“No prometo título, pero sí que me voy a entregar al máximo”

ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
La tolimense Edna Vargas está lista para afrontar el Mundial de Billar a Tres Bandas Femenino en Valencia, España.

La próxima semana, la tolimense Edna Vargas empezará a vivir a plenitud uno de sus más grandes sueños: competir en un Mundial de Billar. Su preparación ha sido ardua, y aunque no promete el podio, asegura que se entregará al máximo para representar de la mejor manera al país, tal y como lo hicieron en su momento sus coterráneos Henry Díaz (mayores) y Nelson Caro (juvenil).

Cabe recordar que el cupo para la cita orbital de tres bandas femenino que se llevará a cabo en Valencia, España, del 30 de septiembre al 2 de octubre, lo consiguió el año pasado en el Campeonato Panamericano disputado en México.

“Viajaré el 26 de septiembre, con el objetivo de acomodarme al cambio de horario”, informó la ‘Pijao’, quien en la primera ronda en territorio ibérico medirá fuerzas por el Grupo B con la campeona turca Güzin Müjde Karakasli y la experimentada polaca Helga Mitterbock.

“En el Mundial se jugará a 25 carambolas, sin límite de entradas. La primera de cada llave accederá al grupo de las 16 clasificadas, el cual se complementará con tres mejores segundas. Ya luego se desarrollará la eliminación directa hasta la gran final”, sostuvo Vargas.

Exigencia total

En cuanto a la preparación para este certamen élite, Edna contó que “al principio, como desconocía quiénes serían mis contrincantes, me enfoqué en mis falencias y virtudes, y trabajé en ello. También en analizar la diferencia del billar latinoamericano con el europeo.

Es muy diferente, ya que de ese lado del mundo, se juega muy a la defensiva, mientras que nosotras vamos más al ataque. Allá se busca el volumen, y por acá se hace énfasis en la estrategia. Entonces la idea era encontrar un equilibrio en mi juego”, agregó la ‘Pijao’.

Hace un mes, tras el sorteo de la fase de grupos, “vimos videos de mis rivales, pero fue algo superficial. No podía darle mayor importancia a ellas, porque de igual manera el billar no es exacto, y un duelo puede variar dependiendo del oponente, la mesa, el paño, el clima, la instancia, entre otras cosas”.

Sobre el aspecto mental, que en varias ocasiones no ha jugado a su favor, especialmente en confrontaciones decisivas, comentó que “en junio en un torneo nacional manejé muy bien la presión y tensión. Se ha trabajado sobre eso, y mis actitudes han mejorado, porque por ejemplo mi rostro antes lucía muy tenso, y eso se reflejaba en la mesa. Creo que hay un avance del 70 por ciento en cuanto a esa situación, aunque lo que se viene es un Mundial, y a eso no se tiene el placer de asistir todos los días. Confío en estar tranquila e implementar lo entrenado”.

Eso sí, Vargas reconoce que “hay nervios, incluso hace poco experimenté síntomas así como cuando uno con la mente se crea una enfermedad, cuando tu cuerpo está bien. Tuve migraña, mareos, vómito, pero afortunadamente eso ya quedó atrás, y estoy lista para la competencia”.

La última etapa de preparación, cuenta, “la vengo haciendo en la noche, por las temperaturas tan altas en Ibagué, y también pensando en el cambio de horario. Entreno de 10 de la noche a 2 de la mañana, buscando mucho el volumen y asegurar la salida, para tomar ventaja en el juego de arranque”.

Darlo todo

Sobre las expectativas en Valencia, fue clara en decir que “este es el sueño de toda una vida, y me tomó 15 años poder cumplirlo. No fue fácil conseguirlo, entonces considero que ya se cumplió un primer objetivo, que es competir con las mejores 24 billaristas del planeta. Ahora lo que se viene es jugar con mucha entrega y compromiso, a la espera de figurar lo que más pueda. No quiero mentir prometiendo el título, pero sí puedo asegurar que me entregaré al máximo para dejar en lo más alto el nombre de mi país y de la región”.

RONAL RENGIFO ÁLVAREZ

Comentarios