PUBLICIDAD

Egan Bernal corona los mil y un intentos colombianos para alzarse con el Tour de Francia

AFP - EL NUEVO DÍA
La obsesión rabiosa por alcanzar el título faltante pareció durante décadas el sino que impidió a los ciclistas colombianos ganar el Tour de Francia.

 Durante medio siglo casi 80 pedalistas cafeteros intentaron en vano grabar su nombre en amarillo. Hasta que un muchacho de 22 años, Egan Bernal, cumplió la profecía. 

El francés Jacques Anquetil sabía de qué hablaba cuando en 1983 lanzó una frase premonitoria: "Si vuelven serán terribles". El cinco veces campeón del Tour vio en directo el regreso de los escarabajos a suelo galo ocho años después de que Martín Emilio "Cochise" Rodríguez se convirtiera en el primer colombiano en disputar la carrera.

Aunque desordenada y casi amateur en las artes y secretos de las grandes vueltas, la primera expedición colombiana en Francia, agrupada en el equipo Pilas Varta, hizo temer al múltiple campeón. Pese a que para ese estreno ni siquiera se asomaron al podio, los escarabajos dieron muestra de su poderío para escalar. 

"Nosotros, las generaciones anteriores, nos conformábamos con ganar una etapa y no nos preparábamos física ni psicológicamente para ganar el Tour. Estuvimos cerca, pero nos faltó mentalizarnos en que sí se podía", apunta a AFP el expedalista José Jaime "Chepe" González.

El pronóstico de Anquetil tocaría tierra pronto, en 1984. Luis Herrera ganó la primera etapa para Colombia, en el Alpe d'Huez. Una temporada después repetiría en Morzine-Avoriaz y en Saint Etienne, y Fabio Parra se estrenaría con triunfo en Lans-en-Vercors.

Herrera, ganador de la Vuelta España en 1987, terminó entonces séptimo con Parra escoltándolo. Fue el primer Top 10 de los cafeteros en la máxima competición del ciclismo. Y la antesala de lo que sucedería en 1988, cuando el país sudamericano sumó su primer podio.

 

Parra, la primera alerta 

Parra, un escalador nato nacido en el departamento de Boyacá (centro), era el capo del equipo español Kelme. En la primera semana tuvo una caída que por poco lo saca de competencia, pero a punta de fuerza se recompuso y alzó su segunda etapa en Besançon-Morzine.  

Siguió peleando y acabó en el tercer lugar, hasta entonces la mejor ubicación para un colombiano, por detrás de Pedro "Perico" Delgado y Steven Rooks. El español no pasó el control antipodaje y el holandés reconoció años más tarde que se había dopado. Pero la organización no le dio el triunfo al cafetero.

La amargura por el acontecimiento extradeportivo pareció menguar la fuerza que se despertaba en las piernas de los escarabajos, que desde 1988 hasta 2013 se conformaron con triunfos de etapa. Parra, "Chepe" González, Santiago Botero, Oliverio Rincón, Nelson Rodríguez, Félix Cárdenas, Mauricio Soler dieron alegrías a un pueblo que cada vez les exigía más.

"El Tour de Francia es la carrera más dolorosa del mundo y es dificilísima de ganar, y por lo general siempre gana el que tiene todo a su favor", explica Mauricio Silva, autor de "La leyenda de los escarabajos", un libro sobre las hazañas europeas de los cafeteros.

Para ese tiempo Colombia sumaba a su palmarés la victoria en la Vuelta a España de Herrera, y varias etapas en esa competición y en el Giro de Italia. Incluso en las ediciones 2008 y 2010 del Tour no hubo representante tricolor. 

 

La nueva ola 

 El ciclismo colombiano despertó para quedarse en la segunda década del nuevo siglo arropada en una nueva camada de pedalistas: Nairo Quintana, Rigoberto Urán, Esteban Chaves, Miguel Ángel López, Sergio Luis Henao, Fernando Gaviria y, ahora, Egan Bernal.

"Esta generación ya está convencida (...), viene la nueva era del ciclismo colombiano. Ya nos tocó el turno de estar peleando las grandes vueltas, sobre todo con estos corredores que han evolucionado", afirma González.

En las últimas cinco versiones de la carrera francesa, los cafeteros han estado cinco veces en el podio: tres subcampeonatos (dos con Quintana en 2013 y 2015, uno con Urán en 2017), un tercer lugar (Nairo, en 2016) y el maillot amarillo de Bernal. En 2019, además, es la primera vez que los escarabajos ubican a tres corredores en el Top 10: Bernal, Urán y Quintana.

Con ellos y los de antes, los escarabajos suman 20 triunfos de etapa en el Tour.

En este lapso Quintana, considerado por muchos el mejor pedalista latinoamericano de la historia, se ajustó un Giro de Italia y una Vuelta a España. El Tour era el único asunto pendiente para Colombia en el deporte de los caballos de acero.
"Colombia ha sido potencia en el ciclismo mundial desde hace un buen rato, este título lo que hace es quitarle la 'mufa' de que no se había podido ganar el Tour de Francia, porque el resto de cosas se había ganado", señala Silva.

 

El decimocuarto país en ganar

el Tour de Francia

 
Colombia es el primer país latinoamericano en conseguirlo. Los otros países que se estrenaron en la última década en el palmarés del Tour fueron Reino Unido (que conquistó seis de las siete últimas ediciones) y Australia (con Cadel Evans en 2011).
- Los países con ciclistas campeones en las 106 ediciones del Tour (7 títulos no fueron atribuidos):
36: Francia
18: Bélgica 
12: España 
10: Italia  
6: Reino Unido
5: Luxemburgo
3: Estados Unidos
2: Holanda, Suiza  
1: Alemania, Australia, Colombia, Dinamarca, Irlanda

AFP

Comentarios