La final que Perú le ganó a Colombia en una Copa América

COLPRENSA - EL NUEVO DÍA
Una final de Copa América entre Perú y Colombia, en la década del 70, cuando el fútbol de Brasil, Uruguay y Argentina venía siendo el mejor del mundo, no era algo normal. Fue un hecho sin precedentes en el fútbol suramericano, que tampoco se ha vuelto a repetir. Un momento único en la historia.

Perú resultó ser la gran sorpresa de la Copa América Brasil-2019. Este domingo jugará la final contra los anfitriones, con la esperanza de alcanzar su tercer título en el torneo. La última vez que alzó la copa, en 1975, hace 44 años, venció a Colombia en una final bastante atípica para esa época, en una historia de un partido que enfrentó a la Generación de Oro peruana con una también muy brillante de Colombia.

Fue una Copa América histórica desde todo punto de vista. Fue la primera Copa América con ese nombre, pues las ediciones anteriores se llamaron Campeonato Sudamericano de Selecciones y en esta edición 30 del torneo, realmente se dio comienzo a la Copa América. Por primera vez se disputó sin sede fija.

Al no tener sede fija, el sistema de competencia dispuesto por la organización fue como en la eliminatoria a los Mundiales, con partidos de ida y vuelta. Por primera vez estuvieron las 10 selecciones de Suramérica, pero en la primera ronda compitieron nueve, porque Uruguay, campeón en 1967, recibió el premio de acceder directo a las semifinales.

Así, la Conmebol sorteó tres grupos de tres selecciones cada uno para la primera ronda, de la que sólo avanzaría el mejor de cada zona para completar, junto con los uruguayos, las llaves de semifinal, con un sistema de desempate de la época, pues en semifinal sí valía la diferencia de gol en caso de empate en puntos, pero en la final no serían tenidos en cuenta los goles y se daba una igualdad en puntos, la definición sería con un tercer partido en campo neutral.

A la Copa América, la ‘Generación de Oro’ de Perú llegó en un momento ideal para buscar el título, porque la presencia en el Mundial de México-1970 contrastó con la ausencia de Alemania-1974 y ésta Copa aparecía como una revancha para que todos sus jugadores estelares no quedaran en el olvido con las manos vacías.

Colombia, por su parte, presentaba un buen equipo, que tras quedar afuera de la eliminatoria al Mundial del 74, también iba en busca de revancha. Brasil llegó en un momento de recambio generacional, pues los tricampeones del mundo de la época ya no contaban con Pelé y sus figuras del 70. Uruguay venía de ser campeón del 67 y ocho años después ya no tenía el mismo equipo.

Argentina llegaba con la mancha de faltar al Mundial del 70, al único que no ha clasificado deportivamente en toda su historia, y con la mente puesta en el proceso para ser protagonista en el Mundial de su casa, el de Argentina-1978. Era un momento ideal para otros países. Colombia y Perú lo aprovecharon.

 

Grupos y semifinales

 El sorteo determinó que en el Grupo A quedaron Brasil, Argentina y Venezuela; en el B estuvieron Perú, Chile y Bolivia, y en el C jugaron Colombia, Paraguay y Ecuador. Sólo avanzaba el primero de cada zona y los tres se unían al campeón defensor, Uruguay, para afrontar las semifinales.

El Grupo A era claro, se definía entre Brasil y Argentina, con la clave en quién le hacía más goles a Venezuela. Argentina le hizo 16 en dos partidos y Brasil le marcó 10, sin embargo, en el duelo directo, Brasil ganó los dos juegos contra la Albiceleste y se clasificó para las semifinales.

El Grupo B medía el clásico del pacífico entre Perú y Chile, con Bolivia en medio. Los ‘Incas’ fueron superiores y tras un empate en Santiago y tres victorias más, se clasificó para la semifinal, para medirse contra Brasil en busca de un lugar a la final.

El Grupo C mostró a una Selección Colombia fuerte, porque al igual que Brasil, ganó los cuatro partidos y con puntaje perfecto clasificó a la semifinal para enfrentar al vigente campeón, a Uruguay.

La semifinal también era con sistema de ida y vuelta y en caso de empate en puntos, la definición era por goles, con un tercer ítem de sorteo para el desempate.

Colombia se midió contra los uruguayos y en la ida ganó 3-0 con goles de Édgar Angulo, Willington Ortiz y José Ernesto Díaz, para luego perder 1-0 en Montevideo con anotación de Fernando Morena y con marcador global de 3-1 acceder a la primera final de la historia para la Selección Colombia.

En la otra llave, Perú dio la sorpresa en la ida porque derrotó 1-3 a Brasil en Belo Horizonte, con un gol de Teófilo Cubillas y doblete de Enrique Casaretto, más descuento de Roberto Batata para Brasil, que en la vuelta remontó y ganó 0-2 en Lima con festejos de Julio Meléndez y Da Silva Campos.

La igualdad en puntos y goles llevó a la definición por medio de un sorteo, que resultó favorable para Perú y así se clasificó para disputar una final inédita en la historia de la Copa América, contra Colombia, con un cambio en el reglamento, pues la diferencia de gol no valdría y en caso de empate en puntos tras los partidos de ida y vuelta, la definición sería con un tercer partido en sede neutral.

 

La final 

La Selección Colombia llegó a esta Copa América con un equipo que venía en formación desde 1973, cuando se organizaron para las Eliminatorias al Mundial de Alemania-1974, y después de ‘Los Héroes de Arica’ que jugaron el Mundial de 1962 en Chile, Colombia volvía a tener un equipo de nivel, con nombres como Pedro Zape, Jesús 'Toto' Rubio, José Zárate, Alfonso Cañón, Ponciano Castro, Víctor Campaz, Eduardo Retat, Diego Umaña, Ernesto Díaz y Willington Ortiz.

Sin embargo, la falta de gol para la clasificación al mundial alemán, generó que el entrenador del momento, Efraín ‘Caimán’ Sánchez, convocará a dos extranjeros nacionalizados, al colombo-argentino Hugo Horacio Lóndero y al colombo-uruguayo Nelson Silva Pacheco, quienes particularmente no jugaron juntos la Copa, pues Silva estuvo en la primera parte del campeonato y Lóndero en las fases finales.

“Había un gran equipo, pienso que uno de los mejores que pudo formar Colombia, con jugadores muy importantes de la época, jugadores muy buenos. Se logró formar un grupo humano muy serio y homogéneo, se hizo una preparación muy buena, hubo buenos partidos amistosos, concentraciones largas e importantes”, recordó Lóndero en una entrevista con el portal Futbolred.

En esa entrevista, Lóndero también reconoció que “se hicieron las cosas bien de acuerdo a la época que nos tocó vivir y tuvimos la suerte de ser un equipo competitivo, de ganar partidos importantes, de llegar a una final contra una selección que, quizás, es la mejor que tuvo Perú en la historia”.

Y así llegó Perú a esa final, con la ‘Generación de Oro’, con jugadores de la talla de Héctor Chumpitaz, Juan Carlos Oblitas, Teófilo Cubillas y Hugo Sotil, la gran figura del momento, porque jugaba en el Barcelona de España. Fue la mejor generación de jugadores que recuerda el fútbol peruano, porque además de Sotil, Cubillas jugaba en el Porto de Portugal y tras esta Copa América, Oblitas pasó al Elche de España.

Pero Colombia no fue inferior, pues en el partido de ida se impuso 1-0 en el estadio El Campín de Bogotá, con gol de Ponciano Castro, para viajar a Lima, donde perdió 2-0 con goles de Oswaldo Ramírez y un autogol de Arturo Segovia, tras un centro de taco de Oblitas, para forzar el tercer partido en campo neutral, que seria tres días después.

Sin embargo, la Federación Peruana solicitó que fuera un par de días más de diferencia, porque “el Barcelona no le quería prestar a Hugo Sotil, entonces el presidente de la Federación Sudamericana, que era peruano (Teófilo Salinas) aplazó el partido hasta que les prestaron a Sotil”, aseguró a COLPRENSA Eduardo Julián Retat, quien en ese tercer partido ingresó a los 55 minutos por Diego Umaña.

Para la final, Colombia formó con Pedro Zape, Arturo Segovia, José Zárate, Miguel Escobar, Oscar Bolaño, Diego Umaña, Willington Ortiz, Oswaldo Calero, Víctor Campaz, Jairo Arboleda y José Ernesto Díaz, quien fue el goleador de esta Copa América junto con el argentino Leopoldo Luque, con cuatro goles cada uno

Perú, por su parte, alineó a Ottorino Sartor, Eleazar Soria, Julio Meléndez, Héctor Chumpitaz, Rubén Díaz, Percy Rojas, Alfredo Quesada, Santiago Ojeda, Teófilo Cubillas, Juan Carlos Oblitas y Hugo Sotil, quien tras estar en duda y llegar de Barcelona para el partido, a los 25 minutos marcó el gol que le dio a Perú la segunda Copa América de su historia, porque ya había ganado la de 1939 como anfitrión. La de Colombia fue la primera experiencia de una final.

Cuarenta y cuatro años después, la Selección de Perú regresa a una final de Copa América, la tercera de su historia y las dos anteriores que disputó, las ganó, en 1939 contra Uruguay y esta recordada de 1975 contra Colombia. Ahora el rival será Brasil, que siempre que jugó una final en casa, la ganó, así que uno de los dos prolongará esa racha perfecta y el otro la perderá. Se viene la final de la Copa América de Brasil-2019.

COLPRENSA

Comentarios