Se perdió una batalla, pero la ‘guerra’ sigue

Se perdió una batalla, pero la ‘guerra’ sigue
Deportes Tolima no se puede echar a la pena por la goleada a manos de Boca Juniors en Buenos Aires. Aún queda mucha Copa Conmebol Libertadores por jugar.
AFP - EL NUEVO DÍA
Foto: AFP - EL NUEVO DÍA
14 Mar 2019 - 3:01am

Quienes tal vez no observaron el partido entre Deportes Tolima y Boca Juniors en Buenos Aires, podrían pensar con el 3-0 del resultado final que el duelo resultó cómodo y fácil para el conjunto argentino. Sin embargo, no fue así.

Es claro que el equipo ‘Xeneize’ pudo resolver la confrontación a su favor en apenas 12 minutos. Pero fue en gran parte por el golpe anímico que recibieron los ‘Musicales’ con el autogol de Marco Pérez, cuando apenas iniciaba la segunda mitad.

Antes de eso, en el primer tiempo, el Vinotinto y Oro se plantó con autoridad. No parecía estar estrenándose en la mítica Bombonera. Cada uno de los ‘Pijaos’ respondían a las indicaciones que les había entregado el entrenador Alberto Gamero.

Sin embargo, el inesperado 1-0 fue difícil de asimilar. Y es allí donde el cuerpo técnico debe entrar a analizar lo que aconteció. Faltó fortaleza mental en los ‘Musicales’. La ensordecedora barra local, que no los había inquietado, fue perturbándolos poco a poco.

La presión se salió muy rápido de control, y fue ahí donde el elenco dirigido por Gustavo Alfaro vio una oportunidad perfecta para asestar un par de mazazos más que derribaran totalmente al club de la ‘Tierra Firme’, el cual apenas acumula un punto de 15 que ha disputado en su historia copera (Libertadores y Sudamericana) en el país del tango.

“Le controlamos el partido a Boca Juniors en el primer tiempo. Pero en el segundo hubo desconcentración, prácticamente. Nos desconcentramos unos 10 o 15 minutos y el rival aprovechó lo fuerte que es”, reconoció el estratega de la ‘Tribu’.

Revertir un 3-0, a esa altura del cotejo, era imposible. El mismo dueño de casa se tranquilizó. Optó por darle trámite al compromiso, que se fue tornando de muchos roces y entradas fuertes, pues los visitantes perdieron la cabeza. Y no es para menos, habían planeado algo, les parecía estar saliendo bien, pero todo se fue al caño de imprevisto.

“En el fútbol se ven cosas que uno no las planifica y salen. En esta ocasión Boca nos hizo dos goles en la contra, ¡de contra!, cuando nosotros la estábamos buscando hacia ellos”, comentó el DT Samario, cuyo aburrimiento fue imposible de no expresar.

“A mí no me gusta perder. Esa es la tristeza que tenemos. Pero cuando pasa se tiene que mirar las cosas buenas que se hacen. Acá hicimos cosas muy buenas, pero también cometimos errores. Y vamos a corregirlos”, reflexionó Gamero al término del juego.

Además, el ‘profe’ levantó el ánimo de su grupo y el de la afición, ya que está claro que se perdió una batalla, pero también que aún queda mucha ‘guerra’ por pelear en este Grupo G de la Conmebol Libertadores, el cual completará hoy su segunda fecha (de seis) con el partido en Curitiba, entre el brasileño Atlético Paranaense (0 pts.) y el boliviano Jorge Wilstermann (1 pt.).

“Esto es para que los jugadores sepan que estamos compitiendo, y tenemos posibilidades, como las tiene Boca, Paranaense y Wilstermann. Vamos a prepararnos para seguir en la lucha”, puntualizó el entrenador.

 

Frase

"Nos desconcentramos y nos pasaron factura. En Copa esas fallas cuestan. La moral es que nunca nos fuimos a esconder", Julián Quiñones, defensa ‘Pijao’.

 

Frase

"Nos faltó tranquilidad, y nos superaron en la contra. Tenemos que levantar cabeza y pensar en el próximo partido", Carlos Robles, volante ‘Pijao’.

Publicada por
RONAL RENGIFO ÁLVAREZ