiano, que anunció que atacará en las próximas jornadas "intentando buscar alguna estrategia o aliado que nos ayude".

"Por ahora vamos a luchar por el segundo puesto, pero luchando también por el amarillo en las etapas que quedan, que son muchas", añadió ante los periodistas.

Pese al mazazo recibido este martes, Quintana puede consolarse con el maillot amarillo de mejor joven de la carrera (menor de 25 años). El colombiano vistió esa prenda en la primera etapa pirenaica, pero lo hizo porque el líder de esa clasificación, el eslovaco Peter Sagan, portaba el verde de primer clasificado de la regularidad.

Una motivación extra 

Ahora que ya tiene en propiedad esa prenda, el liderar esta clasificación "ratifica el buen trabajo que ha hecho todo el equipo y algo que me define como corredor".

"Esta camiseta me da más motivación para seguir luchando, también por el apoyo de todo el público y del pueblo colombiano", agregó en conferencia de prensa.

Quintana ya vistió de blanco en París hace dos años, en la primera ocasión en la que el colombiano disputó el Tour y acabó segundo en la general... por detrás de Froome.

Pero el blanco no impide a Quintana olvidar su gran objetivo en la presente edición del Tour: "El sueño de vestir de amarillo no se ha acabado y lucharé por ello hasta el último día", advirtió.

RESUMEN AGENCIAS

Comentarios